Cáncer de Pulmón

Resumen general

El cáncer es el crecimiento incontrolado de células anormales. Cuando el cáncer se inicia en los pulmones, se denomina cáncer de pulmón.

Generalmente, las células viejas se mueren y son reemplazadas por células nuevas (los bloques con los que se construyen los tejidos y los órganos del cuerpo) que las reemplazan. Pero algunas veces, el proceso funciona mal y comienzan a crecer células anormales. Estas células se acumulan entre las células normales y forman una masa de tejido denominada tumor. Los tumores pueden ser benignos, lo que significa que no son cancerosos y no amenazan la vida. Otras veces, los tumores son cancerosos (malignos) y pueden invadir los tejidos aledaños o desparramarse hacia otras áreas del cuerpo. 

 

La Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) estima que en el 2018 se diagnosticarán más de 234.000 nuevos casos de cáncer de pulmón, y más de 154.000 pacientes morirán de cáncer de pulmón. El cáncer de pulmón representa el 27% de todas las muertes por cáncer y es la causa más importante de muertes por cáncer tanto en hombres como en mujeres. Cada año, se mueren más personas de cáncer de pulmón que de cánceres del colon, seno, y próstata combinados.

El cáncer de pulmón ocurre principalmente en las personas de edad avanzada. Dos de cada tres personas diagnosticadas con cáncer de pulmón tienen 65 o más años de edad. La mayoría de las personas que son diagnosticadas con cáncer de pulmón son fumadores o fueron fumadores. Las personas más jóvenes que nunca han fumado también pueden ser diagnosticadas con cáncer de pulmón, a pesar de que esto es raro.

El Pulmón y La Anatomía de Las Vías Respiratorias y Tipos de Cáncer de Pulmón

El Pulmón y La Anatomía de Las Vías Respiratorias y Tipos de Cáncer de Pulmón

El Pulmón y La Anatomía de Las Vías Respiratorias

Los pulmones son órganos que permiten el intercambio esencial de oxígeno y dióxido carbono entre nosotros y el aire que respiramos. La inhalación de toxinas del ambiente (humo del cigarrillo, polvo, toxinas industriales) puede contribuir a las enfermedades pulmonares tales como el cáncer de pulmón, el enfisema, y la fibrosis pulmonar. Esto se debe a que los pulmones son uno de los pocos órganos en contacto directo con el ambiente (la piel es otro). 

Los humanos tienen dos pulmones: el derecho y el izquierdo. Los pulmones intercambian aire a través de pasajes que conectan la nariz y la boca denominados vías aéreas. El tubo más grande que se conecta directamente con la nariz y la boca se denomina tráquea (también conocida como el tubo del viento). La tráquea se divide en dos vías aéreas (el bronquio principal derecho que va hacia el pulmón derecho y el bronquio principal izquierdo que va hacia el pulmón izquierdo. El pulmón derecho tiene tres grandes secciones denominadas lóbulos: el superior, el medio y el inferior. El pulmón izquierdo tiene dos lóbulos: el superior y el inferior. Los lóbulos están separados en pequeñas secciones denominadas segmentos. 

Los ganglios linfáticos son pequeños órganos que están ubicados a lo largo del cuerpo y que parecen islas. Contienen células que luchan contra las infecciones, la inflamación, o el cáncer. Tenemos ganglios linfáticos adentro de los pulmones (entre los segmentos y entre los lóbulos) y afuera de los pulmones (los ganglios hiliares que rodean al bronquio principal y los ganglios mediastinales en el medio del pecho).

Tipos de Cáncer de Pulmón

El cáncer en los pulmones puede ser primario (se origina en los pulmones) o puede comenzar en otros órganos y diseminarse hacia los pulmones. Cuando los cánceres de otros órganos se diseminan hacia los pulmones, los tumores se denominan metástasis.

Existen tres tipos principales de cáncer de pulmón: el cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC, por sus siglas en inglés), el cáncer de pulmón de células pequeñas (SCLC, por sus siglas en inglés), y los tumores carcinoides de pulmón.

Cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC)

El tipo más común de cáncer de pulmón es el NSCLC que representa alrededor del 83% de los cánceres de pulmón. Se lo denomina cáncer de pulmón de células no pequeñas porque, bajo el microscopio, las células se ven más grandes que las del cáncer de pulmón de células pequeñas. A pesar de que existen varios tipos de NSCLC, los dos tipos más comunes son el adenocarcinoma y el carcinoma de células escamosas.

Cáncer de pulmón de células pequeñas  (SCLC)

Aproximadamente el 13% de todos los cánceres de pulmón son SCLC, caracterizados por la apariencia de células pequeñas cuando se las observa bajo el microscopio. Este tipo de cáncer se diagnostica casi exclusivamente en los fumadores crónicos. Generalmente se lo trata con quimioterapia y radiación; sin embargo, la cirugía podría ser una opción en el caso de tumores pequeños que no se han desparramado hacia los ganglios linfáticos.  

El SCLC generalmente comienza en los bronquios (las vías aéreas del pulmón), cerca del centro del pecho. Tiende a diseminarse rápidamente hacia los ganglios linfáticos y otras áreas del cuerpo.  

Tumores carcinoides del pulmón 

Los tumores carcinoides del pulmón constituyen menos del 5% de los tumores del pulmón. Están compuestos de células neuroendocrinas que a veces producen hormonas. La mayoría son tumores de crecimiento lento y generalmente se pueden curar con cirugía. Algunas veces los tumores carcinoides se desarrollan adentro de las vías respiratorias y podrían requerir de una cirugía compleja para extraerlos mientras se evita dañar el tejido del pulmón.

Cánceres que se diseminan hacia los pulmones

Los cánceres que se originan en otros órganos de su cuerpo (tales como el colón o los riñones) a veces se pueden diseminar (formar metástasis) hacia los pulmones, pero estos no son cánceres verdaderos del pulmón. Por ejemplo, un cáncer que comienza en el colon y se disemina hacia los pulmones sigue siendo un cáncer de colon; simplemente se ha diseminado hacia los pulmones. El tratamiento para el cáncer de pulmón metastásico está basado en el lugar en el que se inició (el sitio primario del cáncer), la afección de otras partes del cuerpo (tales como el hígado o el cerebro), y el tamaño, número, y ubicación de los nódulos. Los tumores metastásicos de ciertos cánceres, como el del cáncer de colon y el del cáncer del riñón, pueden estar limitados a los pulmones y su extirpación puede mejorar los resultados finales; sin embargo, otros cánceres tienden a desparramarse ampliamente a través del cuerpo y deben ser tratados con quimioterapia en vez de cirugía.

Causas y Síntomas del Cáncer de Pulmón

Causas y Síntomas del Cáncer de Pulmón

Causas Y Factores De Riesgo

El fumar, en el presente o en el pasado, es el factor de riesgo más importante para el cáncer de pulmón. El consumo de cigarros y el uso de pipas tienen casi la misma probabilidad de causar cáncer de pulmón que el consumo de cigarrillos. La ACS estima que entre el 80% al 85% de todos los casos de cáncer de pulmón en los Estados Unidos son el resultado de fumar.

Los fumadores tienen una probabilidad 25 veces más elevada que los no fumadores de tener cáncer de pulmón, y cuanto más tiempo y paquetes por día fumen, mayor será su riesgo. Presenta riesgo, incluso si fuma cigarrillos “suaves” (de bajo alquitrán). Nadie sabe realmente cuál es el impacto para la salud del pulmón del uso del vaporizador y de fumar cigarrillos electrónicos. Los cigarrillos electrónicos contienen nicotina. Al igual que los cigarrillos de tabaco, pueden causar adicción a la nicotina. Algunos consideran que el inhalar cigarrillos electrónicos podría ser más seguro que fumar tabaco. No existen datos que avalen estas afirmaciones.

Las investigaciones muestran que el dejar de fumar en cualquier momento de su vida disminuye su riesgo.

