Lobectomía

Resumen general

¿Qué es la lobectomía? La lobectomía es una operación quirúrgica en la que se extrae un lóbulo de un pulmón (su pulmón derecho tiene tres lóbulos; el pulmón izquierdo tiene dos lóbulos).

Si usted tiene ciertas enfermedades del pulmón o del pecho, la lobectomía es una opción de tratamiento que su médico podría sugerir. Esta operación se hace comúnmente en casos de cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadios tempranos, cuando el tumor está localizado solamente en una parte del pulmón. Otras condiciones tratadas con una lobectomía incluyen la tuberculosis, el enfisema, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, los abscesos pulmonares y los tumores benignos. 

Durante una lobectomía, su cirujano cardiotorácico le sacará el lóbulo afectado, de manera tal que la enfermedad no se desparrame hacia los otros lóbulos. En base a su diagnóstico, la operación involucrará unas pocas incisiones pequeñas (mínimamente invasiva) o una incisión grande (toracotomía) en el costado de su pecho. Luego de la cirugía, su cuerpo se adaptará para reemplazar la sección que se le ha quitado. El tejido pulmonar sano remanente se expande para llenar el espacio y el otro pulmón podría desplazarse hacia el lado del que se sacó el lóbulo.

¿Qué sucederá antes de la lobectomía?

¿Qué sucederá antes de la lobectomía?

Antes de su operación, el médico querrá asegurarse de que usted y sus pulmones estén lo más sano posibles. Le harán un examen físico y deberá estar preparado para discutir su historia médica completa, incluyendo su historia familiar.

Pruebas preoperatorias

Las pruebas preoperatorias, que se pueden hacer a lo largo de varios días y que son necesarias antes de la cirugía, le ayudan a su médico a asegurarse de que su enfermedad y su salud estén en condiciones para la operación propuesta. Estas pruebas podrían incluir:

Análisis de laboratorio: Los análisis de sangre y de orina ayudan a determinar su estado general de salud.
Exámenes por imágenes: La exploración por tomografía computarizada (TC) ayuda a proporcionar más detalles sobre su anatomía y su enfermedad.
Evaluación para la estadificación: Si usted tiene cáncer, es importante confirmar el estadio de la enfermedad para asegurar que se le ofrezca el mejor tratamiento.

  • Ultrasonido endobraquial (EBUS, por sus siglas en inglés): Durante este procedimiento ambulatorio, mínimamente invasivo, su médico examinará y tomará muestras de sus pulmones y de los ganglios linfáticos aledaños para poder examinar áreas que necesitan una observación más detallada.
  • Tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés): Este estudio por imágenes ayuda a determinar si existen áreas en sus pulmones, ganglios linfáticos, o cualquier otra parte de su cuerpo que tengan una actividad aumentada debida al tumor.
  • Resonancia magnética nuclear (RMN) del cerebro: La RMN es un examen seguro e indoloro que utiliza un campo magnético y ondas de radio para producir imágenes detalladas del cerebro, ayudando a establecer si el tumor se ha diseminado hacia el cerebro. 

Pruebas para evaluar su salud general y si está en condiciones de someterse a una lobectomía

  • Evaluación cardíaca: Su médico podría recomendar un electrocardiograma (ECG), un ecocardiograma (ECO), o lo podría derivar a un cardiólogo para verificar que sea seguro someterlo a una cirugía.
  • Evaluación de la función del pulmón: Esta evaluación incluye el completar una prueba de función pulmonar (ver más abajo para más información) para estar seguros de que se le puede sacar parte de un pulmón sin que termine teniendo problemas para respirar o necesitando de oxígeno a largo plazo.

Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes de diagnóstico​.

Pruebas de función pulmonar

También se realizarán pruebas de respiración, conocidas como pruebas de función pulmonar, para asegurar que pueda respirar adecuadamente luego de quitarle un lóbulo de su pulmón. Estas pruebas no invasivas incluyen la espirometría, una forma de medir su respiración.

En una prueba de espirometría, mientras se encuentra sentado, respira con la boca puesta en el pico de un tubo que está conectado a una máquina denominada espirómetro. Tenga en cuenta que le colocarán un broche en su nariz para mantener las fosas nasales cerradas.

Esta prueba evalúa también cuán bien funcionan sus pulmones mediante la medición de cuánto air inhala, cuánto exhala, y cuán rápido exhala. Un técnico le dará instrucciones específicas sobre cómo inhalar profundamente y exhalar lo más que pueda. Luego de la rueda inicial de pruebas, le podrían hacer inhalar un medicamento para expandir sus pulmones y le podrían pedir que repita estos ejercicios. La prueba de respiración, que lleva entre 5-10 minutos, se puede hacer en el consultorio de su médico o en un centro cardiopulmonar especial de un hospital. 

