Lo que los pacientes deberían saber sobre cómo es la vida luego de una cirugía para el cáncer de pulmón

Resumen general

Por Leah M. Backhus, MD, MPH, FACS

Artículo

Una vez que usted y su médico han decidido que la cirugía será parte de su plan de tratamiento para el cáncer de pulmón, es una buena idea que usted se prepare para lo que vendrá. Este artículo lo orientará para que usted pueda pensar cómo hacerle preguntas más detalladas a su cirujano y al equipo médico. 

 

Preocupaciones comunes

¿Cuánto tiempo llevará mi recuperación?

El tiempo necesario para la recuperación total luego de la cirugía depende básicamente de dos factores:

  1. El tipo de cirugía que le hagan 
  2. Su condición y nivel de función antes de la cirugía

La recuperación de la cirugía de cáncer de pulmón puede variar significativamente desde un par de semanas hasta varios meses. Las operaciones tradicionales de pulmón se realizan a través de una toracotomía (una incisión larga al costado del pecho) que requiere de la apertura de las costillas. A estas cirugías, que pueden ser necesarias para tumores grandes o para resecciones quirúrgicas complejas, se las puede asociar con recuperaciones más largas.

Se está haciendo más común el uso de nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas (cirugía toracoscópica asistida por video o VATS) que son realizadas por cirujanos torácicos experimentados, y que no requieren de la separación de las costillas. Los pacientes a los que se les puede hacer una VATS, en vez de una toracotomía, suelen tener menos dolor luego de la cirugía y se recuperan más rápidamente.

Si sus pulmones están en buenas condiciones y, por otra parte, sus actividades de la vida cotidiana no se encuentran limitadas, debería esperar un retorno a su nivel normal de actividades luego de la recuperación quirúrgica. Dada la asociación entre el fumar y el cáncer de pulmón, no es raro que los pacientes con cáncer de pulmón también tengan alguna enfermedad pulmonar, como el enfisema, que podría empeorar luego de la cirugía. Su médico debería poder evaluar con usted este riesgo en base a una prueba de respiración que se hace antes de la cirugía. Es importante mantener un buen nivel basal de actividades diarias durante los días anteriores a la cirugía, ya que servirá de ayuda para su recuperación tanto en el hospital como una vez que vuelva a su hogar.

¿Necesitaré ayuda para volver a mi casa cuando salga del hospital?

Luego de salir del hospital podrá realizar actividades rutinarias de aseo que incluyen bañarse y vestirse. Muchas personas aún consideran que es beneficioso tener un amigo o un familiar disponible para ayudarlo si fuera necesario y para verificar que esté bien una vez que vuelva a su casa. Podría encontrar que su apetito ha disminuido. Sin embargo, es importante mantener una dieta saludable para ayudar durante la curación y la recuperación. Trate de comer comidas frecuentes pequeñas, y evite el consumo de alcohol, especialmente mientras está tomando medicamentos bajo prescripción para el dolor.

Si he recibido quimioterapia o radioterapia, ¿cambia eso de alguna manera mi cirugía? 

Su terapia podría incluir una combinación de cirugía con quimioterapia y/o radioterapia. Es importante saber que la radioterapia podría hacer que la cirugía sea más difícil debido al tejido cicatrizal que se forma en su pecho. Debido a esto, asegúrese de que su cirujano tenga la suficiente experiencia en el tratamiento de pacientes bajo estas circunstancias. 

¿Cómo afectará la cirugía a mi respiración?

Es normal experimentar cierto grado de falta de respiración luego de todas las cirugías, y éste es ciertamente el caso luego de la cirugía para extirpar una porción del pulmón. El nivel de falta de aire que usted experimente dependerá de una multitud de factores, incluyendo:

  • El tipo de cirugía
  • La cantidad de función pulmonar que usted tenía antes de la cirugía
  • Otras condiciones médicas que usted pudiera tener (tales como enfermedad cardíaca)
  • Cualquier complicación que usted haya experimentado luego de la cirugía

En general, usted podría sentir que le falta el aire cuando esté haciendo la transición de volver a la casa, y mientras esté haciendo cosas tales como vestirse, ducharse, o subiendo las escaleras. Esto por lo general mejora rápidamente luego de un breve descanso y continúa mejorando a medida que el remanente de su pulmón se adapta, el dolor disminuye, y usted recupera su energía.

