El fumar aumenta el riesgo de complicaciones del COVID-19 - Así que es un buen momento para dejar de fumar

Resumen general

Por Matthew A. Steliga, MD

April 10, 2020

Artículo

Los efectos de la pandemia del COVID-19, a veces denominado coronavirus, ha afectado prácticamente a todas las comunidades alrededor del mundo. Muchas áreas siguen observando aumentos rápidos en el número de casos, con más de 1,6 millones de casos confirmados y 97.000 muertes al momento en que este artículo fue publicado. 

Esta es, sin lugar a dudas, la pandemia más grande que haya barrido al mundo en varias generaciones. Nuestra tecnología informática le ha brindado a los investigadores la capacidad de aprender sobre esta enfermedad en tiempo real a medida que se desarrolla y avanza alrededor del mundo. Somos afortunados de tener información constantemente actualizada, y los científicos están continuamente aprendiendo sobre las formas de disminuir la transmisión de la enfermedad y sobre los factores de riesgo que están correlacionados con peores resultados.

Factores de riesgos para las complicaciones

Cualquiera, incluso la gente joven, puede requerir de hospitalización o morir del COVID-19, pero hemos aprendido que aquellos con edad avanzada, enfermedad crónica del pulmón o del corazón, diabetes, y obesidad presentan un riesgo más elevado. Las personas con sistemas inmunológicos debilitados debido a la quimioterapia, a enfermedades que afectan sus sistemas inmunológicos, o a medicamentos que suprimen la función inmunológica también pueden presentar un riesgo elevado de peores resultados debidos al COVID-19.  

A pesar de que algunos factores de riesgos no pueden ser modificados, existe un factor de riesgo particular que puede ser modificado - el fumar o vapear.

El fumar y las infecciones pulmonares

Debido a que el COVID-19 es un virus que ataca primariamente a los pulmones, cualquier cosa que dañe los pulmones puede debilitar a los pacientes y resultar en efectos más severos si las personas se infectan. Se sabe muy bien que el fumar lleva a resultados peores en las personas con neumonía o influenza, y estamos aprendiendo que el fumar puede representar un riesgo relevante en aquellos con COVID-19. 

Nuestros pulmones están continuamente expuestos a hongos, bacterias y virus que se encuentran en el aire, pero tenemos mecanismos destinados a ayudar a defender nuestros cuerpos de una infección. El moco que recubre nuestras vías aéreas proporciona una barrera efectiva para capturar estos agentes infecciosos, y pelos diminutos en las células que recubren el interior de nuestras tráqueas, denominadas cilios, trabajan para mover el moco hacia arriba y afuera de los pulmones. 

El fumar crea un moco más denso que es más difícil de mover y paraliza los cilios, haciendo que sea imposible transportar ese moco hacia arriba y afuera. Esto lleva a que haya más partículas y agentes infecciosos atrapados en los pulmones y hace más difícil eliminar este material. Aquellos que fuman tienen una posibilidad más alta de tener infecciones respiratorias, y cuando tienen una infección les resulta más difícil recuperarse de la misma. Incluso un cigarrillo de vez en cuando o el humo de segunda mano ha sido relacionado con un aumento en el riesgo para el síndrome de dificultad respiratoria aguda. 
 


Los investigadores que están estudiando el COVID-19 y el fumar tienen información limitada por el momento, pero un informe temprano proveniente de China evaluó 78 pacientes hospitalizados (39 hombres, 39 mujeres) con COVID-19 y evaluó los factores de riesgo en pacientes cuya enfermedad progresó versus aquellos que mejoraron y se estabilizaron. Ellos encontraron que la probabilidad de progresión del COVID (requiriendo niveles más altos de cuidados, respirador artificial, y/o muerte) durante la hospitalización era 14 veces más alta en aquellos con una historial de fumar. La tasa de mortalidad en China es más alta en hombres que mujeres, y se postula que podría estar relacionado con la tasa más alta de fumadores hombres en ese país. 

Cigarrillos electrónicos

Los cigarrillos electrónicos han ganado popularidad en muchos países. Algunos usuarios incorrectamente creen que los cigarrillos electrónicos no presentan ningún riesgo de daño. Sin embargo, el uso de cigarrillos electrónicos puede suprimir la función inmune y algunos investigadores sugieren que empeora la eliminación del moco y la capacidad del cuerpo para pelear contra una infección.


No tenemos datos claros a largo plazo sobre el uso de cigarrillos electrónicos y el COVID-19, pero hay consenso en el hecho de que la mejor forma de evitar complicaciones del COVID-19 es el mantener los pulmones tan limpios y sanos como sea posible.

Como dejar de fumar

Algunas personas pueden dejar de fumar sin ayuda o «de golpe» dejando abruptamente. Este podría ser el método más simple de dejar de fumar, pero muchos no pueden mantener la abstinencia sin algún tipo de ayuda o apoyo. 