La exposición en forma regular al humo de cigarrillo de segunda mano (fumador pasivo) también aumenta su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Se estima que el humo de segunda mano causa más de 3.000 muertes por cáncer de pulmón cada año entre los adultos que no fuman. Se está acumulando evidencia que muestra que las tasas de cáncer de pulmón están aumentando en los que no fuman.

Además, otras sustancias dañinas, tales como el radón, pueden causar cáncer de pulmón. El radón es un gas radioactivo sin olor, sin sabor e invisible que ocurre naturalmente y que puede emanar del suelo. La cantidad de radón que viene del suelo varía de área a área. Las personas expuestas a niveles elevados de radón tienen una mayor posibilidad de desarrollar cáncer de pulmón. De hecho, la exposición al radón es una de las causas principales del cáncer de pulmón en los que no fuman. Los niveles de radón pueden estar elevados en el subsuelo de las minas y en casas que no están bien selladas, con poca ventilación, generalmente aquellas que tienen sótanos. La contaminación del aire y otras toxinas ambientales tales como el arsénico, los gases de diésel, los asbestos (una sustancia a base de minerales que en algún momento se utilizó en el aislamiento y construcción de edificios), el berilio, el uranio, y el sílice también han sido relacionadas con el cáncer de pulmón.

Los científicos también están aprendiendo que ciertas mutaciones genéticas están relacionadas con el cáncer de pulmón. Las mutaciones son genes que funcionan de forma diferente que sus versiones «normales». Las personas que tienen esos genes podrían tener mayores probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón. El tener uno de estos genes podría ser el motivo por el que algunos no fumadores desarrollan cáncer de pulmón

Otras causas/factores de riesgo para el cáncer de pulmón incluyen:

  • Un historial de cáncer en otra parte del cuerpo. Personas con un historial de cáncer de la cabeza y cuello o de cáncer de esófago (ambos cánceres asociados con el uso de tabaco), presentan alto riesgo. Las personas que han tenido cáncer de seno, de colón o de próstata, tienen un riesgo elevado.
  • Edad. El riesgo de cáncer de pulmón aumenta con la edad. Aproximadamente, solamente el 10% de los casos ocurren en personas de menos de 50 años de edad.
  • Historial familiar. Si uno de sus familiares ha tenido cáncer de pulmón, su riesgo podría aumentar. Asegúrese de dejarle saber a su médico si usted tiene un padre, hermano, o hijo con cáncer de pulmón. 
  • Antes de la radioterapia. La radiación es un tratamiento importante para el cáncer. La radiación del área del pecho, especialmente para el tratamiento de otro cáncer, parece aumentar el riesgo.
  • Otras enfermedades del pulmón. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la enfermedad intersticial de los pulmones, el enfisema, y la tuberculosis (TB) podrían aumentar el riesgo de cáncer de pulmón. La formación de cicatrices en los pulmones debido a otras enfermedades podría crear las condiciones para el desarrollo de cáncer.

Tener más de un factor de riesgo aumenta sus chances de desarrollar cáncer de pulmón. Un fumador con exposición a los asbestos tiene aproximadamente cuatro veces el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que un fumador sin la exposición. Es 80 veces el riesgo comparado con alguien que ni ha fumado ni ha sido expuesto a los asbestos.

Síntomas

Los síntomas del cáncer de pulmón pueden afectar a todo el cuerpo. Cualquier síntoma persistente, inusual, sin explicación debería ser controlado por un médico. Una tos constante y la falta de aliento son los más comunes. Todos tosemos de vez en cuando, pero una tos que persiste (especialmente con otros signos, tales como sangre en la mucosidad o dolor sin explicación) siempre deberían ser examinados. Sin embargo, muchos pacientes con cáncer de pulmón no presentan ningún síntoma. Al igual que con todos los cánceres, el cáncer de pulmón se puede tratar mejor cuando se lo detecta temprano.