Rehabilitación pulmonar

En base a los resultados de sus pruebas de función pulmonar, su médico podría sugerirle que ejercite diariamente o que participe de un programa de rehabilitación pulmonar para mejorar su respiración antes de la operación. La rehabilitación pulmonar es un programa personal de educación y ejercicios creado por un equipo de médicos, enfermeros, fisioterapeutas, terapeutas de la respiración, especialistas en actividad física y dietistas. ¿El objetivo? Aumentar la concientización sobre sus pulmones y ayudarlo a lograr que pueda hacer ejercicios y actividades con menos falta de aliento. También es posible que se haga una rehabilitación pulmonar luego de su operación.

Medicamentos

Su médico también revisará cuidadosamente todos sus medicamentos. Es importante tener hecha una lista de todos los medicamentos y de las vitaminas o suplementos herbales de venta libre que esté tomando. Tenga en cuenta que ciertos medicamentos y suplementos pueden aumentar el riesgo de sangrado, prolongar los efectos de la anestesia o elevar la presión arterial durante la cirugía, de manera tal que su médico podría recomendar que deje de tomar algunos de ellos con bastante anticipación a su operación.

Deje de fumar

Es muy importante, si usted fuma, que su cirujano le sugiera encarecidamente que deje de fumar lo antes posible, por lo menos 3 semanas antes de la cirugía. La inhalación reciente, o incluso un cigarrillo, paraliza los cilios, que son las pequeñas proyecciones con forma de dedos en sus pulmones que ayudan a limpiar sus vías aéreas de secreciones y previenen complicaciones relacionadas con la respiración luego de la cirugía. Lo considerarán un fumador si ha fumado o utilizado cualquier tipo de producto a base de tabaco en los últimos 30 días. Esto incluye cigarrillos electrónicos, vaporizadores, y otros tipos de sistemas electrónicos de administración de nicotina. Tenga en cuenta que la inhalación de marihuana tiene los mismos efectos perjudiciales para los pulmones que la inhalación de productos con tabaco. El dejar de fumar antes de la cirugía puede reducir su riesgo de complicaciones, mejorar la cicatrización e incrementar la posibilidad de que su cirugía sea exitosa.

¿Cómo me preparo para una lobectomía?

¿Cómo me preparo para una lobectomía?

Mientras se prepara para su lobectomía, puede participar activamente haciendo preguntas y educándose. Además, el tomar los pasos necesarios para organizarse en el hogar y coordinar los cuidados postoperatorios puede disminuir un poco la ansiedad que usted podría experimentar durante las semanas anteriores a la cirugía. El planear con anticipación también podría ayudar a mejorar sus resultados.

También debe:

  • Hacer arreglos para que lo transporten el día de su cirugía. Se deberán hacer varios estudios adicionales y tareas administrativas antes de que esté listo para la cirugía, así que es muy importante que sea puntual.
  • Encontrar a alguien que lo pueda ayudar con las tareas y actividades hogareñas durante las primeras semanas luego de que le den el alta del hospital.
  • Comer una dieta saludable. Incluso cuando no se le han dado recomendaciones específicas, una dieta rica en proteínas y ciertos nutrientes podría ayudarlo antes de la cirugía y durante su recuperación.
  • Comenzando la noche anterior a la cirugía, se le indicará que no coma ni beba nada hasta después de la cirugía. Siga exactamente las instrucciones de su médico, o se podría cancelar su cirugía.
  • Preguntarle a su médico sobre cualquier medicamento que tome usualmente por la mañana, y sobre si debería tomarlos la mañana del día de la cirugía.
  • Elegir ropa cómoda para vestir durante el viaje de ida y vuelta al hospital. Además, prepare un bolso con todos sus elementos esenciales que llevará al hospital.
Día de la operación

Día de la operación

¿Qué sucederá el día de la cirugía?

El día de su lobectomía, su cirujano cardiotorácico conversará con usted sobre que sucederá en la sala de operaciones. Esta es una buena oportunidad para hacer cualquier pregunta de último momento que pudiera tener. También se reunirá con el anestesiólogo, quien repasará con usted cualquier complicación previa o preocupaciones que pudiera tener acerca de la anestesia general. Su anestesiólogo discutirá los riesgos y los beneficios de la anestesia, como así también cualquier posible efecto secundario y complicaciones. Se le administrará anestesia general, lo que significa que no estará despierto durante la operación.

