Esófago de Barrett

Resumen general

El esófago es un tubo hueco, muscular que transporta la comida y los líquidos desde su boca hasta su estómago. Un anillo de fibras musculares en la parte inferior del esófago se encarga de que el contenido del estómago no vuelva hacia atrás.

En algunas personas, los músculos no funcionan en forma adecuada, de manera que los contenidos de sus estómagos fluyen hacia atrás y adentro de sus esófagos en forma regular (reflujo ácido crónico). El esófago de Barrett puede ocurrir cuando el reflujo daña continuamente el revestimiento de su esófago.

 

 

Nadie sabe cuántas personas padecen de esófago de Barrett, pero se estima que afecta a una de cada 15 personas. El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales indica que el esófago de Barrett ocurre dos veces más frecuentemente en hombres que en mujeres, y más a menudo entre caucásicos que en cualquier otra raza.

Drawing of the digestive tract with labels pointing to the mouth, esophagus, stomach, small intestine, ileum, large intestine (colon), rectum, and anus.
Dibujo del tracto digestivo con marcadores señalando la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el íleon, el intestino grueso (colon), el recto, y el ano.
Causas del esófago de Barrett

Causas del esófago de Barrett

Muchos médicos están de acuerdo en que la causa más importante del esófago de Barrett es el reflujo recurrente de ácido u otros contenidos estomacales hacia su esófago, lo que daña el recubrimiento interno del esófago.

También se cree que algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar esófago de Barrett.

Dibujo de una pedazo microscópico de esófago mostrando el tejido anormal del esófago de BarrettDibujo de una pedazo microscópico de esófago mostrando el tejido anormal del esófago de Barrett

Síntomas del esófago de Barrett

Síntomas del esófago de Barrett

El esófago de Barrett no suele causar ningún tipo de signos o síntomas, pero existe una fuerte relación con la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE o GERD, por sus siglas en inglés) a largo plazo. Los síntomas del esófago de Barrett pueden ser similares a los de la ERGE:

  • Una sensación de quemazón en el pecho
  • Reflujo de los ácidos del estómago con un sabor agrio o amargo en su boca
  • Molestias en el estómago (dispepsia) con náuseas o hinchazón luego de comer

Vea más información sobre la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Si usted tiene una historia de acidez estomacal o reflujo de ácido, o ha sido diagnosticado/a con ERGE, pregúntele a su médico sobre el riesgo que corre de desarrollar el esófago de Barrett. Puede imprimir estas preguntas de ejemplo para usarlas como una guía para la conversación con su doctor.

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

La única forma de diagnosticar el esófago de Barrett es con un endoscopia superior y una biopsia. Durante una endoscopia se inserta, a través de su boca y hacia su esófago, un tubo flexible y largo con una cámara. Se le administrará un sedante antes del procedimiento, por lo que podría sentirse incómodo, pero no será doloroso.

Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes.

Endoscopic view of Barrett's esophagusVista endoscópica del esófago de Barrett

Si el esófago presenta signos de deterioro, el médico extraerá una pequeña muestra de tejido (biopsia) que se examinará bajo el microscopio para confirmar el diagnóstico. La biopsia también se utiliza para verificar la presencia de cáncer o de cambios precancerosos (displasia).

Si la biopsia confirma la presencia de esófago de Barrett sin la presencia de células precancerosas, su médico probablemente le recomendará que se someta a endoscopias periódicas para controlar continuamente si hay signos de cáncer de esófago. Esto se hace a modo de precaución, porque el cáncer se puede desarrollar años luego del diagnóstico del esófago de Barrett.

No existen medicamentos que puedan revertir el esófago de Barrett, pero hay cosas que usted puede hacer para mejorar los síntomas del reflujo de ácido y retrasar el desarrollo del esófago de Barrett. Su tratamiento variará dependiendo de si su médico encuentra células precancerosas o cancerosas durante su biopsia.

Si su biopsia no mostró la presencia de células cancerosas, su tratamiento podría consistir principalmente de cambios en la dieta y el estilo de vida para reducir y controlar el reflujo ácido, dichos cambios incluyen:

  • Limitar el consumo de comidas picantes, chocolate, y cafeína
  • Reducir el consumo de alcohol
  • Evitar el uso de tabaco
  • Bajar de peso

Su médico también podría prescribirle medicamentos para reducir la cantidad de ácido que su estómago produce (inhibidores de la bomba de protones) o recomendar antiácidos luego de las comidas y a la hora de ir a dormir.