Otros síntomas comunes incluyen:

  • Toser sangre
  • Dolor de pecho, de hombro, o de espalda
  • Cambios en la voz, especialmente ronquera
  • Infecciones repetidas en los pulmones (tales como neumonía o bronquitis)
  • Dificultad para tragar

Si el cáncer de pulmón se disemina más allá de los pulmones hacia otras partes del cuerpo, usted podría experimentar síntomas, incluyendo debilidad, fatiga, pérdida de peso sin explicación, dolor en los huesos o articulaciones, huesos rotos sin explicación, dolores de cabeza, coágulos sanguíneos o sangrado, movimientos inestables o convulsiones, pérdida de la memoria, e hinchazón del cuello y la cara.

Si usted está experimentando cualquiera de estos síntomas que lo hacen sentir preocupado, pida un turno para ver a su médico. Tenga en cuenta que su equipo de cuidados médicos le hará preguntas sobre su salud. No solamente crearán una historia médica completa, sino que también realizarán un examen físico exhaustivo. Se ordenarán pruebas para evaluar la causa de cualquier síntoma que esté presentando.

 

Diagnóstico, Exámen de Detección Temprana, y Tratamiento

Diagnóstico, Exámen de Detección Temprana, y Tratamiento

Diagnóstico

La mayoría de los cánceres se descubren generalmente durante exploraciones radiológicas hechas por otros motivos. Estos estudios por imágenes incluyen la radiografía de pecho, la tomografía computarizada (TC), la resonancia magnética (RMN), o la tomografía por emisión de positrones (PET). Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes de diagnóstico.

Chest x-ray showing lung cancer Chest x-ray shows signs of lung cancer

Si se encuentra un tumor/masa sospechoso para el cáncer de pulmón en una TAC de tórax, su médico podría ordenar una exploración por PET para evaluar si el cáncer se ha diseminado. Si existe cualquier sospecha de que el cáncer primario de pulmón se ha diseminado hacia afuera del tórax, generalmente se realizará una biopsia del sitio distante de la enfermedad, que confirmará la presencia de cáncer de pulmón en estadio IV. De forma similar, si existe la sospecha de que un cáncer primario de pulmón se ha diseminado hacia los ganglios linfáticos en el medio del pecho (ganglios linfáticos mediastinales), se obtendrá una biopsia de los ganglios linfáticos mediastinales, que confirmará el estadio III de la enfermedad. En otras palabras, se obtiene generalmente una biopsia del sitio que tendría el estadio más alto. Esto ayuda a determinar el tipo de tratamiento para el cáncer de pulmón. 

PET scan showing mass in left upper lobe

PET scan showing mass in left upper lobe

Si se encuentra un tumor simple sin diseminación hacia los ganglios linfáticos o sitios distantes, entonces el tipo de biopsia requerida para hacer un diagnóstico de cáncer de pulmón dependerá de la ubicación del tumor y de cuán bien se encuentre usted para una cirugía torácica. En los buenos candidatos para la cirugía, los tumores que se encuentran cerca de la superficie del pulmón (periféricos) de menos de 3 cm. podrían ir directamente a cirugía sin la necesidad de una biopsia por aguja.

A pesar de que los estudios por imágenes podrían sugerir la presencia de cáncer de pulmón, solamente una biopsia puede confirmar el diagnóstico. Durante un procedimiento de biopsia del pulmón, su médico extirpará un pedazo pequeño de tejido o de líquido del tórax para poder examinarlo bajo el microscopio para evaluar la presencia de células cancerosas. Su médico podría realizar una biopsia de varias formas, dependiendo de la ubicación del cáncer y de su condición en general. Los tipos de biopsias incluyen:

  • Broncoscopia (biopsia transbronquial): su cirujano cardiotorácico o neumólogo de intervención inserta un tubo pequeño flexible adentro de su boca o nariz y luego hacia el interior de sus pulmones. Una luz y una cámara ayudan a insertar pequeños instrumentos que sacan células de su pulmón hacia el exterior a través del tubo.
  • Biopsias por aguja del pulmón (biopsia transtorácica): generalmente se hace este tipo de biopsia del pulmón cuando no se puede llegar a las células con una broncoscopia. Un radiólogo de intervención coloca una aguja a través de su pecho entre dos costillas para tomar una muestra del área exterior de sus pulmones.
  • Biopsia toracoscópica de pulmón (toracoscopia): mientras usted se encuentra bajo anestesia general, su médico hará hasta tres pequeños cortes en su pecho entre sus costillas y luego insertará un tubo pequeño iluminado con una cámara en un extremo y utilizará herramientas muy pequeñas para sacar algunas células. 
  • Biopsia abierta de pulmón (toracotomía limitada): esta biopsia por lo general se utiliza solamente cuando otros métodos no pueden obtener muestras de células. Mientras se encuentra bajo anestesia general, su cirujano hace una incisión que va desde su pecho y por debajo de sus brazos hasta su espalda. Luego, puede llegar a sus pulmones y extraer las células.

Su muestra de biopsia de pulmón será enviada a un laboratorio, y debe esperar obtener los resultados en aproximadamente una semana. Los resultados mostrarán el tipo de cáncer de pulmón que tiene y podrán ayudar a determinar su pronóstico y a guiar su tratamiento.

 

¿Cuáles son los estadios del cáncer de pulmón?

Una vez que se ha diagnosticado el cáncer de pulmón, su médico utilizará una biopsia o estudio por imágenes tales como una exploración por TAC, una RMN, y una exploración por PET para determinar el estadio del cáncer. El estadio le ayudará a usted a entender si las células cancerosas del tumor se encuentran ubicadas en sus pulmones, cuán grande es el tumor, y si su cáncer se ha diseminado. La clasificación es diferente para NSCLC vs SCLC. El conocimiento del estadio también lo ayudará a usted y a su médico a decidir cuál es el tratamiento más adecuado, ya que diferentes estadios de cáncer de pulmón reciben diferentes tratamientos. Por ejemplo, algunos estadios avanzados de cáncer de pulmón no se benefician de la intervención quirúrgica.

La estadificación del cáncer de pulmón generalmente utiliza las letras T, N, y M: a pesar de que el sistema TNM parece complicado, está basado en tres factores principales.  

  • T se refiere al tamaño del tumor y a dónde se encuentra ubicado en los pulmones o en el cuerpo.
  • N se refiere a la participación de los ganglios (ganglios linfáticos). Esto indica si el cáncer se ha diseminado o no hacia los ganglios linfáticos cerca de los pulmones.
  • M se refiere a la presencia de metástasis. Esto se refiere a si el cáncer se ha diseminado o no desde el lugar en el que se originó en los pulmones hacia otros órganos. El cáncer de pulmón se puede diseminar hacia el otro pulmón o hacia el hígado, los huesos, el cerebro, los riñones, las glándulas adrenales, u otras partes del cuerpo.

 

Cáncer de pulmón de células no pequeñas 

La forma más común de estadificar un tumor NSCLC es mediante la utilización del sistema TNM con los números X 0,1,2,3 o 4 luego de cada letra. Esto le ayuda a su médico a determinar la terapia más efectiva en base a las recomendaciones de organizaciones tales como la Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN). Su médico también podría utilizar el sistema TNM en combinación con la estatificación general para el NSCLC:

Estadio 0: El tumor es muy pequeño y no se ha diseminado hacia los tejidos profundos del pulmón o hacia afuera de los pulmones.

Estadio I: El tumor simple, generalmente pequeño, se encuentra en el tejido pulmón, pero no se ha diseminado hacia los ganglios linfáticos.

 

Estadio II: El tumor simple podría ser más grande que un tumor en estadio 1 o se ha diseminado hacia los ganglios linfáticos dentro del mismo pulmón.

 

Estadio III: El tumor simple se podría haber diseminado hacia los ganglios linfáticos mediastinales o hacia los ganglios linfáticos en el medio del tórax, entre ambos pulmones. El estadio IIIA generalmente involucra los ganglios linfáticos del mismo lado en el que se encuentra el cáncer, mientras que en el Estadio IIIB generalmente existe diseminación del tumor hacia los ganglios linfáticos del lado opuesto del tórax o por encima de la clavícula.

 

Estadio IV: El cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo, tales como el hígado, los huesos, o el cerebro.