Mientras espera, probablemente le colocarán una línea intravenosa (IV) en su brazo, y le podrían dar medicamentos para relajarlo. El equipo quirúrgico le indicará a su familia adonde pueden esperar, de manera tal que se les pueda dar un informe sobre cómo está yendo su cirugía y sobre cuándo se terminará la cirugía.

Una vez que se duerma se colocará un tubo adentro de su tráquea, a través de su boca, mediante un proceso denominado entubación. Este tubo se conecta luego a un respirador artificial que le suministrará oxígeno y lo ayudará a respirar. Además, se podría insertar en su vejiga un tubo blando y flexible, denominado catéter, para extraer la orina. Una vez que usted se duerma, también se le podrían colocar líneas adicionales en sus venas o en una arteria de su brazo para utilizarlas durante el monitoreo. Su equipo médico monitoreará sus signos vitales, tales como la presión arterial, el ritmo cardíaco y los niveles de oxígeno durante la operación.

¿Quién estará presente en la sala de operaciones?

El saber quiénes estarán en la sala de operaciones con usted podría ayudarlo a relajarse. Además de su cirujano cardiotorácico, probablemente habrán varias otras personas en la sala de operaciones que incluyen:

  1. Un asistente de cirujano que podría ser uno de los socios del cirujano, un asistente médico, o un residente de cirugía cardiotorácico que ayudará, en la medida que sea necesario, durante la operación
  2. Un anestesiólogo que está a cargo de la administración de anestesia y del monitoreo de sus signos vitales
  3. Un enfermero anestesiólogo o un residente de anestesiología que podría asistir al anestesiólogo
  4. Enfermeros y técnicos que ayudan al equipo quirúrgico a preparar la sala de operaciones

¿Cuáles son los riesgos de la lobectomía?

La lobectomía es una cirugía mayor y podría resultar en complicaciones serias tales como:

  • Infecciones, por ejemplo neumonía
  • Fugas de aire prolongadas que requieren que haya que dejar la sonda torácica colocada por más tiempo que unos pocos días. Esta es la complicación más común.
  • Un pulmón colapsado que no deja que sus pulmones se llenen de aire cuando usted inhala
  • Sangrado
  • Un área con pus que se forma en la cavidad del pecho
  • Líquido en el espacio entre los pulmones y la pared interior del pecho (derrame pleural)
  • Problemas del corazón tales como un ataque al corazón o ritmo cardíaco irregular
  • Coágulos sanguíneos en las piernas que podrían viajar hacia los pulmones (embolia pulmonar)
  • Síndrome del dolor post-toracotomía

Sus riesgos variarán dependiendo de su salud en general y de otros factores. Asegúrese de conversar sobre estos posibles riesgos con su cirujano antes de la operación.

Tipos de lobectomía

Su cirujano cardiotorácico podría realizar la lobectomía de diferentes formas. El enfoque quirúrgico que se recomiende para usted dependerá de varios factores, incluyendo:

  • La ubicación del tumor
  • El tamaño del tumor
  • Si el tumor se ha diseminado o no hacia tejidos aledaños
  • Su salud en general
  • Cuán bien estén funcionando sus pulmones antes de la cirugía

Open lobectomy

In an open lobectomy, a lobe of the lung is removed through an incision on the side of the chest. This surgical approach is known as a thoracotomy.

The incision may be less than 3 inches to more than 8 inches long, depending on the type of access needed by the surgeon, the location and size of your tumor, and the type of access preferred by your surgeon. Most incisions are on the back under the shoulder blade, and may extend around your side and under your armpit. The incision will allow the cardiothoracic surgeon to gain access to the lung through the exposed ribs.

Before closing the incision, your surgeon will place at least one plastic drainage tube inside your chest cavity, with one end exiting your body through an incision on your side just under the breast. These tubes allow drainage of any extra fluids or air from the chest cavity. Chest tubes are usually removed within 2 days after surgery, but cannot be removed until the fluid volume is low enough and there’s no more air bubbling out of the tube.

A thoracotomy can take anywhere from 1.5 to 4 hours, depending on the complexity of your case. If your doctor uses an enhanced recovery pathway, the hospital stay may be 2 to 5 days. 

VATS (video-assisted thoracoscopic surgery) lobectomy

In this minimally invasive procedure, a lobe of the lung is removed through small incisions in the chest. The ribs are not spread apart during a VATS. The cardiothoracic surgeon makes two to four incisions (up to 1.25 inches long) on the chest wall.  A thin, rigid tube with a light and special camera (thoracoscope) and other small tools are placed through these cuts, allowing the surgeon to guide the tools while viewing the inside of the chest on a monitor.

