Cáncer de esófago

Resumen general

El esófago es el tubo hueco, muscular que transporta la comida y los líquidos desde su boca hasta su estómago. La pared del esófago está compuesta de varias capas de tejido que incluyen músculo, tejido conectivo que sostiene el marco del cuerpo, y un recubrimiento interno llamado mucosa.

El cáncer es un crecimiento anormal de las células (los ladrillos que construyen los tejidos y órganos en su cuerpo). Generalmente las células viejas o dañadas se mueren y son reemplazadas por células nuevas. Pero algunas veces, el proceso no funciona y una única célula comienza a crecer descontroladamente hasta que se vuelve una masa de tejido llamada tumor. Algunas veces, los tumores no son cancerosos (benignos) y no representan una amenaza para la vida; otras veces, los tumores son cancerosos (malignos) y pueden invadir los tejidos aledaños o desparramarse hacia otras áreas del cuerpo.

La Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) estima que se diagnosticarán 17.000 nuevos casos de cáncer de esófago, y aproximadamente 16.000 pacientes morirán de cáncer de esófago en el 2015 en los Estados Unidos. La incidencia del cáncer de esófago es más alta en otras partes del mundo tales como Asia y África. Cuatro de cada cinco casos de cáncer de esófago en los Estados Unidos se presenta en hombres. 

Tipos de cáncer de esófago

Tipos de cáncer de esófago

Hay dos tipos principales de cáncer de esófago:

  1. Adenocarcinoma - el cáncer de esófago más común en los Estados Unidos y principalmente afecta a hombres blancos de edad avanzada. La incidencia del adenocarcinoma ha aumentado marcadamente durante las dos últimas décadas por razones que se desconocen. El adenocarcinoma comienza en la células glandulares (células que producen y secretan fluidos tales como el mucus), generalmente en la parte inferior del esófago cerca del estómago.
  2. Carcinoma de células escamosas - el tipo más común de cáncer de esófago a nivel mundial. Este tipo de cáncer de esófago comienza en las células escamosas (células finas y chatas que cubren el esófago) y se lo encuentra generalmente en la parte superior y media del esófago.

Causas y Síntomas del cáncer de esófago

Causas y Síntomas del cáncer de esófago

El fumar, el consumo excesivo de alcohol, y las enfermedades como la acalasia pueden causar el carcinoma de células escamosas, mientras que la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) puede conducir al esófago de Barrett y aumentar el riesgo de desarrollar adenocarcinoma de esófago.

El cáncer de esófago en sus etapas tempranas generalmente no causa signos o síntomas. A medida que la enfermedad avanza, los síntomas pueden incluir dificultad para tragar (disfagia), pérdida de peso sin intención, dolor o presión detrás del esternón, ronquera, y tos.

Si usted considera que tiene cualquiera de estos signos o síntomas descritos anteriormente, y ha sido diagnosticado/a con ERGE o esófago de Barrett, hable con su médico de cabecera acerca de su riesgo de padecer cáncer de esófago. Puede imprimir estas preguntas de ejemplo para usarlas como una guía para la conversación con su doctor. 

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Las pruebas que se utilizan más frecuentemente para examinar el esófago y encontrar signos del cáncer son la deglución de barrio (series del GI superior) y la esofagoscopia que podría incluir una biopsia.  

Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes.  

Deglución de bario normalDeglución de bario normal

Etapas del cáncer de esófago 
Una vez que ha sido diagnosticado/a con cáncer, se realizarán estudios por imágenes tales como la tomografía computarizada (TC) abdominal y de pecho, una tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés), y un ultrasonido endoscópico para determinar la extensión o etapa del tumor. La etapa de su cáncer de esófago lo ayudará a entender cuán avanzada está la enfermedad, si el cáncer se ha desparramado a otras partes del cuerpo, y qué tratamientos se deben considerar.

Un tumor en una etapa más alta significa que el cáncer está más avanzado y que se tiene un peor pronóstico.

La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer de esófago. 

 

Cirugía

Si usted y su cirujano/a cardiotorácico/a deciden proceder con la cirugía, es probable que le hagan una esofagectomía que es una operación para extirpar el cáncer junto con casi todo el esófago. Luego de que se extirpa la parte cancerosa de su esófago, su cirujano conectará la parte que queda del esófago con su estómago. Si no se puede utilizar el estómago debido a que está afectado por el cáncer, o por una cirugía previa del estómago, se podría utilizar el intestino delgado o grueso para reemplazar el esófago.

  • Conexión durante una esofagectomía transtorácica
  • Equipo quirúrgico realiza una esofagectomía transtorácica
Recuperación

Recuperación

Al igual que con cualquier cirugía u operación, existen riesgos asociados. Las posibles complicaciones dependen de la extensión de la cirugía y de su salud en general. Complicaciones graves podrían incluir sangrado, infecciones, neumonía, ronquera, o una fuga o cicatriz en la conexión entre el esófago y el estómago.

Tenga en cuenta que regresará del hospital a su hogar a los 5-7 días luego de la cirugía. Mientras esté en el hospital, es importante que practique respirar profundamente, toser, y caminar para mantener sus pulmones en funcionamiento y prevenir la formación de coágulos sanguíneos. 

El mantenerse en buena salud y activo/a reducirá las posibilidades de complicaciones y hará más fácil la recuperación después de la cirugía. También es esencial mantener una buena nutrición antes de la cirugía. Muchos pacientes con cáncer de esófago tienen dificultades para comer porque les cuesta tragar. Algunos pacientes podrían necesitar temporalmente un tubo de alimentación a través de la nariz (tubo de Dobhoff) o del intestino delgado (tubo de yeyunostomía).

Si usted necesita quimioterapia y radiación postoperatoria, se realizarán estudios de re-estadificación que incluirán una CT de pecho y abdominal para confirmar que el cáncer no se haya desparramado a alguna parte del cuerpo. También tendrá que ver a su cirujano/a cardiotorácico/a nuevamente antes de la cirugía para asegurar que se haya recuperado adecuadamente de su quimio-radiación antes de proceder con la cirugía.

Revisado por: Robbin G. Cohen, MD
Agosto, 2016 

Previamente revisado por: Jules Lin, MD and Rishindra Reddy, MD