 

Cáncer de pulmón de células pequeñas

Si usted tiene este tipo de cáncer, su médico podría utilizar el sistema TNM, además de uno de estos estadios:

Limitado - Estadio I-III: el cáncer está solamente en un pulmón y posiblemente en los ganglios linfáticos aledaños, pero no se ha diseminado hacia ambos pulmones o más allá de los pulmones. Este tipo se puede tratar en forma segura con dosis definidas de radiación. Excluye ganglios múltiples que son muy grandes como para tolerar la radiación.

 

Extenso - Cáncer en estadio IV: el cáncer se ha diseminado hacia otras áreas de los pulmones y del tórax, y podría haberse diseminado hacia el líquido que rodea a los pulmones (denominado líquido  pleural) u otros órganos. Este tipo también puede incluir múltiples ganglios en un pulmón que son muy grandes como para tolerar la radiación.

 

¿QUIÉNES SE DEBERÍAN HACER UN ESTUDIO DE DETECCIÓN TEMPRANA DEL CÁNCER DE PULMÓN?

La detección temprana significa la evaluación para encontrar una enfermedad antes de que cause cualquier síntoma o problema, especialmente en personas que presentan alto riesgo de enfermarse. Para el caso del cáncer de pulmón, la cura es posible con el diagnóstico temprano y el tratamiento con cirugía, de manera tal que la detección temprana es crítica. 

Se recomiendan los exámenes de detección temprana anuales para personas que cumplen con todos los siguientes criterios:

  • Tienen entre 55 y 80 años de edad.
  • No presentan signos o síntomas de cáncer de pulmón.
  • Fuman actualmente o han dejado de fumar durante los últimos 15 años.
  • Tienen un historial de consumo de tabaco de al menos 30 años paquete (un año paquete = fumar un paquete por día durante un año o dos paquetes por día durante 15 años).

El examen de detección temprana recomendado es una exploración por TAC de baja dosis, o LDCT. Durante una exploración por LDCT, usted yace sobre una camilla en una máquina de rayos X que explora su cuerpo utilizando una dosis baja (cantidad) de radiación para crear fotografías detalladas de sus pulmones. La exploración solamente lleva unos pocos minutos y no es dolorosa.

Los planes de seguros privados cubren los exámenes de detección temprana para el cáncer de pulmón en personas de 55 a 80 años, generalmente sin que el paciente tenga que pagar nada de su bolsillo. Medicare paga por un examen anual de detección temprana del cáncer de pulmón sin que el paciente tenga que pagar nada de su bolsillo para personas de hasta 77 años de edad que cumplen con las siguientes criterios:

  • Debe tener una orden escrita de su profesional de cuidados médicos (su médico, un enfermero, o un asistente de médico).
  • Su visita con su profesional de cuidados de la salud debe ser una “visita en base a una decisión compartida.” En esta visita, su profesional de cuidados médicos debería utilizar uno o más métodos para la ayuda en la toma de decisiones y discutir los beneficios y daños de un LDCT. Su profesional de cuidados de la salud también debe hablar sobre los exámenes de diagnóstico de seguimiento, el sobrediagnóstico, las falsas alarmas, y la exposición total a la radiación proveniente de los exámenes de detección temprana.
  • Usted debe ir a un centro de toma de imágenes que participe en el registro de exámenes de detección temprana para el cáncer de pulmón establecido para los pacientes de Medicare.

Luego del examen de detección temprana inicial, podrían haber costos adicionales para pruebas de seguimiento y/o tratamientos. Llame a su compañía de seguros para ver si los procedimientos están cubiertos y cuáles serán sus costos.

El tomar la decisión de hacerse un examen de detección temprana para el cáncer de pulmón es una decisión personal. Debería hablar con su profesional de cuidados médicos y elegir lo que es mejor para usted. Para más información, lea “Detección temprana del cáncer de pulmón,” de Douglas E. Wood, MD.

