Los que nunca han fumado: La nueva cara del cáncer de pulmón

Resumen general

Por Brendon M. Stiles, MD, FACS

Artículo

La gente a menudo utiliza la expresión “adónde hay humo, hay fuego”. Lamentablemente para los pacientes con cáncer de pulmón, casi siempre se puede asumir lo opuesto. Adónde hay fuego (en este caso, cáncer de pulmón), se asume que se ha fumado previamente. Esta suposición a menudo lleva a la pregunta, “¿ha fumado alguna vez?”, a continuación de casi todas las revelaciones personales de cáncer de pulmón. Pocas preguntas generan tal enojo y molestia en los pacientes como esta pregunta, particularmente en el 10%-20% de los pacientes con cáncer de pulmón que “nunca fueron fumadores”.

El haber usado tabaco constituye el factor de riesgo más común para el desarrollo del cáncer de pulmón. El negar esta realidad sería como negar la realidad y la epidemiología de la enfermedad. Sin embargo, a medida que se han reducido las tasas de tabaquismo, se han empezado a reconocer otros factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de pulmón que incluyen:

  • Causas relacionadas con el ambiente laboral
  • El gas radón
  • La calefacción y los humos de la cocina
  • Otras enfermedades del pulmón
  • Posibles asociaciones genéticas

Entre estos factores de riesgo, la calidad del aire es quizás el factor más alarmante a nivel global. Se estima que el vivir en una ciudad con polución puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle cáncer de pulmón en un 27%-40%, en comparación con el vivir en una ciudad limpia. A pesar de estos indicios epidemiológicos, todavía tenemos mucho que aprender sobre porqué los que nunca han fumado desarrollan cáncer de pulmón.

Una suposición que hemos tratado de desmitificar es la de que el cáncer de pulmón en los que nunca han fumado es una enfermedad indolente. Esta teoría comenzó a surgir cuando se aumentaron los exámenes de detección temprana del cáncer de pulmón y la detección incidental de nódulos se volvió más común en las exploraciones por TC realizadas por otros motivos. En este contexto, se sugirió que estamos sobre diagnosticando el cáncer de pulmón y encontrando cánceres que nunca le causarían daño a los pacientes (una idea que se sugiere a menudo en el caso de los que nunca ha fumado).

El argumento sobre el sobre diagnóstico se queda corto, sin embargo, cuando se considera que la sobrevida a 5 años para todos los pacientes con cáncer de pulmón en estadio IA aun ronda alrededor del rango del 70%-80%. No existe evidencia que indique que los que nunca han fumado tengan cánceres indolentes. De hecho, recientemente hemos comparado la sobrevida general de cada estadio y de cada tipo de cáncer en grupos de pacientes que nunca han fumado y de los fumadores, y no hemos encontramos diferencias en los resultados. Nosotros, sin embargo, creemos fervientemente que los nódulos sospechosos en el pulmón de los que nunca han fumado no se deben ignorar, y que un diagnostico pronto en base al protocolo y los estándares de tratamiento es crítico para este grupo de pacientes.

Una cosa aparente es que el cáncer de pulmón en los que nunca han fumado generalmente afecta mayormente a un tipo de paciente que no es el estereotipo tradicional del “hombre Marlboro”. Los que nunca han fumado tienden a ser:

  • Jóvenes
  • Mujeres
  • Asiáticos

Y debido a que los que nunca han fumado pero que tienen cáncer de pulmón no encajan en el estereotipo, no está claro como esto afecta el tiempo que lleva llegar a un diagnóstico. Alguien ha propuesto que los que nunca han fumado están en riesgo de tener un retraso en el diagnóstico, llevando a que se descubra el cáncer en un estadio avanzado.

Hemos encontrado que los que nunca han fumado y que tienen cáncer metastásico tienden a presentar anormalidades genéticas (mutaciones en el gen EGFR, en el gen ALK y rearreglos en gen ROS1) que se pueden tratar con terapias dirigidas con drogas (algunas veces con resultados realmente exitosos). Debido a esto, los que nunca han fumado están más frecuentemente representados en las noticias y entre los grupos de apoyo, transformándolos en la nueva cara del cáncer.  Afortunadamente, estas son caras de esperanza, envés del nihilismo tradicional asociado con el cáncer de pulmón en estadios avanzados. Se necesita trabajar más, sin embargo, para divulgar sus historias.

Debajo se encuentra una foto de mí y de tres fumadores que han luchado contra el cáncer de pulmón.

(de izquierda a derecha) Thomas Murphy, Johanna Medina, Dr. Brendon Stiles, y Maryann Provenzano

Finalmente, se debe notar que el cáncer de pulmón en los que nunca han fumado parece estar en aumento. No está claro si esto se debe a la disminución de los canceres asociados con el fumar y a un aumento proporcional en el cáncer de pulmón en los que nunca han fumado, o es realmente debido a un aumento en la incidencia de cáncer de pulmón en los que nunca han fumado. De cualquier manera, los proveedores de servicios de la salud encontrarán cada vez más pacientes que nunca han fumado con cáncer de pulmón. En mi institución, los que nunca han fumado constituyen un 29% de nuestras cohortes quirúrgicas más recientes (2013-2016). Claramente, necesitamos dedicarle más atención a estos pacientes. Necesitamos fondos para la comunidad de investigadores, para que hagan estudios que nos permitan tener un mejor entendimiento de la epidemiologia descriptiva de esta enfermedad y de los mecanismos moleculares que llevan al cáncer de pulmón en los que nunca han fumado.

Y todos necesitamos entender que, a veces, puede haber fuego sin que haya humo.

Aprenda más sobre el cáncer de pulmón.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad de Cirujanos Torácicos.