Persistencia del conducto arterioso

Resumen general

¿En qué consiste la persistencia del conducto arterioso?

La persistencia del conducto arterioso (PDA) es un defecto congénito del corazón que ocurre justo después del nacimiento en algunos bebés.

Antes del nacimiento, el bebé recibe oxígeno a través de los pulmones y la placenta de la madre. Como resultado, la sangre del bebé no necesita circular entre el corazón y los pulmones para ser oxigenada. El conducto arterioso es un vaso sanguíneo abierto o “tubo” que le permite a la sangre evitar entrar en los pulmones y, en vez, fluir directamente hacia el cuerpo.

Inmediatamente luego de que nace su bebé y respira por primera vez, los pulmones se expanden y la sangre comienza a fluir a través de los mismos, incorporando oxígeno. A partir de este punto, el conducto arterioso ya no es necesario. Bajo circunstancias normales, el conducto arterioso se cierra dentro de los primeros días luego del nacimiento, y la sangre deja de fluir a través del mismo. Sin embargo, en algunos bebés, el conducto arterioso permanece abierto, o “permeable”. 

¿Cómo afecta la PDA al corazón?

Normalmente, la arteria en el lado izquierdo del corazón (aorta) bombea sangre hacia el cuerpo solamente y la arteria en el lado derecho (arteria pulmonar) bombea sangre hacia los pulmones solamente. En los niños con PDA, la sangre se mezcla. Si la PDA es grande, la mezcla de sangres hace que el corazón y los pulmones trabajen más, y los pulmones se pueden congestionar.

La PDA es un defecto congénito del corazón bastante común en los Estados Unidos. A pesar de que la condición puede afectar a los bebés que nacen en término, es más común en los bebés prematuros. En promedio, la PDA ocurre en aproximadamente ocho de cada 1,000 bebés prematuros, comparado con dos de cada 1,000 bebés nacidos en término, de acuerdo al Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. 

Causas y Síntomas

Causas y Síntomas

Causas 

A pesar de que en la mayoría de los niños la causa de la PDA no se conoce, la asociación más común es el nacimiento antes de término. La PDA también puede ocurrir en combinación con otros defectos del corazón.

La PDA es más común en:

  • Bebés que tienen condiciones genéticas tales como el síndrome de Down.
  • Bebés cuyas madres han tenido sarampión alemán (rubéola) durante el embarazo.
  • Niñas (la PDA es dos veces más común en las niñas que en los niños).

 

Síntomas

Los síntomas asociados con la PDA varían, dependiendo del tamaño del defecto, de cuánta sangre transporte, y de si el bebé llegó a término o es prematuro.

Una PDA pequeña podría no presentar síntomas. Sin embargo, la PDA aún puede causar un característico soplo cardíaco que se puede escuchar durante un examen físico. Un soplo cardíaco es un sonido extra o inusual que se escucha durante el latido del corazón. Los soplos cardíacos también tienen otras causas además de la PDA.

Una PDA grande puede causar signos de insuficiencia cardíaca congestiva inmediatamente luego del nacimiento. El flujo extra de sangre desde la aorta hacia los pulmones puede saturar los pulmones y crear una carga adicional para el corazón. Esto podría no ser tolerado muy bien, especialmente en los bebés prematuros. Estos bebés podrían respirar más rápido y fuerte de lo normal, y necesitar de la ayuda de un respirador artificial. Otros síntomas comunes incluyen:

  • Falta de aliento
  • Pulso rápido
  • Alimentación inadecuada y falta de aumento en el peso
  • Transpiración con el esfuerzo, como por ejemplo durante la alimentación
  • Infecciones respiratorias más frecuentes

Es importante notar que, incluso cuando no se presentan síntomas, el flujo turbulento de sangre hacia la PDA pone al bebé en un alto riesgo de una infección seria, conocida como endocarditis. La endocarditis es una infección del recubrimiento interno de las cámara del corazón y de las válvulas del corazón.

Diagnóstico

Diagnóstico

En los bebés nacidos en término, generalmente se sospecha de la presencia de la PDA cuando el médico escucha un soplo cardíaco durante una consulta de control general. Los bebés prematuros que no presentan PDA podrían no tener los mismos síntomas que los bebés que nacen en término, tales como los soplos cardíacos. En cambio, la PDA en los bebés prematuros podría causar problemas respiratorios y otros síntomas de insuficiencia cardíaca.  