 

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de pulmón depende del tipo de cáncer de pulmón, del estadio, y de si contiene algún tipo de característica específica (biomarcadores). Los cirujanos cardiotorácicos juegan un rol muy importante en el tratamiento del cáncer de pulmón. Su cirujano y el resto del equipo de cuidados médicos también considerará su salud general y sus deseos a la hora de planear su tratamiento. Pueden imprimir estas preguntas de ejemplo para utilizarlas como una base para la conversación con su médico.

Para el caso del cáncer de pulmón en etapas tempranas, la cirugía es el tratamiento más efectivo para extirpar completamente las células cancerosas junto con los ganglios linfáticos afectados. Si la enfermedad está más avanzada, los pacientes generalmente son tratados con quimioterapia o con radioterapia y quimioterapia combinadas junto con la cirugía.

Cirugía

Para determinar si usted es un buen candidato para la cirugía, tendrá que someterse a pruebas para evaluar la función pulmonar. Dependiendo de sus síntomas y de los factores de riesgo, también se le podrían hacer pruebas cardíacas para evaluar su corazón.

Durante la cirugía, su cirujano trabaja para extirpar el cáncer de pulmón y un margen de tejido sano. La cantidad de pulmón que se extirpa depende de la ubicación y el estadio del tumor, y de su salud general antes de la cirugía. El mantenerse en buen estado de salud, el dejar de fumar y mantenerse activo reducirá las posibilidades de complicaciones y hará más fácil la recuperación después de la cirugía.

Para más información sobre la preparación para la cirugía y sobre que esperar del día de la cirugía, vea  Antes de la cirugía para el cáncer de pulmón y El día de la cirugía para el cáncer de pulmón.

Los procedimiento para extirpar el cáncer de pulmón incluyen:

Resección en cuña

Una resección en cuña es un procedimiento que involucra la remoción quirúrgica de una pequeña porción de pulmón con forma de cuña o de porción de pastel. Este procedimiento extirpa solamente la parte cancerosa del lóbulo, en vez del lóbulo entero.

Se realiza una resección en forma de cuña si el cáncer se encuentra contenido dentro de una pequeña área. Lo podrían recomendar para tumores carcinoides y nódulos metastásicos que se han diseminado a partir de otros cánceres, y ciertos subtipos de NSCLC de crecimiento lento. Esta cirugía es la preferida para los pacientes con una función pulmonar significativamente reducida que no pueden tolerar la extirpación de una sección de tamaño grande del pulmón. La resección en cuña se realiza generalmente junto con la quimioterapia y/o la radioterapia.

Un cirujano cardiotorácico podría realizar una resección en cuña mediante una cirugía toracoscópica mínimamente invasiva asistida por video (CTAV), una cirugía toracoscópica asistida por robot (CTAR), o mediante una toracotomía (cirugía pecho abierto), y generalmente requiere de 1 a 3 días de internación en el hospital.

Segmentectomía

El pulmón derecho tiene tres lóbulos y el pulmón izquierdo tienen dos lóbulos. Los lóbulos están separados en secciones más pequeñas llamadas segmentos, y cada lóbulo contiene entre 2 a 5 segmentos. La segmentectomía, o resección de segmento, es un tratamiento quirúrgico que extirpa uno o más segmentos, pero menos que el lóbulo entero del pulmón. En general, la segmentectomía se recomienda solamente para pacientes con NSCLC en etapas tempranas.

La segmentectomía se puede realizar a través de una toracotomía, CTAR, o mediante una CTAV, y generalmente requiere de 3 o 4 días en el hospital.

Lobectomía

Con una lobotomía, un cirujano cardiotorácico extirpará un lóbulo entero del pulmón. Luego de la cirugía, el tejido sano se infla para compensar por la sección faltante, de manera tal que los pulmones deberían trabajar tan bien o mejor que antes la cirugía. La lobectomía es el tipo más común y preferido de tratamiento para personas con NSCLC en etapas tempranas, cuando existe un tumor en una sola parte del pulmón. En estos casos, la lobectomía ofrece la mejor oportunidad de una cura y podría ser el único tratamiento que usted necesita.