Antes de la cirugía, se le indica a la mayoría de los pacientes como utilizar un espirómetro de incentivo, que se utiliza en pacientes que son sometidos a cirugía de pulmón. Este pequeño aparato que se sostiene con la mano, lo ayuda a expandir sus pulmones haciéndole realizar ejercicios de respiración profunda en forma precisa. Proporciona información medible sobre cuán bien usted está llenando sus pulmones con aire cuando inhala profundamente

 

Recuperación rápida y transición de vuelta a la casa

Cuidado y limpieza de la herida

Cuando le dan el alta del hospital, usted ya no debería tener ninguna venda en sus heridas. Si todavía las tiene, su equipo quirúrgico le habrá dado instrucciones especiales para el cuidado de su herida. Bajo la mayoría de las circunstancias, la herida se deja al aire libre. Evite utilizar perfumes, cremas, polvos, o ungüentos a menos que se lo hayan indicado específicamente su equipo quirúrgico, ya que podrían causar una infección o problemas en la piel. Podría tener restos de una sutura debida al tubo de drenaje del pecho que será retirada en su consulta postoperatoria. Puede ducharse con agua tibia una vez que le hayan dado el alta del hospital. Está bien que lave la incisión suavemente con jabón suave y sin raspar. Su doctor podría recomendarle que no se meta en una bañera o en un jacuzzi por aproximadamente 4 semanas.

Es importante que revise diariamente su herida para ver si hay signos de infección. El utilizar un espejo podría ser de ayuda. Le darán instrucciones específicas cuando salga del hospital, con números de teléfonos a los que puede llamar si tiene alguna preocupación. Déjele saber a su equipo médico en caso de que experimente:

  • Un aumento en la supuración
  • Hinchazón o exudación de la incisión
  • Apertura de la línea de incisión
  • Enrojecimiento alrededor de la incisión
  • Sensación de calor a lo largo de la línea de incisión
  • Aumento de la temperatura corporal (más de 101°F o 38°C)

Consultas de seguimiento

Puede esperar tener al menos una consulta de seguimiento con su cirujano para controlar su progreso y recuperación. Esto generalmente sucede dos semanas luego del alta. Además, podría recibir una llamada telefónica del consultorio del médico o del hospital dentro las 48 horas luego de regresar a su casa.

Durante la primera consulta de seguimiento puede esperar que le quiten el resto de las suturas o ganchos, que respondan a cualquier preocupación que tenga, que se revise su informe de patología, y que se establezcan los siguientes pasos de seguimiento y cuidados. Frecuentemente durante la consulta inicial postoperatoria se toman radiografías del pecho.

Dolor y medicamentos

Los síntomas más comunes que los pacientes experimentan durante la primera consulta postoperatorias son: 

  1. Dolor
  2. Tos seca
  3. Se fatigan fácilmente
  4. Falta de aire

Aún podrían sentir dolor, pero generalmente es mínimo, particularmente si se ha realizado un procedimiento VATS. Se pueden comenzar a quitar los medicamentos para el dolor bajo prescripción, y los medicamentos nos esteroides pueden ayudar durante esta transición. El control del dolor es importante para ayudarlo a regresar a las actividades físicas normales y evitar complicaciones tales como la neumonía y los coágulos sanguíneos. 

Adormecimiento del área de la incisión

Prácticamente todos los pacientes reportarán la presencia de adormecimiento temporario alrededor del área(s) de la(s) incisión(es). Esto se debe a la manipulación durante la cirugía de los nervios que están ubicados entre las costillas. Podría llevar varios meses para que esto mejore, aunque podría nunca resolverse completamente.

