Trastornos del Ritmo Cardíaco

Resumen general

Los trastornos del ritmo cardíaco, a veces conocidos como alteraciones del ritmo cardíaco o arritmias, consisten en latidos del corazón anormales o irregulares. Estos trastornos alteran las señales eléctricas de su corazón y pueden hacer que su corazón lata muy rápido, muy despacio, o de forma anormal.

El corazón late mediante su propio sistema de conducción eléctrica que no sólo coordina la contracción de las cámaras del corazón, sino que también determina cuán rápido o despacio late el corazón. Un corazón normal late con un patrón regular de 60 a 100 veces por minutos (ritmo sinusal).

Millones de personas en todo el mundo se encuentran afectadas por trastornos del ritmo cardíaco. En los Estados Unidos, se estima que 1 de cada 18 personas tiene algún tipo de trastorno del ritmo cardíaco, de acuerdo a las estadísticas del gobierno. El riesgo de padecer estos trastornos aumenta con la edad, y ciertos tipos específicos y graves podrían provocar una muerte cardíaca súbita. La Asociación Americana del Corazón estima que entre 180.000 a 450.000 personas mueren en los Estados Unidos anualmente de muerte cardíaca súbita.

Tipos de Trastornos del Ritmo Cardíaco

Tipos de Trastornos del Ritmo Cardíaco

Los tipos más importantes de trastornos del ritmo cardíaco incluyen:

  • Taquicardia: Un ritmo cardíaco rápido (más de 100 latidos por minuto)
  • Bradicardia: Un ritmo cardíaco lento (menos de 60 latidos por minuto)
  • Arritmias supraventriculares: Ritmos anormales que se originan en las cámaras superiores del corazón (aurículas)
  • Arritmias ventriculares: Arritmias que se originan en las cámaras inferiores del corazón (ventrículos)
  • Bradiarritmias: Ritmos lentos del corazón que generalmente están causados por una enfermedad en el sistema de conducción del corazón

Algunas de las categorías de trastornos del ritmo cardíaco mencionadas anteriormente también pueden tener subtipos que incluyen:

ARRITMIAS SUPRAVENTRICULARES
  1. La fibrilación auricular (FA) es el tipo más común de trastorno del ritmo cardíaco. Se caracteriza por un ritmo rápido, irregular, en el que las fibras musculares de su corazón se retuercen o contraen en forma desorganizada. La FA puede hacer que la sangre se acumule en las cámaras superiores de su corazón, situación que puede llevar a la formación de coágulos sanguíneos. Esto puede aumentar el riesgo de derrames cerebrales, en comparación con alguien que no tiene fibrilación auricular.
  2. La taquicardia supraventricular (SVT, por sus siglas en inglés) es un latido rápido pero regular que ocurre cuando las señales eléctricas en las cámaras superiores de su corazón se activan anormalmente e interfieren con la capacidad de su corazón para marcar el ritmo. Los latidos rápidos de la aurícula aceleran su ritmo cardíaco.
  3. El síndrome de Wolff-Parkinson es un grupo de defectos congénitos del corazón (presentes desde el nacimiento) que están causados por un camino extra de músculos presente entre las aurículas y los ventrículos. El camino extra hace que las señales eléctricas de su corazón queden interrumpidas porque el corazón tarda mucho en recibirlas.
ARRITMIAS VENTRICULARES 
  1. La taquicardia ventricular ocurre cuando el rol del corazón como marcapasos queda a cargo de un área del corazón que normalmente no está involucrada en el proceso. Esto hace que las señales eléctricas de su corazón sean enviadas a través de un camino que no es el normal, lo que puede crear un ritmo cardíaco irregular.  
  2. La fibrilación ventricular (Vfib, por sus siglas en inglés) es uno de los trastornos más graves del ritmo cardíaco. Es un latido del corazón irregular, descontrolado que ocurre cuando su corazón recibe impulsos, de diferentes lugares al mismo tiempo, indicándole que tiene que latir. Esto crea un latido errático, rápido que sólo puede ser controlado a través de la atención médica inmediata.
  3. Las contracciones ventriculares prematuras ocurren cuando su ventrículo se contrae muy rápido, lo que hace que se salga de la secuencia del latido normal de su corazón. Estos trastornos generalmente no son graves y no siempre requieren tratamiento.
Causas y Síntomas de los Trastornos del Ritmo Cardíaco

Causas y Síntomas de los Trastornos del Ritmo Cardíaco

Causas de los Trastornos del Ritmo Cardíaco

Los trastornos en su ritmo cardíaco pueden estar causados por muchos factores ambientales diferentes, como así también por otros problemas de salud.