En tiempos en los que el COVID-19 está barriendo con comunidades, existen algunos aspectos de esta pandemia que podrían representar barreras para dejar de fumar, mientras que otras en realidad podrían ayudar a dejar de fumar. El distanciamiento social y el quedarse en casa está asociado automáticamente con el no congregarse en bares y en otros lugares en donde la gente podría fumar como parte de la interacción social. Se recomienda que la gente salga de las casas solamente para hacer las compras esenciales. Las dificultades financieras podrían representar un incentivo mayor para dejar un hábito caro. Sin embargo, el aburrimiento, la ansiedad y el estrés asociado a los desafíos económicos y sanitarios podrían aumentar el ansia por fumar. 

Afortunadamente, muchos de los recursos que pueden ayudar a la gente a dejar de fumar o de vapear son gratis y se pueden acceder desde la casa, ya sea en línea o por teléfono. Cada uno de los estados en Estados Unidos y prácticamente todos los países tienen un número de teléfono para dejar de fumar que brinda ayuda gratis proveniente de expertos entrenados. Algunos también envían por correo parches, gomas de mascar, o pastillas de nicotina para los afiliados. En los Estados Unidos el número de teléfono es 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669) que lo conectará automáticamente con el programa para dejar de fumar del Estado en el que usted resida. Existen muchos otros recursos en línea, incluyendo información de los CDC, un programa de mensajes de texto, y aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Medicamentos para dejar de fumar

Además de los consejos y de la ayuda de una aplicación u otro programa, muchos de los que fuman o usan cigarrillos electrónicos se benefician de los medicamentos de apoyo para los intentos de dejar de fumar. El tipo más común de medicamento se encuentra en la categoría de terapia de reemplazo de la nicotina (NRT) que son evaluados, aprobados y constituyen formas seguras de administrar nicotina en cantidades medidas para mejorar las probabilidades de dejar de fumar. 

Los tipos más comunes de NTR son los parches de nicotina que constituyen una forma de NTR de acción lenta, proporcionando una cantidad constante de nicotina durante varias horas, y que puede disminuir la ansiedad de fumar. Las NRT en forma de gomas de mascar o de pastillas constituyen un método de administración de acción rápida de nicotina que puede ayudar cuando se presenta la ansiedad fumar. Los NRT en forma de parches, gomas de mascar y pastillas se encuentran disponibles en Estados Unidos sin receta en las farmacias y en algunos supermercados. Consejos específicos con respecto a los efectos secundarios se encuentran disponibles en línea o se pueden obtener de un farmacéutico o de un experto en dejar de fumar a través de la línea para dejar de fumar, pero, en general, los medicamentos NRT no son dañinos y ciertamente son más seguros que el fumar. 

Algunos estudios muestran beneficios asociados con el usar una «combinación de NRT», con un parche a largo plazo utilizado como una dosis de base, complementado con una goma de mascar o con una pastilla cuando se presenta la ansiedad de fumar. Hable con su médico, su consejero para dejar de fumar, o con un farmacéutico para obtener información sobre la combinación de estrategias de NRT. 

Además, se encuentran disponibles un aerosol nasal con nicotina y un inhalador de nicotina aprobados por la FDA, los cuales se encuentran disponibles solamente bajo receta. Estos tienen más efectos secundarios con respecto a la irritación nasal o de la boca y, generalmente, no son el primer tipo de NRT que se recomienda. Los medicamentos tales como varenicline o bupropion se encuentran disponibles bajo receta y también pueden mejorar las tasas de éxito para dejar de fumar. Hable con su médico sobre si podrían ser adecuados para usted. 

Beneficios del dejar de fumar

Por ahora, estamos observando el impacto en la salud pública del COVID-19 y, ciertamente, estamos preocupados por mitigar los riesgos a corto plazo. Disminuir la incidencia de infecciones por COVID-19 mediante el distanciamiento y menos contacto es crucial. 

Dejar de fumar podría jugar un rol en la reducción del riesgo de infección y en la disminución de la gravedad para aquellos que se enferman. Para aquellos que dejan de fumar y mejoran la función pulmonar, esto podría, en teoría, marcar la diferencia entre alguien que es hospitalizado y se estabiliza vs. alguien que progresa hasta el punto de necesitar cuidados intensivos. Estamos aprendiendo constantemente sobre las mejores formas de tratar esta pandemia viral. Aún no sabemos mucho, pero sabemos que los cambios para mejorar la función pulmonar y disminuir el riesgo pueden ayudar a un paciente a recuperarse mas rápido. 

Los beneficios de dejar de fumar no terminarán cuando pase esta pandemia. Para aquellos que dejen de fumar ahora, existen innumerable beneficios para la salud que impactarán a la gente por el resto de sus vidas, incluyendo un riesgo más bajo de enfermedad de obstrucción pulmonar crónica, ataque al corazón, cáncer de pulmón, cáncer de cabeza y cuello, cáncer de vejiga, y muchos otros tipos de cáncer. Además de lavarse las manos, tomar distancia, y permanecer en la casa, el dejar de fumar ahora es uno de los pasos más saludables que la gente puede dar y que al mismo tendrá beneficios continuos durante los años por venir. El dejar de fumar es posible y, afortunadamente, muchas de las herramientas se encuentran convenientemente disponibles, incluso cuando se permanece en la casa. 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de La Sociedad de Cirujanos Torácicos.