Before closing the incision, your surgeon will place at least one plastic drainage tube inside your chest cavity, with one end exiting the body through an incision on your side just under the breast. The tubes allow drainage of any extra fluids or air from the chest cavity. Chest tubes are usually removed within 2 days after surgery, but cannot be removed until the fluid volume is low enough and there’s no more air bubbling out of the tube. The incisions are closed with sutures or staples. Because only small incisions are needed, you may have less pain, a shorter hospital stay (typically 2 to 5 days), and a faster recovery.  

Even so, there are times when VATS is not possible. The location or size of some tumors makes it difficult to perform VATS, and in these cases, an open lobectomy might be safer and more likely to remove the whole tumor. Your surgeon may have various reasons for not offering you a VATS procedure. You can discuss with your surgeon whether or not you are a candidate for a VATS lobectomy.

RATS (robot-assisted thoracoscopic surgery) lobectomy

Similar to VATS, robotic-assisted surgery is another minimally invasive procedure, but performed with robots. RATS allows the surgeon to operate through four to five small, half-inch incisions made between the ribs. No rib spreading is needed. A tiny 3D high-definition video camera is inserted into one of the incisions to give the surgeon a magnified, detailed view of the lung or inside of the chest. Surgical instruments are attached to robotic hands. The surgeon performs the operation while sitting at a console next to you. He/she uses hand and foot controls to guide the robotic hands, translating his/her movements into precise actions. This surgery can assist with hard-to-reach tumors. With RATS, you experience less pain and scaring, and recovery time is reduced. You can discuss with your surgeon whether or not you are a candidate for a RATS lobectomy.

For more information on robotic operations, read “Robotic Operations in Thoracic Surgery: Who Are the Candidates?”

Recuperación

Recuperación

¿Qué sucede luego de una lobectomía?

Cuando se despierte de la cirugía se sentirá mareado. Lo llevarán a una sala de recuperación y luego a una unidad quirúrgica. Dependiendo del hospital, lo podría poner en una sala especial solamente para pacientes a los que se les ha hecho una cirugía de pulmón. Su frecuencia cardíaca, su presión arterial y sus niveles de oxígeno serán evaluados regularmente durante este periodo. 

Recibirá líquidos y medicamentos a través de su IV. Podría tener un catéter en su vejiga para drenar la orina que será quitado cuando usted pueda levantarse y usar el baño sin ayuda. El tubo del pecho, que podría causar dolor cuando se mueva, tosa o respire profundamente, permanecerá colocado durante aproximadamente 2 días luego de la operación. Le harán una radiografía de pecho inmediatamente luego de la cirugía, y la podrían repetir varias veces durante su estadía en el hospital. Esto es para asegurarse de que sus pulmones se encuentren bien. 

Un terapeuta de la respiración le enseñará métodos para toser, para ayudar a sus pulmones a re expandirse luego de la cirugía y para prevenir la neumonía. También hará ejercicios de respiración profunda utilizando un espirómetro de incentivo manual. Es posible que necesite oxígeno durante algún tiempo luego la cirugía. En la mayoría de los casos, se discontinuará el uso de oxígeno antes de que vuelva a su casa.

Se espera que usted se levante y camine, y lo incentivarán para que se mantenga fuera de la cama lo más posible comenzando el día siguiente a su operación. Esto le ayudará a sus pulmones a sanarse y a prevenir coágulos sanguíneos en sus piernas. Tendrá un poco de dolor, que puede ser controlado con medicamentos y generalmente disminuye en 2 a 4 semanas. El enfermero le preguntará frecuentemente sobre su dolor y le dará sus medicamentos según sea necesario. Es importante controlar su dolor para que pueda toser, respirar profundamente, utilizar su espirómetro de incentivo, y levantarse de la cama y caminar.

Tenga en cuenta que permanecerá en el hospital durante 3 a 5 días, dependiendo del tipo de lobectomía que se le haga y de si su cirujano/hospital utiliza un protocolo de recuperación rápida. Luego del alta del hospital, se le dará instrucciones específicas sobre cómo cuidar su incisión y sobre los planes para una consulta de seguimiento con su cirujano. La mayoría los pacientes vuelven a sus rutinas normales dentro de un mes luego de la cirugía.

