Comunicación interventricular

Resumen general

La comunicación interventricular (CIV o VSD, por sus siglas en inglés) es un agujero en la pared del tabique que separa las cámaras inferiores del corazón. Generalmente se conoce como “un agujero en el corazón”. El agujero permite que la sangre pase desde el lado izquierdo del corazón hacia el lado derecho, haciendo que la sangre rica en oxígeno (roja) sea bombeada de vuelta hacia los pulmones, en vez de hacia el cuerpo, y esto hace que el corazón trabaje más duro.

De acuerdo a la Asociación Americana del Corazón, los defectos congénitos del corazón (presentes al nacer) son el tipo más común de defectos de nacimiento Afectan a 8 de cada 1.000 recién nacidos. Cada año, más de 35.000 bebés nacen en los Estados Unidos con defectos congénitos del corazón.  

La CIV está entre los defectos congénitos más comunes, representando de un 20% a un 30% de todos los defectos congénitos del corazón. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EUA estiman que 42 de cada 10.000 bebés nacen con una CIV.

Causas de la comunicación interventricular

Causas de la comunicación interventricular

Los defectos congénitos del corazón, tales como las CIVs, son el resultado de problemas que ocurren temprano durante el desarrollo del corazón. A pesar de que no existe una causa directa del defecto, se cree que factores genéticos y ambientales durante el embarazo de la madre podrían tener un rol en el desarrollo de la enfermedad, incluyendo el consumo de alcohol y el uso de ciertos medicamentos anticonvulsivos. 

A pesar de que la mayoría de las CIVs están presentes al nacer, es posible adquirirlas a lo largo de la vida, generalmente luego de un ataque al corazón.

Las CIVs pueden ocurrir en muchos lugares diferentes y pueden variar en tamaño. La ubicación y el tamaño del agujero determinarán las opciones de tratamiento disponibles para su niño/a y la decisión de proceder con la cirugía correctora.

Dos imágenes de comunicación interventricular subarterial Dos imágenes de comunicación interventricular subarterial

Las CIVs también ocurren en combinación con otras anormalidades congénitas del corazón. La CIV es una de las cuatro anormalidades congénitas que causan la tetralogía de Fallot.

Las CIVs nunca se agrandan, y algunas veces se achican o se cierran completamente por sí mismas, sin ningún tratamiento. Debido a esto, la mayoría de los doctores no recomedarán inmediatamente la cirugía, sino que observarán a su bebé de cerca y tratarán los síntomas con medicamentos. 

Síntomas de la comunicación interventricular

Síntomas de la comunicación interventricular

Si su hijo/a tiene una CIV, probablemente tendrá un soplo al corazón. Un agujero pequeño a veces hace más ruido que un agujero grande, así que el soplo podría volverse más ruidoso a medida que la CIV se cierra. 

Otros síntomas incluyen:

  • Alimentación precaria
  • Crecimiento y aumento de peso inadecuados
  • Respiración rápida o falta de aliento
  • Se cansa rápido

Las CIVs moderadas o grandes pueden causar síntomas notables en su bebé, incluyendo una respiración rápida, sudoración o llanto mientras come, mucho cansancio durante los intentos de alimentarlo/a, y aumento de peso muy lento. Estos signos generalmente indican que la CIV no se cerrará sola, y será necesario hacer una cirugía. Se podrían prescribir medicamentos para reducir los síntomas de su bebé antes de la cirugía.

Las CIVs sin reparar que tienen una mezcla importante de sangre, pueden conducir al desarrollo de otros problemas del corazón y de los pulmones, incluyendo infecciones del pulmón que pueden ser fatales. A medida que su niño crece, la presión adentro de las arterias del pulmón aumenta. Si no se trata, esto puede causar niveles muy bajos de oxígeno en la sangre, lo que puede hacer que la piel de su bebé tenga un color azulado-púrpura (cianosis). Esta complicación generalmente es irreversible, y la reparación quirúrgica no se puede llevar a cabo en forma segura en estos niños/as. 

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Como primer paso, su niño/a probablemente tendrá que someterse a una radiografía de pecho que podría mostrar un agrandamiento del corazón y un incremento del flujo sanguíneo hacia los pulmones. El doctor de su niño/a también usará un electrocardiograma (ECG) para diagnositicar una CIV. Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes

Exploración por tomografía computarizada del tórax que revela una comunicación interventricular  (white arrow)Exploración por tomografía computarizada del tórax que revela una comunicación interventricular (white arrow)

Las opciones de tratamiento dependerán de la salud general de su niño/a, del tamaño de la CIV y, hasta cierto punto, de la ubicación del agujero.

Muchas veces, la observación es el único tratamiento que se necesita con los controles regulares. Las visitas al doctor o al especialista del corazón podrían ser tan infrecuentes como cada 2 o 3 años (en los niños más grandes con CIVs pequeñas), o tan frecuentes como semanalmente (en los bebés con CIVs grandes).

Si su bebé crece bien durante los primeros meses, la CIV puede ser monitoreada en forma segura, y su bebé podría no requerir de una cirugía temprana.

Asegúrese de preguntarle a su doctor sobre el tratamiento más adecuado para su niño/a. Puede imprimir estas preguntas de ejemplo para usarlas como una guía para la conversación con su doctor.

Resultados esperados: La Base de Datos sobre Cirugía Congénita del Corazón de la Sociedad de Cirujanos Torácicos (STS) muestra resultados esperados de <1% de mortalidad para la comunicación interventricular aislada. Los resultados variarán según los diferentes programas. Es adecuado que durante sus consultas pregunte sobre los resultados obtenidos por un grupo qurúrgico o por un cirujano.

Medication

If your baby has symptoms of congestive heart failure, he or she usually will be given medication. The goal is to control the symptoms of heart failure to allow the baby time to grow. In babies who aren’t gaining weight, a high-calorie formula or fortified breast milk will be added to help them grow. Sometimes babies get so worn out with feeding that a feeding tube that delivers high-calorie food into the stomach is temporarily necessary.

In the meantime, the VSD may get smaller and cause fewer problems, in which case the child will not require surgery. When the symptoms of a VSD are hard to control with medicines, or if your baby is unable to grow, surgical closure of the defect is often recommended.

Surgery

Surgical repair involves open heart surgery under general anesthesia, requiring an incision on the chest. During the operation, the cardiothoracic surgeon will use a patch to cover the hole in the septum. This patch stops oxygen-rich (red) and oxygen-poor (blue) blood from mixing together.

Very rarely, a device may be used to close a VSD in an appropriate location. This device can be placed during the open heart surgery or separately using a thin tube guided into the heart from a blood vessel in the groin. 

Recuperación

Recuperación

Una internación típica en el hospital luego de la cirugía de cerrado es de 4 a 5 días, si no se presentan problemas. Luego de la reparación, la mayoría de los niños/as viven una vida sana y productiva.

Paciente con enfermedad congénita recuperándose en el hospital


Revisado por: Ram Kumar Subramanyan, MD, PhD
Diciembre, 2017