Aneurisma de la aorta torácica

Resumen general

La aorta es la arteria principal que transporta sangre hacia afuera del corazón y hacia el resto del cuerpo. La sangre fluye hacia afuera del corazón y hacia el interior de la aorta a través de la válvula aórtica. Con un diámetro similar al de una manguera de jardín, la arteria se extienden desde su corazón en forma descendente por su pecho y hacia el interior de su abdomen, en donde se divide en vasos sanguíneos que irrigan ambas piernas.

Un aneurisma es un debilitamiento en la pared de una arteria que hace que la arteria se abulte o aumente de tamaño. Si bien un aneurisma se puede desarrollar en cualquier parte a lo largo de su aorta, la mayoría de ellos se presentan en la sección que se extiende a lo largo de su estómago (aneurismas abdominales). Otros ocurren en la sección que se extiende a lo largo de su pecho o tórax (aneurismas torácicos).

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, los aneurismas aórticos fueron la causa principal de 9.863 muertes en Estados Unidos en el 2014, pero la cifra actual es probablemente más alta.

Los aneurismas a menudo se detectan incidentalmente durante una evaluación que se hace debido a otros problemas, ya que los aneurismas generalmente no causan dolor o molestias. Pueden agrandarse en forma silenciosa durante largos periodos de tiempo sin ser detectados.  Cuando el aneurisma se vuelve muy grande, la pared de los vasos sanguíneos se puede separar o rajar (disección aórtica/aneurisma disecante de la aorta) o incluso reventar debido a la presión (ruptura aórtica/aneurisma aórtico roto).

Causas de los aneurismas de la aorta torácica

Causas de los aneurismas de la aorta torácica

Muchos factores pueden potencialmente contribuir al desarrollo de un aneurisma aórtico, y generalmente es difícil determinar la causa exacta. Algunas de las condiciones más comunes asociadas con la formación de aneurismas son:

  • Causas congénitas o genéticas que determinan una debilidad de la pared arterial (presente al nacimiento)
  • Cambios en su aorta debidos a la edad avanzada

  • Desórdenes del tejido conectivo tales como los síndromes de Marfan o de Ehlers-Danlos

  • Inflamación de su aorta

  • Endurecimiento de las arterias (aterosclerosis) en las que grasa, colesterol, y otras sustancias (placas) taponan sus arterias

  • Lesiones a causa de caídas o accidentes automovilísticos

  • Infecciones sin tratar tales como la sífilis o salmonella

En algunos casos, los aneurismas son hereditarios y se clasifican como “familiares“, en los que varios miembros de familias numerosas podrían estar afectados por aneurismas en diferentes lugares.

Síntomas de los aneurismas de la aorta torácica

Síntomas de los aneurismas de la aorta torácica

A menudo, los aneurismas de la aorta torácica no causan ningún síntoma porque se desarrollan lentamente con el tiempo. Sin embargo, si el aneurisma es lo suficientemente grande como para ejercer presión sobre las estructuras circundantes adentro de su pecho, usted podría presentar síntomas tales como:

  • Ronquera
  • Tragado dificultoso
  • Hinchazón en su cuello
  • Dolor en su pecho o en la parte superior de su espalda
  • Náuseas y vómitos
  • Ritmo cardíaco rápido

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Debido a que los aneurismas de la aorta torácica por lo general se desarrollan lentamente y no causan muchos síntomas, puede ser difícil para los médicos detectarlos y diagnosticarlos. Al menos que el aneurisma se haya roto, un examen físico con su médico probablemente tendrá resultados normales.

Los aneurismas de la aorta torácica generalmente son detectados cuando se hacen exámenes por imágenes debido a otros síntomas o condiciones. Estos exámenes pueden incluir una radiografía de tórax, un ecocardiograma (ultrasonido del corazón y de parte de la aorta), o una tomografía computarizada (TC). Una TC determinará el tamaño de la aorta y la ubicación exacta del aneurisma.

 

CT scan of a descending thoracic aneurysmTC de un aneurisma de la aorta torácica descendente

Su médico también podría programar un aortograma o un angiograma (un tipo especial de radiografía que se hace luego de inyectarle un tinte dentro de la aorta) que pueden ayudar a identificar el aneurisma y cualquier rama de la aorta que pudiera estar afectada.

Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes de diagnóstico.

Las opciones de tratamiento para un aneurisma de la aorta torácica varían en base al tamaño y a la ubicación del aneurisma dentro de su tórax, o pecho.

