¿Cómo afectará el COVID-19 a la cirugía que tengo programada?

Resumen general

Por Robbin G. Cohen, MD, MMM, y Elizabeth A. David, MD, MAS

March 23, 2020

Artículo

Si a usted o a uno de sus seres queridos se le ha pospuesto una operación cardíaca o torácica que estaba programada debido a la pandemia del coronavirus (COVID-19), no es el único.

Miles de procedimientos quirúrgicos electivos y semi-electivos en la mayoría de los hospitales a lo largo de los Estados Unidos y del mundo han sido puestos en espera hasta que se considere que es seguro hacerlos, incluso los programas quirúrgicos limitados. Esta norma, que es la recomendación dada por el Cirujano General de los Estados Unidos en base a las pautas del Colegio Americano de Cirujanos (ACS), requiere que los médicos y su personal consideren a cada paciente de forma individual para lograr un balance entre los riesgos de posponer la cirugía y los riesgos de ambos, el paciente y el personal del hospital, si se realizara la operación bajo las condiciones actuales.

El ACS ha creado lineamientos para que los cirujanos y otros trabajadores en el área de la salud los utilicen cuando haya que determinar quién necesita tener una cirugía primero y quién puede esperar hasta que se haya vuelto a reiniciar el programa normal de cirugías. Para tomar estas decisiones, los cirujanos considerarán la condición actual de cada paciente, las probabilidades del avance natural del problema quirúrgico o enfermedad de cada paciente mientras espera, y las capacidades actuales de su centro quirúrgico.

Considerando lo que ha ocurrido en otros países, tales como China e Italia, también es crucial preservar los recursos hospitalarios, tales como los respiradores artificiales y las camas en las salas de terapia intensiva para los pacientes enfermos con COVID-19 en situación crítica, y reducir la exposición de los trabajadores de la salud hasta que la pandemia se encuentre mejor controlada. Al momento de escribir esto, no tenemos forma de estimar cuánto durará esta disrupción.

La cirugía cardíaca y torácica tiene sus propios desafíos únicos cuando se trata de posponer la terapia quirúrgica. Especialmente, no queremos transformar operaciones electivas o semi-electivas que han sido pospuestas en cirugías de emergencia que podrían conllevar mayores riesgos o peores resultados. El tema común es que el empeoramiento de los síntomas no debería ser ignorado y que la comunicación con su cardiólogo y/o cirujano cardiotorácico será esencial mientras le estemos haciendo frente a los desafíos del COVID-19. A continuación se describen diagnósticos cardiotorácicos específicos.

Enfermedad de las arterias coronarias 

Si a usted o un ser querido lo han enviado de vuelta a casa luego de un angiograma coronario con un diagnóstico grave de enfermedad de las arterias coronarias y necesita la cirugía de baipás coronario (CABG), es probable que sus síntomas sean estables y que usted tenga un riesgo bajo de un evento coronario a corto plazo. Sin embargo, es importante que su operación se haga dentro de los próximos pocos meses. Continúe tomando sus medicamentos recetados y límite la cantidad de actividades vigorosas. En el caso de que sus síntomas, tales como el dolor de pecho, se vuelvan más frecuentes o cambien de cualquier manera, notifíqueselo a su cardiólogo y a su cirujano cardiotorácico sin demora. Muchos centros quirúrgicos cardíacos aún están realizando operaciones CABG de forma urgente y su operación podría ser acelerada.

Enfermedad de la válvula aórtica

Si usted tiene estenosis aórtica y necesita terapia quirúrgica, la urgencia de la cirugía dependerá de sus síntomas y de la gravedad de su enfermedad. Si sus síntomas son mínimos y controlables, generalmente es más seguro posponer la cirugía por un periodo de hasta varios meses. Hasta entonces, podría ser recomendable limitar sus actividades, especialmente el ejercicio vigoroso. Si los problemas para respirar y los dolores del pecho empeoran, notifíqueselo a su cirujano cardiotorácico y a su cardiólogo. En el caso de desarrollar un síncope (desmayo) o de sentir que está en peligro de desmayarse, la terapia quirúrgica urgente podría estar justificada.

Enfermedades de la válvula mitral

En la mayoría de los casos, los problemas de la válvula mitral (estenosis y regurgitación) se pueden manejar desde el punto vista médico durante algún tiempo, incluso cuando se ha recomendado la cirugía. Una vez más, si los síntomas empeoran, es importante notificárselo a su cardiólogo que tratará de maximizar su terapia médica hasta que se pueda hacer la cirugía de forma segura.

Cáncer de pulmón

En el caso del cáncer de pulmón en sus etapas iniciales, usted y su cirujano tendrán una conversación sobre los peligros de esperar para su operación versus los posibles daños de la exposición al COVID-19 si le hicieran la cirugía ahora. Los tumores más pequeños o los tumores con patrón de vidrio esmerilado sin partes sólidas probablemente puedan esperar para ser removidos hasta que mejore la pandemia. Para los pacientes con tumores más grandes o con tumores que involucran los ganglios linfáticos u otras estructuras, el cirujano y el equipo de cuidados médicos (que podría incluir cirujanos, oncólogos y radioncólogos) considerará los tratamientos en el ámbito del COVID-19.

Cáncer de esófago

Para la mayoría de los pacientes con cáncer de esófago, un equipo multidisciplinario de médicos (incluyendo cirujanos, oncólogos y radioncólogos) puede ayudar a los pacientes a crear un plan que sea factible y que minimice el riesgo de exposición al COVID-19. Los pacientes podrían necesitar pequeños procedimientos que se pueden realizar de forma ambulatoria, tales como la colocación de un tubo para la alimentación, pero la mayoría de las resecciones del cáncer de esófago probablemente esperarán hasta que mejore la pandemia.

Masas en el timo

La mayoría los pacientes con masas en el timo o en el mediastino anterior pueden diferir los tratamientos quirúrgicos por algún tiempo, incluso cuando se recomienda la cirugía. Para los pacientes con masas grandes que están creciendo hacia adentro de otras estructuras o causando síntomas, se podría recomendar un tratamiento más urgente en coordinación con oncólogos y radioncólogos para maximizar la eficacia del tratamiento y la seguridad en el ámbito del COVID-19.

Durante esta pandemia sin precedentes es importante recordar que su cirujano y su equipo de cuidados médicos tienen en mente sus cuidados y su seguridad. Es una situación muy fluida que, literalmente, está cambiando de hora a hora. Como resultado, es razonable esperar cancelaciones o cambios en su plan de tratamiento. Asegúrese de estar en contacto con el consultorio de su cirujano cardiotorácico con respecto a las postergaciones y reprogramaciones. Trate de ser paciente y sepa que estamos intentado tratarlo a usted de forma de optimizar sus cuidados como así también los de otros pacientes y trabajadores de la salud. 

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de La Sociedad de Cirujanos Torácicos.