Si se encontraran células cancerosas en su biopsia, existen varias opciones de tratamiento, entre las que se incluye la extirpación quirúrgica de su esófago (esofagectomía). Vea más información sobre el cáncer de esófago.

La cirugía puede no ser una opción para algunas personas; por lo tanto, si su médico o cirujano/a cardiotorácico/a cree que la cirugía no es adecuada para usted, existen otras opciones de tratamiento.

 

La cirugía antireflujo

La cirugía antireflujo (funduplicatura de Nissen) podría ser considerada en el caso de pacientes que no quieren tomar medicamentos por el resto de sus vidas o que están preocupados por los efectos secundarios, como la osteoporosis, cuando los medicamentos no están controlando los síntomas. El procedimiento también podría ser considerado para pacientes cuyo estómago ha empujado hacia arriba a través del diafragma y hacia adentro del pecho (hernia de hiato).

  • Funduplicatura de Nissen modificada
  • Funduplicatura parcial laparoscópica

Resección mucosa endoscópica

Utiliza un endoscopio para remover anormalidades superficiales (esófago de Barrett, displasia, y cánceres en sus etapas muy tempranas) confinadas al revestimiento interno del esófago (mucosa).

Ablación por radiofrecuencia

Utiliza calor para destruir tejido anormal esofágico (el esófago de Barrett siempre y cuando no se sospeche que hay una displasia o cáncer); se la podría recomendar luego de la resección endoscópica.

  • Vista endoscópica inmediatamente luego de la ablación
  • Vista endoscópica 8 semanas luego de la ablación

Crioterapia

Utiliza un endoscopio para aplicar un líquido o un gas frío en las células anormales del esófago. Se deja que las células se calienten y luego se las congela nuevamente. El ciclo de congelamiento y descongelamiento daña a las células anormales.

  • Criosonda flexibles

Terapia fotodinámica

Destruye las células anormales haciéndolas sensibles a la luz.

  • Terapia fotodinámica
Recuperación

Recuperación

La mayoría de los tratamientos endoscópicos se llevan a cabo de manera ambulatoria (un paciente que recibe tratamiento pero no queda hospitalizado por la noche). La cirugía antireflujo laparoscópica generalmente requiere de 1 o 2 noches de hospitalización con una recuperación total en 3 o 4 semanas.

Si usted se ha sometido a una esofagectomía, debería tener en cuenta que pasará aproximadamente 7 días en el hospital. Debe considerar que la recuperación llevará alrededor de 6 a 8 semanas. La mayoría de los pacientes eventualmente regresan a sus actividades normales. Si su trabajo requiere levantar cargas pesadas, su médico le podría recomendar que se tome unos 3 meses sin trabajar luego de la cirugía; sin embargo, si su trabajo es menos intenso, podría estar en condiciones de volver a trabajar en  6 a 8 semanas aproximadamente. Asegúrese de hablar con su médico sobre los detalles de su recuperación, antes de la cirugía y en cualquier momento durante las consultas de seguimiento.

Luego de la cirugía, también deberá modificar lo que come. Luego de la esofagectomía, la mayoría de los pacientes se benefician comiendo comidas más pequeñas y más frecuentes porque se sentirá llena/o muy rápido.

Los pacientes también deben evitar comer durante las 3 horas antes de ir a dormir y deben acostarse en un ángulo de 30° usando almohadas o una plataforma de gomaespuma para ayudar a prevenir que los contenidos estomacales vuelvan para arriba y se vayan a los pulmones. 

Algunos pacientes podrían experimentar náuseas, vómitos, retorcijones, enrojecimiento de la piel, o diarrea cuando sus estómagos se llenan mucho (distendidos); el limitar los líquidos durante las comidas podría ayudar a reducir estos síntomas. Los dulces, tales como caramelos, azúcares, jarabes, y miel también podrían contribuir con este problema. Si usted experimenta cualquier problema mientras come, hable con su médico.

Las personas con esófago de Barrett tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer de esófago. A pesar de que el riesgo es pequeño, es importante tener controles regulares con su médico para monitorear su condición. Vea más información sobre el cáncer de esófago.

 

Revisado por: Robbin G. Cohen, MD
Julio, 2016

Previamente revisado por: Jules Lin, MD