¿Cómo afecta el exceso de peso a la cirugía de corazón?

Resumen general

Por Tom C. Nguyen, MD, y Alexander P. Nissen, MD

Artículo

La prevalencia de obesidad continúa aumentando a nivel nacional, al igual que la prevalencia de enfermedades cardíacas que requieren de cirugía. Generalmente, para determinar si usted tiene sobrepeso o es obeso se utiliza el índice de masa corporal (IMC), un cálculo basado en el peso (en kilogramos) dividido por el cuadrado de la altura (en metros). A pesar de que existen ciertas limitaciones con respecto a estos cálculos, se ha demostrado en forma repetida que los pacientes con IMCs en el rango de sobrepeso y obesidad presentan un mayor riesgo de diabetes, enfermedad renal, insuficiencia cardíaca, y otras enfermedades del corazón. En la actualidad, aproximadamente un 35%-40% de los pacientes que requieren cirugía de corazón son obesos. 

¿Porqué es importante?

El exceso de peso corporal puede causar problemas adicionales antes y luego de la cirugía. Los trastornos médicos relacionados con la obesidad, tales como la enfermedad de los riñones, la enfermedad del corazón, la artritis, y el síndrome de la apnea, pueden limitar su capacidad para realizar las actividades adecuadas antes y luego de la cirugía, situación que podría prolongar el proceso de recuperación y el tiempo que le llevará recuperar su independencia. A pesar de que la mayoría de las operaciones del corazón en pacientes obesos son anecdóticamente más difíciles, las operaciones no necesariamente llevan más tiempo y no están asociadas con el uso prolongado de una máquina de baipás coronario en pacientes con sobrepeso y obesos.

Sin embargo, luego de su operación el exceso de peso está asociado con varias complicaciones que vale la pena discutir con su cirujano. Las complicaciones post-operatorias que aumentan en los individuos obesos incluyen:

  • Reducción de la función renal o fallo renal que requiere de diálisis
  • Infección de la herida en el esternón y dificultad para sanar la herida
  • Un tiempo prolongado requiriendo el uso de un respirador artificial
  • Neumonía

Juntos, estos factores generalmente resultan en hospitalizaciones un poco más largas para los pacientes obesos luego de la cirugía de corazón y un aumento general de los riesgos asociados con la operación.

¿Qué puedo hacer al respecto?

La mejor estrategia para cualquier situación que implica un mayor riesgo es la prevención. Debería tener una conversación amena con su cirujano y su cardiólogo para ayudarlo a concentrarse en las formas de optimizar su salud en ambas situaciones, antes y después de la cirugía. Las preguntas podrían incluir las siguientes: 

  • ¿Cuál es el tipo de ejercicio físico seguro para mi antes de la cirugía?
  • ¿Existen actividades específicas o ejercicios de respiración (ejercicios de preparación para la cirugía) que debería hacer antes de la cirugía para reducir mis riesgos asociados con cierta complicaciones?
  • ¿Existen cosas particulares a las que debería prestar atención inmediatamente luego de la cirugía o luego de dejar el hospital?
  • ¿Cuándo puedo comenzar a hacer ejercicios luego de la cirugía?

Si usted tiene diabetes o es pre-diabético, asegúrese de preguntar acerca de las formas de asegurar un buen control de sus niveles de azúcar en sangre antes de su operación. Si usted tiene objetivos específicos planeados para luego de su operación, no dude en discutirlos con su cirujano y su cardiólogo.

Tome notas que lo puedan ayudar a recordar la información importante que los médicos comparten con usted. Su cirujano y su cardiólogo han respondido a muchas preguntas similares antes y son los expertos en lo que respecta a usted como paciente y a la evidencia detrás de su tratamiento propuesto. 

El seguimiento postoperatorio también es crítico. Le permite a su equipo médico cardíaco asegurarse, no solamente de que esté curándose adecuadamente, pero también de que esté tomando su medicamentos correctamente, recuperando su independencia, y marchando por buen camino hacia una vida más saludable. Asegúrese de obtener el visto bueno de su cirujano antes de aumentar su nivel de actividad y ejercicios luego de la operación. La cirugía del corazón es estresante, física y psicológicamente, pero el establecer objetivos puede ayudarlo a mantenerse motivado para progresar. Una vez que su cirugía de corazón haya terminado, usted podría estar en camino de perder el exceso de peso y cualquier otra complicación que pudiera haberle causado.

Lea más sobre qué esperar después de la cirugía cardíaca.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de La Sociedad de Cirujanos Torácicos.