Las causas ambientales pueden incluir:

  • Fumar
  • Abuso del alcohol
  • Uso de algunas drogas (tales como la cocaína o las anfetaminas)
  • Abuso de ciertas medicamentos recetados o de venta libre

Mucha cafeína o nicotina también puede, a veces, llevar a una arritmia.

La presión arterial alta, la diabetes, o la presencia de mucha hormona del estrés (cortisol) en su torrente sanguíneo puede llevar a una arritmia, porque estas condiciones hacen que su corazón trabaje muy rápido.

Otras condiciones de la salud que pueden llevar una arritmia en algunas personas incluyen:

Ciertas cardiopatías congénitas (presentes al nacimiento) pueden causar arritmias. Vea defectos congénitos del corazón para más información sobre estas condiciones.

Síntomas de los Trastornos del Ritmo Cardíaco

Los síntomas de los trastornos del ritmo cardíaco pueden variar, dependiendo del tipo y de la gravedad. Si usted tiene una arritmia, podría sentir una sensación de aleteo en su pecho, como una palpitación. También podría sentir latidos de corazón «extra» como si su corazón estuviera latiendo más frecuentemente de lo que debería.

Si usted tiene taquicardia también podría sentir su corazón como si estuviera corriendo o latiendo muy rápido. La bradicardia y las bradiarritmias hacen que su corazón lata más despacio, de manera que usted podría sentirse aletargado o como si su corazón estuviera latiendo muy lentamente. También podría sentir como si su corazón se estuviera «salteando» latidos o como si no estuviera latiendo tan frecuentemente como debiera.

Otros síntomas incluyen:

  • Fatiga
  • Mareos
  • Aturdimiento
  • Sudoración
  • Desmayo
  • Falta de aliento
  • Dolor de pecho
Opciones de Diagnóstico y Tratamiento

Opciones de Diagnóstico y Tratamiento

Su médico generalmente puede diagnosticar los trastornos del ritmo cardíaco en base a sus síntomas, su historia médica, sus factores de riesgo, un examen físico, y los resultados de pruebas y procedimientos.

Durante un examen físico, su médico revisará su frecuencia y ritmo cardíaco, juntamente con su pulso. Si su médico cree que usted tiene un trastorno del ritmo cardíaco, ordenará un electrocardiograma (ECG) para confirmarlo.

También existe una versión más avanzada del ECG en la que su médico podría pedirle que lleve puesto un monitor portátil de corazón («event» o «Holter»). Este es un aparato portátil que tiene el tamaño de un teléfono celular inteligente o más pequeño, y que se puede llevar debajo de la ropa de forma similar a un monitor de frecuencia cardíaca para la actividad física. Este aparato le enviará información a su médico e identificará cualquier ritmo anormal que pudiera presentarse de forma intermitente, pero no todo el tiempo. El monitor generalmente se lleva puesto entre 24 a 48 horas para obtener la información necesaria.

Su médico también podría recomendar una o más de las siguientes pruebas: ecocardiografía, radiografía de pecho, análisis de sangre, prueba de estrés, y angiografía coronaria. Para más información sobre estas pruebas visite nuestra página sobre pruebas comunes de diagnóstico. Si su médico de cabecera descubre un problema con el ritmo cardíaco, probablemente le pedirán que vea a un cardiólogo (especialista general del corazón) o a un electrofisiólogo (especialista en el ritmo cardíaco).

Junto con usted y con su equipo médico, su doctor determinará la mejor opción de tratamiento en base a sus síntomas y a los resultados de sus pruebas. 