Si el médico sospecha que su niño tiene PDA, podría referirlo a un cardiólogo pediátrico (un médico que se especializa en el diagnóstico y tratamiento de problemas del corazón en los niños). Los exámenes médicos pueden ayudar a confirmar un diagnóstico.

Radiografías del tórax

La radiografía del tórax podría ser necesaria para ver la condición en la que se encuentran el corazón y los pulmones de un bebé.

Ecocardiografía (Eco)

La ecocardiografía (eco) es un examen indoloro que utiliza ondas sonoras para crear una imagen en movimiento del corazón de su bebé. En los bebés que tienen PDA, la eco muestra cuán grande es la PDA, el flujo de sangre a través de la PDA, y si las cámaras del corazón se han agrandado debido al flujo de sangre extra. La eco es el método más común para diagnosticar la PDA. Además, cuando se utilizan tratamientos médicos para cerrar la PDA, se usa la eco para ver cuán bien están funcionando los tratamientos.

Para más información sobre éstas pruebas visite nuestra página sobre las pruebas comunes de diagnóstico.

Opciones de tratamiento

Opciones de tratamiento

Se puede tratar la PDA con medicamentos, procedimientos a base de catéter, y cirugía. El objetivo del tratamiento es cerrar la PDA. El cerrado ayudará a prevenir complicaciones y revertir los efectos del aumento en el volumen sanguíneo que va hacia los pulmones. El riesgo de complicaciones con cualquiera de estos tratamientos es bajo, determinado mayormente por la severidad de la enfermedad de su niño antes del tratamiento.

Las PDAs pequeñas generalmente se cierran sin tratamiento durante los primeros meses de vida. En el caso de los bebés nacidos en término, se necesitan tratamientos si la PDA es grande o está causando problemas de salud. En el caso de los bebés prematuros, se necesitan tratamientos si la PDA está causando problemas para respirar o problemas de corazón.

Hable con el médico de su niño sobre las opciones de tratamiento y sobre cómo su familia prefiere manejar las decisiones del tratamiento.

Copyright: sph1410 / 123RF Stock Photo

Medicamentos

El médico podría prescribir medicamentos para ayudar a cerrar la PDA de su niño.

En los bebés prematuros, generalmente se utiliza la indometacina para ayudar a cerrar la PDA. Cuando se la administra en forma intravenosa, este medicamento hace que la PDA se contraiga o angoste, cerrando la abertura. La indometacina puede tener efectos secundarios, tales como daño a los riñones, desgarros o sangrado intestinal, de manera que no puede ser administrada a todos los bebés. Debido a los posibles efectos secundarios, se deben evaluar los valores de laboratorio del bebé antes de administrar los medicamentos. Si los valores de laboratorio no son normales o si el medicamento no funciona, se podría realizar una cirugía. Este tipo de tratamiento es generalmente efectivo solamente en los recién nacidos.

A veces, a los niños que tienen PDA se les administra medicamentos para mantener el conducto arterioso abierto. Por ejemplo, esto se podría hacer cuando un niño nace con otro defecto del corazón que disminuye el flujo sanguíneo hacia los pulmones o hacia el resto del cuerpo. El mantener la PDA abierta ayuda a mantener el flujo sanguíneo y los niveles de oxígeno hasta que los médicos puedan realizar una cirugía para corregir el otro defecto del corazón.

Procedimientos a base de catéter

En un bebé o niño con una PDA pequeña, su médico podría recomendar un procedimiento a base de catéter o «cierre con aparato transcatéter».

Durante el procedimiento, se le administran a su niño medicinas para ayudarlo a dormir durante el procedimiento. También es posible que se le administre anestesia general (dependiendo de la edad). El doctor insertará un catéter en un vaso sanguíneo grande en la parte superior del muslo y guiará el catéter hacia el corazón del niño. Se pasa a través del catéter un pequeño solenoide de metal u otro aparato bloqueante y se lo coloca en la PDA. Este aparato actúa como un tapón y bloquea el flujo de sangre a través del vaso.

