Defecto del canal auriculoventricular

Resumen general

Un defecto del canal auriculoventricular (AV) es un problema en la conexión entre las cámaras superiores del corazón (aurículas) y las cámaras inferiores del corazón (ventrículos) que resulta en la circulación extra de sangre hacia los pulmones.

Este defecto consiste de un agujero en el centro del corazón entre las cámaras superiores e inferiores, como así también de problemas con las válvulas del corazón. 

Los defectos del canal AV, también conocidos como defectos septales (del tabique) auriculoventriculares o defectos del relieve embrionario del endocardio, representan alrededor del 5% de todas las enfermedades congénitas del corazón, y son más comunes en los niños/as con síndrome de Down (15%–20% de todos los recién nacidos con síndrome de Down tienen defectos del canal auriculoventricular).

Cardiothoracic Doctor and Nurse with a congenital patient
Médico cardiotorácico y enfermero con un paciente con enfermedad congénita
Tipos de defectos del canal AV

Tipos de defectos del canal AV

Existen dos tipos de defectos del canal AV, el parcial y el completo:

  1. Parcial – hay un agujero entre las dos cámaras superiores del corazón, que además afecta a la válvula mitral. 
  2. Completo – hay un agujero grande en el centro del corazón que afecta a la pared muscular (septo o tabique) que separa los lados derecho e izquierdo del corazón. Un defecto completo también hace que se desarrolle una válvula grande anormal (en lugar de los dos válvulas separadas que se desarrollan normalmente), y la válvula podría no cerrar adecuadamente.
Causas y Síntomas

Causas y Síntomas

Los defectos congénitos del corazón, tales como los defectos del canal AV, son el resultado de problemas que ocurren temprano durante el desarrollo del corazón. Generalmente, no existe una causa directa pero se cree que podrían tener un rol ciertos factores genéticos y ambientales.

Existen otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar un defecto del canal AV, entre los que se incluyen: 

  • Padecer de rubéola (sarampión alemán) u otras enfermedades virales durante el embarazo.
  • Beber alcohol durante el embarazo.
  • Tomar ciertos medicamentos durante el embarazo.

Los bebés con defectos completos del canal AV generalmente presentan signos o síntomas durante las primeras semanas siguientes al nacimiento. Los síntomas incluyen:

  • Problemas para respirar
  • Corazón palpitante
  • Pulso débil
  • Piel con coloración grisácea o azulada
  • Falta de apetito
  • Poco aumento de peso
  • Se cansa rápido
  • Piernas o abdomen hinchados

Un defecto parcial podría no causar ningún síntoma en los primeros años de vida; es más, podría no ser diagnosticado por años. Los síntomas tempranos de un defecto parcial pueden incluir: 

  • Latidos irregulares (arritmias)
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Presión arterial alta en los pulmones
Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Luego del nacimiento de su bebé, el/la pediatra podría notar un soplo al corazón y ordenar pruebas adicionales; sin embargo, no sería raro que el soplo no aparezca justo luego del nacimiento, por lo que su pediatra podría buscar la presencia de otros síntomas.

Si su doctor encuentra algún signo de un defecto del canal AV, su bebé será sometido a pruebas adicionales. Las pruebas que su doctor podría ordenar incluyen una radiografía de pecho, un ecocardiografía (eco), un electrocardiograma (ECG), una oximetría de pulso, un cateterismo cardíaco, o una resonancia magnética (RMN).

Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes.

El único tratamiento para los defectos del canal AV es la cirugía. El tratamiento del defecto mediante cirugía ayudará a que su niño/a pueda evitar posibles complicaciones, tales como:

  • Agrandamiento del corazón
  • Insuficiencia cardíaca
  • Presión arterial alta en los pulmones (hipertensión pulmonar)
  • Neumonía
  • Infección en el corazón

Asegúrese de hablar con el doctor de su bebé acerca de lo que debe esperar durante y después de la cirugía. Puede imprimir estas preguntas de ejemplo para usarlas como una guía para la conversación con el doctor.

Cirugía

El único tratamiento para los defectos del canal AV es la cirugía. 

Durante el procedimiento, el cirujano/a cardiotorácico/a cerrará el agujero del corazón. Algunas veces, se utilizan parches para cerrar el agujero, y esos parches serán parte del corazón a medida que su hijo crezca. Al mismo tiempo, también se repararán las válvulas defectuosas del corazón. En raras circunstancias, la válvula no puede ser reparada y podría necesitar ser reemplazada con una válvula artificial.

Recuperación

Recuperación

A pesar de que el tratamiento temprano del defecto del canal AV durante las primeras etapas de la vida mejora enormemente la salud de su hijo/a a largo plazo, algunos niños/as que tienen cirugías correctoras aún podrían tener riesgo de desarrollar ciertas complicaciones más tarde durante la vida; dichas complicaciones incluyen:

  • Válvulas cardíacas con fugas (regurgitación)
  • Angostamiento de las válvulas del corazón (estenosis)
  • Anormalidades en el ritmo del corazón (arritmias)
  • Obstrucción del flujo sanguíneo hacia afuera del corazón
  • Dificultades para respirar asociadas con el daño en los pulmones (enfermedad vascular pulmonar)

Su niño/a necesitará consultas regulares de seguimiento con un especialista del corazón para monitorear su evolución, evitar complicaciones, y evaluar la presencia de otras condiciones médicas que podrían desarrollarse a medida que los niños/as envejecen. 

Paciente con enfermedad congénita en una consulta con el doctor

Podría ser necesario que su niño/a tenga que tomar antibióticos durante los procedimientos dentales para prevenir infecciones que podrían causar inflamación del corazón (endocarditis).

Casi siempre se recomiendan antibióticos preventivos para las personas que tienen válvulas artificiales o que han tenido reparaciones con material prostético. Asegúrese de preguntarle a su doctor qué es lo más adecuado para su niño.

 

Revisado por: Lauren Kane, MD y Ram Kumar Subramanyan, MD, PhD
Abril, 2015