Medicamentos

Como primer paso, su médico probablemente intentará tratar su trastorno del ritmo cardíaco con medicamentos que ayuden a restaurar el latido de su corazón a un ritmo normal. En algunas circunstancias, el régimen de medicamentos también podría incluir anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos sanguíneos en su corazón. Es importante que tome estos medicamentos exactamente como se le indique, para reducir la posibilidad de efectos secundarios.

Cardioversión

Además, es posible que su médico intente «alterar (shock)» su corazón fuera del ritmo normal. Esto se llama cardioversión, y es un procedimiento en el que se le administrará un medicamento para que se sienta somnoliento y de esa manera no experimente dolor o conciencia durante el corto procedimiento.

Marcapasos o Ablación

Si los medicamentos o la cardioversión no pueden mantener un ritmo cardíaco normal, su médico podría recomendar un tratamiento tal como un marcapasos, una ablación, o una combinación de terapias. Un ablación es cuando un electrofisiólogo intenta interrumpir, o eliminar, las señales eléctricas anormales y así permitir que su corazón utilice en su lugar los caminos normales. Este procedimiento puede llevar varias horas pero se realiza a través de un vaso sanguíneo en la ingle con instrumentos y aparatos especiales, y no requiere de una cirugía cardíaca.

Cuando estos métodos menos invasivos no funcionan, o si su médico considera que su corazón podría no responder a los mismos, se podría recomendar una cirugía. Su médico podría recomendarle que vea a un cirujano cardiotorácico, que pueda evaluar con usted todas las opciones de tratamiento quirúrgicas.

Procedimiento Maze

La cirugía para problemas en el ritmo auricular se denomina Procedimiento Maze. Este es similar a la ablación, pero utiliza diferentes formas de alteración de los canales eléctricos anormales. Una forma es cortándolos, congelándolos, o incluso haciendo pequeñas quemaduras para crear cicatrices sobre las áreas anormales, para que el corazón utilice los caminos eléctricos normales en su lugar. Para poder hacer esto se necesita una visión directa del corazón, por lo que se debe hacer una incisión quirúrgica en la cavidad del pecho. A veces, se utilizan cámaras para poder hacer incisiones pequeñas, pero su cirujano le comentará cuáles son los abordajes más seguros y más adecuados para usted.     

En pacientes que tienen fibrilación auricular, además de otros tipos de enfermedades cardíacas, se realiza frecuentemente el procedimiento Maze en forma conjunta con otras cirugías a corazón abierto, tales como la reparación o reemplazo de la válvula mitral.  

Recuperación

Recuperación

Si usted necesita un tratamiento quirúrgico para su trastorno del ritmo cardíaco, debe considerar que permanecerá en el hospital durante una semana luego de la cirugía. Su hospitalización probablemente incluirá un día o dos en terapia intensiva (ICU), adonde el personal del hospital puede monitorear su presión sanguínea, su respiración, y otros signos vitales. También tendrá un tubo para respirar durante unas horas, o posiblemente durante toda la noche, de manera que le será difícil comunicarse. Se le quitará el tubo ni bien se despierte y pueda respirar completamente solo.

A la mayoría de los pacientes se los da de alta del hospital en una semana, pero la recuperación continúa en el hogar. Este es un proceso individual que se ve afectado por su edad y su estado general de salud, pero la mayoría de los pacientes inicialmente necesitan modificar algunas actividades y requieren de unas pocas semanas para recuperar los niveles de energía.

A menudo se recomienda para el reacondicionamiento un período de “rehabilitación cardíaca”, o ejercicio en un gimnasio designado unas cuantas veces por semana.

La mayoría de los pacientes pueden volver a trabajar dentro de 4-6 semanas, pero esto depende del tipo de trabajo y del progreso general de la recuperación. Su médico le hará recomendaciones personalizadas para su recuperación total.

La adopción de un estilo de vida saludable también podría ayudar a controlar sus factores de riesgo de desarrollar de otro trastorno del ritmo cardíaco. Esto puede incluir:

  • Comer una dieta saludable para el corazón

  • Volverse y mantenerse más activo

  • Reducir la presión arterial alta

  • Reducir y controlar sus niveles de colesterol

  • Bajar de peso

  • Dejar de fumar

 

Revisado por: Robbin G. Cohen, MD
Julio, 2016

Previamente revisado por: Emily A. Farkas, MD