Estreñimiento

El estreñimiento es común, especialmente con los medicamentos para el dolor. Asegúrese de moverse y de beber mucho líquido. El comer frutas y vegetales también ayudará a combatir el estreñimiento. También le podrían dar un laxante cuando salga del hospital.

Revisando su reporte de patología

Podría llevar entre 1 a 2 semanas para que su reporte final de patología esté completo. Su médico lo revisará con usted durante su consulta de seguimiento. Los principales componentes del reporte incluyen la confirmación del tipo de tumor que estaba presente y si la totalidad del tumor fue extirpado. Otro factor importante es si el tumor se ha diseminado a otras estructuras, incluyendo los ganglios linfáticos. Esta información, junto con los resultados de otras pruebas preoperatorias, ayudarán a su médico a establecer finalmente el estadio en el que se encuentra el cáncer. El estadio del cáncer determinará si se recomiendan terapias adicionales.

 

Recuperación tardía

Dependiendo de su recuperación, su médico podría requerir otra consulta antes de hacerlo iniciar la etapa de transición hacia el seguimiento a largo plazo. Cualquier preocupación o duda que haya quedado pendiente puede ser discutida durante esta consulta, y generalmente incluye conversaciones con respecto a:

El regreso al trabajo

El cronograma de rutina de semanas a meses puede cambiar dependiendo de su ocupación y/o su ansia de volver a las actividades normales. También se tienen en cuenta las cuestiones financieras, las cuestiones de manejo y transporte, y los niveles de dolor. Debido a que los medicamentos para el dolor bajo prescripción pueden afectar los reflejos, se debe evitar manejar mientras se los esté tomando. En general, usted trabajará junto con su proveedor para determinar el mejor momento para que usted vuelva a trabajar. 

Dolor crónico

Una pequeña proporción de las personas podrían presentar un dolor que dura por un tiempo largo luego de la cirugía. Este tipo de dolor crónico, conocido como Síndrome del Dolor Post-toracotomía, es raro, afectando aproximadamente del 1% al 10% de las personas luego de la cirugía de pecho. El dolor viene de los nervios que corren a lo largo de la cicatriz de la operación entre las costillas, que pueden ser dañados durante la operación. En estos casos, el dolor desaparece gradualmente a lo largo del tiempo, pero puede llevar hasta un par de años para que los nervios se reparen. En el caso de algunas personas, podría continuar por más tiempo. Este tipo de dolor que proviene de los nervios puede ser difícil de controlar con medicamentos tradicionales para el dolor, y los pacientes generalmente deben ver a un especialista en dolor para obtener ayuda.

Supervivencia/bienestar emocional

Cualquier cirugía mayor puede hacer que un paciente se sienta triste o deprimido luego de dejar el hospital. Además de esto, hay que agregar las emociones asociadas con un nuevo diagnóstico de cáncer de pulmón. Los pacientes se pueden sentir ansiosos con respecto al futuro o pueden ser más emocionales debido a que están muy cansados, o irritables debido a la cirugía en sí misma y a los medicamentos postoperatorios. Estos sentimientos son generalmente temporarios y deberían desaparecer a medida que usted resume sus actividades rutinarias normales. 

A veces, los pacientes podrían sentir una fuerte sensación de tristeza o depresión que persiste durante más de dos semanas y no les permite volver a las actividades normales. Si esto sucede, usted debería conversar con su médico o con un especialista en salud mental. Existen varios recursos que ayudan a los pacientes a lidiar con las emociones relacionadas con el cáncer y con la recuperación de la cirugía, incluyendo grupos de ayuda, servicios de consejería, y medicamentos. Todas estas opciones lo ayudarán a sentirse mejor, a mejorar su recuperación, y a volver a las actividades normales más rápidamente.


Lea más acerca de Cáncer de pulmón.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de La Sociedad de Cirujanos Torácicos.