Los procedimientos a base catéter no requieren de incisiones grandes, permitiendo la recuperación rápida de su niño. Estos procedimiento generalmente se hacen en forma ambulatoria. Lo más probable es que se pueda llevar a su niño de vuelta a casa el mismo día en el que se realiza el procedimiento.

Las complicaciones debido a los procedimientos a base catéter son raras y a corto plazo. Pueden incluir sangrado, infección, y movimiento del aparato bloqueante con respecto al lugar en el que fue instalado.

  • Cierre de bobina de PDA
  • Dispositivo de cierre de PDA

Cirugía

Se podría recomendar una cirugía cuando:

–Un bebé prematuro o nacido en término tiene problemas de salud debido a la PDA y es muy pequeño como para hacerle un procedimiento a base de catéter
–Un procedimiento a base catéter no cierra exitosamente la PDA
–La PDA es grande y no se cierra sola
–Se planea la cirugía para tratamiento de defectos congénitos del corazón relacionados

Para los procedimientos quirúrgicos, su médico podría prescribir antibióticos para prevenir infecciones bacterianas luego de dejar el hospital.

Para la cirugía, se le darán a su niño medicamentos para qué pueda dormir y no sienta ningún dolor. El cirujano hará una pequeña incisión entre las costillas de su niño del lado izquierdo. La PDA se cierra atándola con un material tipo hilo (sutura) o colocando permanentemente un pequeño broche metálico alrededor del conducto para presionar y cerrarlo. Si no hay otro defecto del corazón, esto restaura la circulación normal del niño. 

Las complicaciones debido a la cirugía son raras y generalmente a corto plazo. Pueden incluir ronquera, un diafragma paralizado (el músculo debajo de los pulmones), infección, sangrado, o acumulación de líquido alrededor de los pulmones.

  • Exposure of the double-clipped patent ductus arteriosus (the lung withdrawn anteriorly).
Recuperación

Recuperación

Después de la cirugía de corazón

Luego de la cirugía para la PDA, su niño pasará unos pocos días en el hospital. Le darán medicamentos para reducir el dolor y la ansiedad. La mayoría de los bebés que nacen en término que se someten a la cirugía electiva para PDA, vuelven a sus casas dentro de los dos días siguientes a la cirugía. Los niños prematuros generalmente deben quedarse en el hospital por más tiempo debido a otros problemas de salud.

Los médicos y enfermeras del hospital le enseñarán cómo cuidar a su niño en la casa y le explicarán:

  • Las limitaciones en las actividades de su niño mientras se recupera
  • Las consultas de seguimiento con los médicos de su niño
  • Cómo administrarle los medicamentos a su niño en la casa, si fuera necesario

Cuando su niño vuelva a la casa luego de la cirugía, es probable que se sienta bien, y debería comenzar a comer mejor y a ganar peso rápidamente.

Copyright: artush / 123RF Stock Photo

Viviendo con PDA /la vida luego de la PDA

La mayoría de los niños que tienen PDA viven una vida sana luego del tratamiento, sin ningún tipo de restricción especial en las actividades físicas. Luego de unas pocas semanas, debería estar recuperado totalmente y poder llevar a cabo actividades normales.

Los bebés que han nacido en término probablemente tendrán niveles normales de actividad, apetito, y crecimiento luego del tratamiento para la PDA, al menos que hayan otros defectos congénitos del corazón. En el caso de los bebés prematuros, el panorama luego del tratamiento para la PDA depende de otros factores, tales como cuánto tiempo antes de lo esperado nació el bebé y si presenta otras enfermedades o condiciones.

Dependiendo del tipo de cerrado de la PDA, el cardiólogo pediátrico de su niño podría examinarlo periódicamente para evaluar la presencia de problemas poco comunes. Las complicaciones a largo plazo son raras. Sin embargo, pueden incluir el angostamiento de la aorta, el cerrado completo de la PDA, y la reapertura de la PDA.

La mayoría de los bebés se recuperarán completamente, sin la necesidad de medicamentos adicionales, cirugía o cateterismo.

 

Revisado por: Ram Kumar Subramanyan, MD, PhD, y Lauren Kane, MD
Abril, 2018