Comunicación interauricular

Resumen general

La comunicación interauricular (CIA, o ASD, por sus siglas en inglés) es un agujero en la pared (tabique) entre las cámaras superiores del corazón. Es uno de los defectos del corazón más comunes en los bebés.

La CIA representa entre un 5 a un 10% de todos los casos de enfermedades congénitas del corazón, y es dos veces más prevalente en niñas que en niños. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EUA estiman que casi 2.000 bebés nacen con una CIA por año en los Estados Unidos.

A medida que el feto se desarrolla, se podrían presentar varias aberturas en el tabique, pero generalmente se cierran antes, o poco después del nacimiento. Los agujeros pueden variar en tamaño, y si no se cierran solos, podrían necesitar una reparación quirúrgica.

Tipos de comunicación interauricular

Tipos de comunicación interauricular

Existen tres tipos principales de CIA:

  1. Secundum: el tipo más común de CIA; los agujeros están ubicados en el medio del tabique.
  2. Primum: el agujero está en la parte inferior del tabique auricular y se puede presentar junto con otros defectos cardíacos congénitos.
  3. Seno venoso: raro; el agujero está cerca de las venas, trayendo sangre de vuelta hacia el corazón desde el cuerpo, y a menudo se presenta con otros defectos congénitos del corazón.

Cuando el corazón de su niño/a sufre de una CIA, la sangre fluye a través del agujero primariamente desde la aurícula izquierda hacia la aurícula derecha. Esto produce un aumento del flujo sanguíneo a través de los pulmones, lo que puede llevar al agrandamiento del lado derecho del corazón.

Causas y Síntomas de la comunicación interauricular

Causas y Síntomas de la comunicación interauricular

Los defectos congénitos del corazón, tales como las CIAs, son el resultado de problemas que ocurren temprano durante el desarrollo del corazón. 

Generalmente, no existe una causa directa pero se cree que podrían tener un rol ciertos factores genéticos y ambientales.

Las CIAs varían en tamaño y en la severidad de los síntomas que pueden causar.

En la mayoría de los niños/as, las CIAs no causan síntomas.

No obstante, si el defecto es lo suficientemente grande, el volumen de sangre que fluye a través del mismo puede causar falta de aliento, fatiga, o crecimiento deficiente, pero estos síntomas son poco comunes.

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Por lo general, el médico escuchará un soplo de corazón durante el exámen de su niño/a, y ordenará pruebas adicionales, tales como una ecocardiografía (eco). 

Sin embargo, como primer paso, su niño/a probablemente tendrá que someterse a una radiografía de pecho que podría mostrar un agrandamiento del corazón y un incremento del flujo sanguíneo hacia los pulmones. El doctor de su niño/a también usará un electrocardiograma (ECG) para diagnosticar la CIA. Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes. 

En algunos niños/as, la CIA podría cerrarse sola, sin ningún tratamiento. Si la CIA es pequeña, la tasa de cierre espontáneo puede ser tan alta como un 80% en los primeros 18 meses de vida.

Si la CIA de su niño/a aún está presente a la edad de 3 años, es probable que nunca se cierre sola y que necesite una cirugía.

Si se la deja sin tratar, la CIA puede causar problemas graves durante la vida adulta que incluyen: 

  • Hipertensión pulmonar – Presión arterial alta en los pulmones que, en raros casos, puede causar un daño permanente denominado síndrome de Eisenmenger
  • Insuficiencia cardíaca congestiva - Debilitamiento del músculo del corazón
  • Arritmias auriculares - ritmos o latidos anormales  del corazón
  • Riesgo elevado de accidente cerebrovascular

Resultados de una ecocardiografía mostrando comunicación interauricularResultados de una ecocardiografía mostrando comunicación interauricular

Si es necesaria una cirugía para reparar la CIA de su niño/a, generalmente existen dos opciones: la cirugía a corazón abierto y el cerrado con un aparato con catéter; ambos procedimientos están a cargo de un cirujano/a cardiotorácico/a.

Asegúrese de hablar con su doctor sobre el tratamiento más adecuado para su niño/a. Puede imprimir estas preguntas de ejemplo para usarlas como una guía para la conversación con su doctor. 

Cirugía a corazón abierto

Durante la cirugía a corazón abierto, su niño/a será conectado una máquina de circulación extracorpórea o “máquina corazón-pulmón”. Esta máquina reemplaza la función del corazón y los pulmones para proveer sangre oxigenada al cuerpo.

El/la cirujano/a cardiotorácico/a podría cerrar el agujero con puntos (de sutura) o con un parche. En general, la cirugía es muy eficaz y representa un riesgo muy bajo para su niño/a.

  • Después de la cirugía el paciente la comunicación interauricular

Cierre con un aparato con catéter

Dependiendo del tamaño y el área del tabique involucrada, su niño/a podría calificar para un cierre con un aparato con catéter. Este procedimiento cierra una CIA utilizando un dispositivo que se inserta a través de un catéter. El catéter es un tubo largo y delgado, con un diámetro similar al de un espagueti, que se dirige hacia el corazón a través de los principales vasos sanguíneos de la pierna. 

El beneficio de poder cerrar una CIA con un aparato con catéter es que se puede realizar el procedimiento sin detener el corazón de su niño/a, o sin necesidad de una máquina de circulación extracorpórea.

Cirugía en adultos

A veces, una CIA podría pasar desapercibida hasta que el niño/a llega a la edad adulta, debido a que una CIA pequeña podría no tener ningún efecto importante en la salud de su niño/a. Una vez adulto, si la CIA es lo suficientemente grande como para causar el agrandamiento de las cámaras derechas del corazón, se podría recomendar la reparación quirúrgica para proteger al corazón del deterioramiento físico.

Recuperación

Recuperación

Prácticamente en todos los casos, la reparación quirúrgica no causa ninguna complicación. 

Luego de la cirugía, su niño/a podría tener que permanecer en el hospital por 2 a 5 días para un monitoreo y seguimiento de rutina. Probablemente, su niño/a también tendrá que pasar 1 día en terapia intensiva (ICU, por sus siglas en inglés).

Si se cierra una CIA quirúrgicamente durante la infancia, el corazón regresa lentamente a su tamaño normal, generalmente en 4 a 6 meses. Su niño/a no debería presentar ningún problema físico, y no debería tener ninguna restricción o limitación en las actividades físicas. 

Al igual que con cualquier cirugía del corazón, su niño/a tendrá que ver a un pediatra especialista del corazón para controles de rutina, pero es muy raro que se necesiten mas cirugías. Si su niño/a fue sometido/a a un cierre con aparato con catéter, su doctor probablemente recomendará seguimientos más cercanos para monitorear cualquier complicación con el aparato. 

Muchos pacientes tienen ritmos cardíacos normales luego de la operación, pero existe la posibilidad de que su niño/a vaya a seguir presentando signos de arritmia, lo que podría requerir de seguimientos y tratamiento. 

Una vez que su niño/a alcance la adultez, él o ella necesitará evaluaciones periódicas, dependiendo de sus circunstancias personales. Se podría ordenar una eco cada 5 años, más o menos, para detectar posibles complicaciones de la reparación. 


Revisado por: Lauren Kane, MD y Ram Kumar Subramanyan, MD, PhD
Abril, 2015