Recuperación en el hogar

El sanarse luego de una lobectomía lleva tiempo. Durante las primeras semanas, es probable que se sienta cansado frecuentemente. Esto se debe a que su cuerpo está utilizando mucha energía para sanarse. Sea paciente; su fatiga mejorará con el tiempo. También podría resultarle difícil dejar que los demás lo ayuden, pero el delegar algunas tareas y el aprender a aceptar ayuda podría ayudarlo a recuperarse más rápido. 

Es común sentir ansiedad o depresión luego de la cirugía de pulmón. Si se está sintiendo particularmente preocupado o estresado, contacte a su equipo de tratamiento, su familia y sus amigos. También podría considerar el participar en un grupo de ayuda o hablar con un consejero profesional.

Para más información sobre que sucederá luego de la cirugía, lea “Lo que los pacientes deberían saber sobre cómo es la vida luego de una cirugía para el cáncer de pulmón.” 

Medicamentos

Su médico le recetará medicamentos para controlar el dolor durante la recuperación. Debe tomar sus medicamentos exactamente como se lo recetaron y según sea necesario. Es una parte importante de sus cuidados luego de la cirugía. A medida que sus incisiones se curen, tendrá menos dolor y necesitará menos medicamentos para el dolor.

Otra opción para minimizar el dolor luego de la cirugía es un protocolo de recuperación rápida. Este programa, centrado en el paciente, está diseñado para ayudarlo a recuperarse más rápidamente y a disminuir las posibilidades de que tenga problemas luego de su operación. Hable con su cirujano y su equipo de cuidados médicos sobre si un protocolo de recuperación acelerada se encuentra disponible y si lo beneficiará a usted durante su recuperación.

 Efectos secundarios

Recibirá instrucciones sobre cómo lidiar con los efectos secundarios comunes de la cirugía, tales como:

  • Molestias o picazón proveniente de las incisiones que se están curando
  • Dolor muscular o contracturas en los hombros y el pecho
  • Fatiga (cansancio), cambios en el humor o depresión
  • Problemas para dormir o falta de apetito
  • Estreñimiento

Los efectos secundarios generalmente desaparecen dentro de las 4 a 6 semanas.

La mayoría de las infecciones en la herida se desarrollan dentro de los 14 días siguientes a la cirugía. Si desarrolla cualquiera de los siguientes signos o síntomas, debería contactar a su médico inmediatamente: 

  • Fiebre que supera los 100.4°F (38°C)
  • Un dolor nuevo o que empeora en el pecho o alrededor de la incisión
  • Una frecuencia cardíaca rápida
  • Sensación de falta de aliento
  • Dolor o problemas cuando respira
  • Dolor de pecho
  • Piel enrojecida, sangrado o drenaje tipo pus proveniente de la incisión
  • Confusión u otros cambios en el estado mental
  • Flema verde, amarilla o teñida con sangre

Actividad física

Siga haciendo los ejercicios de respiración y para toser que aprendió en el hospital. Además, aumente su actividad física a medida que la pueda tolerar. Es importante que no permanezca sentado en la cama o en el sofá todo el día una vez que haya dejado el hospital. Incluso cuando solamente pueda caminar durante unos minutos por día, el levantarse, y el hacerlo regularmente, podría ayudar a su recuperación.

A medida que se fortalezca, trate de caminar por periodos más largos de tiempo, pero tenga cuidado de no agotarse. Actividades normales de cada día podrían resultarle cansadoras, así que préstele atención a su cuerpo; es una guía excelente para saber cuándo se está excediendo. Un buen objetivo es tratar de moverse durante al menos 30 minutos por día. Esto lo ayudará a recuperar sus fuerzas, y a mantener sus pulmones saludables y limpios.

También es importante mientras se está curando que evite la exposición a:

  • Personas con resfríos, gargantas irritadas o gripe
  • El humo del tabaco
  • Gases químicos
  • Polución ambiental

Cuidados siguientes

Los cuidados luego de su lobectomía incluirán consultas periódicas con sus médicos. Su primera consulta luego de la cirugía probablemente será dentro de las 4 semanas de su operación. Durante la consulta se le podrían hacer varias pruebas, tales como una radiografía del pecho, para ver cómo están funcionando sus pulmones.

Lea más acerca de la recuperación luego de la cirugía de cáncer de pulmón en el siguiente artículo de blog, “Le han hecho una cirugía para el cáncer de pulmón: ¿Y ahora qué?»

También se encuentra a su disposición un artículo de blog que discute 10 mitos comunes acerca de la cirugía para el cáncer de pulmón.

 

Revisado por: Mara B. Antonoff, MD
July 2019