La lobectomía generalmente se realiza a través de una toracotomía, CTAR, o una CTAV y generalmente requiere de 4 a 6 días en el hospital.

Neumonectomía

Una neumonectomía es un tipo de cirugía para el cáncer de pulmón en la que se extirpa un pulmón entero. Esta cirugía se hace más comúnmente como un tratamiento para el NSCLC, cuando un procedimiento menos invasivo, tal como la lobectomía, no puede extirpar el tumor entero. Esto podría ocurrir si el tumor es grande, si se ha diseminado más allá de un solo lóbulo, o si está ubicado en el área central de los pulmones. En la preparación para una neumonectomía, se harán luego pruebas para asegurarse de que usted tenga una función adecuada de los pulmones y de que pueda tolerar el vivir con un solo pulmón.

Este procedimiento extensivo generalmente se realiza mediante una toracotomía y generalmente requiere de 5 a 7 días en el hospital.

Lobectomía en manga

Una lobectomía en manga es la extirpación de un lóbulo completo del pulmón, como así también de parte de las vías respiratorias que transportan el aire hacia el lóbulo remanente. Las vías respiratorias y el lóbulo remanente son luego reconectados de manera tal que puedan continuar funcionando. Este procedimiento podría evitar la necesidad de una neumonectomía.

La lobectomía de manga se puede realizar mediante una toracotomía[BJ1]  y generalmente requiere de 5 a 7 días en el hospital.

Resección de la pared torácica

la resección de la pared del pecho involucra la remoción quirúrgica parcial o total del tejido blando, el cartílago, el esternón y/o las costillas. La necesidad de reconstrucción de la pared del tórax, utilizando materiales prostéticos para reconstruir la estructura esquelética de la pared del tórax, depende del tamaño y la ubicación del defecto. La invasión de la pared del tórax por el tumor ocurre en menos del 10% de los pacientes con NSCLC.

Este procedimiento se realiza mediante una toracotomía y generalmente requiere de 5 a 7 días en el hospital.

Recuperación

Recuperación

Una operación para el cáncer de pulmón es una cirugía mayor. Luego de la operación, si sus pulmones están en buenas condiciones, generalmente podrá regresar a sus actividades normales luego de un período de recuperación, incluso si se ha extirpado un lóbulo o un pulmón entero. El tiempo total de recuperación es diferente para cada paciente y depende de la condición de sus pulmones antes de la cirugía y de cualquier complicación que se haya presentado durante la operación. 

Es común que se sienta dolor, debilidad, fatiga, y la falta de aliento luego de la cirugía. También podría tener problemas para moverse, toser, y respirar profundamente. Mientras esté en el hospital, es importante que practique respirar profundamente y toser para mantener sus pulmones en funcionamiento. Debería caminar lo antes posible luego de la cirugía y pasar la mayor parte del día sentado en una silla para expandir sus pulmones.

Durante la mayoría de los procedimientos quirúrgicos, tendrá un tubo ensartado en el tórax para ayudarlo a drenar el exceso de aire y líquidos, y para ayudar a sus pulmones a que se inflen nuevamente. Es probable que este tubo tenga que permanecer colocado durante unos días. Cuando se haya sacado todos los tubos y sus cicatrices estén mejorando, tenga en cuenta que todavía faltará sanar una parte importante adentro de su cuerpo.

Las posibles complicaciones dependerán de la extensión de la cirugía y de su salud en general. Las complicaciones pueden incluir sangrado excesivo, infecciones y neumonía. La gran mayoría de los pacientes no experimentan ninguna complicación seria y pueden volver a la vida normal en un par de semanas. 

Para más información sobre que se debe esperar, lea “Que deberían saber los pacientes acerca de la vida luego del cáncer de pulmón” de la Dra. Leah Backhus, y “Le han hecho una cirugía para el cáncer de pulmón: y ahora qué?” de la Dra. Mara Antonoff.

Para más información acerca la recuperación, visite Luego de la cirugía para el cáncer de pulmón.

 

Revisado por: Loretta Erhunmwunsee, MD,Nestor R. Villamizar, MD
October 2018