Le han hecho una cirugía para el cáncer de pulmón: ¿Y ahora qué?

Resumen general

Por Mara B. Antonoff, MD, FACS

Artículo

Le han hecho una cirugía para el cáncer de pulmón, y usted se encuentra en medio del camino hacia la recuperación. ¡Ha superado un obstáculo enorme, y es ciertamente una razón para celebrar! ¿Pero y ahora qué? Todos los esfuerzos hechos hasta este momento se han concentrado en determinar si la cirugía era una opción, en organizar la cirugía, y en recuperarse de la operación. Si usted aún tiene algunas preguntas acerca del impacto a largo plazo en la respiración, en la actividad, o en los niveles de bienestar, hay mucha información disponible para ayudarlo. Pero una vez que vuelva a sentirse bien, es importante pensar sobre lo que llevará poder completar su tratamiento y mantenerse sin cáncer.

En lo que concierne a determinar qué sucederá más adelante (más allá de la cirugía y de la recuperación inmediata) generalmente hay dos preguntas para hacer: 

  1. ¿Necesitaré más tratamientos?
  2. ¿Cuál es el rol de los controles con imágenes médicas?

TRATAMIENTOS ADICIONALES: ¿CUÁNDO VAN A SER NECESARIOS?

Generalmente, se necesitan tres tipos de terapia para tratar el cáncer de pulmón: extirpación quirúrgica; medicamentos sistémicos (tales como la quimioterapia, la inmunoterapia, o la terapia dirigida); y los haces de radiación. En general, en el caso de los pacientes con enfermedad en las etapas tempranas, la cirugía sola ofrece las mejores probabilidades de curar la enfermedad. Sin embargo, incluso luego de que le hayan hecho una cirugía, podrían haber razones por las cuales tenga que someterse a otras formas adicionales de tratamientos. En general, su cirujano podrá ayudarlo a determinar si necesita ver a un radioncólogo o a un médico oncólogo en base al reporte final de patología. Este reporte explica cómo se ven bajo el microscopio su tumor y los ganglios linfáticos asociados.

Copyright: freshwater / 123RF Stock Photo

Se podría indicar el uso de radiación si se presentaran cualquiera de las siguientes opciones:

  • Se han encontrado células cancerosas en ciertos ganglios linfáticos
  • Se ha dejado enfermedad residual en los bordes de lo que sea extirpado (esto es raro, pero puede suceder)

Usted podría ser un candidato para la quimioterapia y otros tipos de medicamentos en las siguientes circunstancias:

  • Un tumor grande, más grande que cierto tamaño
  • Un tumor mediano, con evidencia de invasión linfovascular (que puede determinar un patólogo observando los preparados histológicos)
  • Cualquier ganglio linfático involucrado

En general, si usted cumple con los criterios para la quimioterapia y si usted tiene marcadores tumorales que podrían sugerir que cierta terapia dirigida podría ser útil en base a las características genéticas de su tumor, se le podría ofrecer una terapia dirigida. También se le podría ofrecer una inmunoterapia en base al perfil inmunológico de su tumor. Podrían haber otras circunstancias en las cuales se le ofrezcan terapias adicionales luego de la cirugía como parte de un estudio clínico. En fin, estas son cuestiones para discutir con un oncólogo.

Debido a que éstos problemas que determinan si usted necesita terapias adicionales son revelados en un reporte patológico, es buena idea preguntarle a su cirujano sobre la posible necesidad de quimioterapia o radiación en el momento en el que él o ella le entrega sus resultados de patología. Esto podría suceder mientras aún está en el hospital, por teléfono, o durante su primera consulta postoperatoria. Idealmente, si necesita ver a un oncólogo o a un radioncólogo, se puede coordinar esto con su visita postoperatoria con su cirujano.

TOMA DE IMÁGENES PARA EL SEGUIMIENTO: ¿CUÁNDO Y POR QUÉ?

Durante su primera consulta con el cirujano luego de su operación, probablemente le harán una radiografía de tórax cuyo objetivo principal es asegurarse de que se esté recuperando bien y de que se esté curando adecuadamente. Luego de esto, le darán un turno para consultas de rutina para ver a su cirujano y para la toma de imágenes transversales (TC o PET). Estas consultas regulares son para revisar las imágenes y para ver cómo le está yendo, para poder asegurar que usted no tenga ningún signo de recurrencia de la enfermedad o cualquier evidencia de una enfermedad maligna nueva. 

Incluso luego de haber tenido en operación curativa para el cáncer de pulmón, desafortunadamente, algunos individuos pueden experimentar una vuelta de la enfermedad. Además, el haber tenido cáncer de pulmón una vez lo pone en riesgo de desarrollar otro cáncer de pulmón. Por estas razones, se obtendrán imágenes detalladas para buscar cualquier anormalidad. Es muy importante que se adhiera al programa de toma de imágenes y que asista a todas sus citas para la toma de imágenes. Si se encuentra algo anormal, la mejores probabilidades de lidiar exitosamente con los nuevos hallazgos se presentan cuando los tumores son pequeños y fáciles de extirpar de su cuerpo.

En general, a la mayoría de los pacientes de cáncer de pulmón se les hace un seguimiento con exploraciones por TC, que pueden detectar cualquier crecimiento anormal en los pulmones o ganglios linfáticos agrandados en el pecho. Estas son algunas circunstancias (tales como una anormalidad en una exploración por TC o un tumor más agresivo que tiene un riesgo más alto de recurrencia) en las cuales su cirujano podría querer una exploración por PET.  

El tipo de imágenes, como así también el momento exacto podrían variar, dependiendo de la práctica de su cirujano y de su caso en particular. La mayoría de los seguimientos se hacen cada 3-6 meses durante los primeros 1-2 años, y a continuación cada 6-12 meses. Se recomienda la toma de imágenes en forma anual a partir del 5to año. Se recomienda la continuación del monitoreo luego de los cinco años. 

A pesar de que el momento exacto en el que se hacen estos exámenes podría variar, es increíblemente importante que se los haga. Si se encuentra algo nuevo, su equipo de tratamiento hará todo lo posible para encargarse de esto inmediatamente. Cuanto más temprano se descubra el problema, más fácil y más exitosa podría ser la cura. 

Felicitaciones por haber superado los obstáculos más importantes, y le deseo mucha suerte durante el resto de su camino luego de haber sobrevivido.


Para obtener más información, visite la página de cáncer de pulmón.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad de Cirujanos Torácicos.