Estas opciones van desde la espera bajo observación hasta la cirugía. Si el aneurisma es pequeño y usted no tiene síntomas, su médico podría sugerir la espera bajo observación con la toma de imágenes del aneurisma en forma regular para evaluar el tamaño del mismo. Debido a que los aneurismas por lo general crecen muy lentamente, es común que se los observe durante meses o años para determinar el momento en el que el riesgo de que aparezcan problemas se vuelve lo suficientemente alto como para justificar la necesidad de una cirugía.

Independientemente de que su médico recomiende la observación o la cirugía, es muy importante mantener su presión arterial en un rango saludable. Cuando su presión arterial es muy alta, se crea más estrés en las paredes de su aorta en las que el aneurisma está ubicado, aumentando el riesgo de rajaduras o rupturas. Hable con su médico sobre su presión arterial y sobre si se recomienda algún tipo de medicamento para ayudar a controlarla. Si usted participa en actividades o trabajos que podrían aumentar su presión arterial en forma significativa, como por ejemplo levantar pesas, mover muebles, o estrés extremo, asegúrese de hablar sobre estas cuestiones con su médico para determinar las restricciones que podrían ser recomendables para su seguridad.

Si su aneurisma es muy grande, o si el aneurisma está creciendo más rápido de lo normal, se podría recomendar una cirugía.

Si su aneurisma es detectado antes de que se rompa o se raje, bajo circunstancias ideales, se planeará y programará la cirugía con un cirujano cardiotorácico. Asegúrese de hablar con su especialista del corazón y con el cirujano cardiotorácico sobre los riesgos y beneficios de la cirugía.

Una vez que haya decidido hacerse la cirugía, su cirujano cardiotorácico probablemente recomendará el reemplazo o «stenting» de la porción de su aorta que está afectada utilizando un injerto artificial. No todas las opciones son adecuadas para cada paciente, pero su médico conversará con usted sobre el abordaje recomendado para su operación, incluyendo la técnica que se elija y la incisión que se hará, dependiendo de la ubicación y características de su aneurisma.

Un stent colocado en la aorta torácicaUn stent colocado en la aorta torácica

Si su aneurisma está cerca de la válvula aórtica, o si es un aneurisma de la aorta ascendente (ubicado en la parte del aorta que sale del corazón y que que viaja en forma ascendente hacia el cuello), es posible también que haya que reparar o reemplazar la válvula mediante una incisión en el frente de la pared del pecho. Esta incisión se denomina esternotomía media y se extiende hacia abajo a lo largo del frente de su pecho y a través de su esternón, permitiendo al cirujano cardiotorácico la visualización de su corazón y su aorta.

La cirugía del arco aórtico (la curva de la aorta luego de que sale del corazón y viaja en forma ascendente hacia el cuello, y luego en forma descendente dentro del pecho hacia el abdomen) también se hace generalmente a través de una incisión en el frente de la pared del pecho. Si el aneurisma involucra la aorta torácica descendente (la parte de la aorta luego de que hace una curva en el cuello y viaja en forma descendente hacia el estómago) se podría requerir de una incisión en el lado izquierdo de las costillas.

El largo de la operación y los riesgos involucrados dependerán de la extensión de la reparación que se necesite y de su estado de salud general antes de la operación.

La reconstrucción 3D de TC de un aneurisma de aorta torácica descendente

La reconstrucción 3D de TC de un aneurisma de aorta torácica descendente

Recuperación

Recuperación

El tiempo de recuperación luego de la cirugía variará en base al tamaño y ubicación de su aneurisma y a la duración de su operación. La mayoría las personas necesitan al menos 4 a 6 semanas para recuperarse de la cirugía, por lo que debería planear ausentarse de su trabajo por al menos unas semanas.

El tiempo de hospitalización dependerá de la condición del paciente y del tipo de operación realizada, pero generalmente los pacientes deberían considerar que permanecerán en el hospital alrededor de una semana.

El control de su presión arterial y mantenerla en un rango saludable ayudará a reducir la necesidad de cirugías más adelante. No obstante, usted probablemente requerirá de controles del diámetro de su aorta de por vida (incluso luego de una cirugía) para asegurar que no se desarrollen problemas en otras áreas. Las consultas en forma regular con su especialista del corazón lo ayudará a controlar su aorta y a reducir las posibilidades de problemas más adelante.

Revisado por: Emily A. Farkas, MD
Junio, 2016