Tumores mediastinales

Resumen general

El mediastino es la cavidad del pecho ubicada entre los pulmones que contiene el corazón, el esófago, la tráquea, y otras estructuras.

Las células son los ladrillos que construyen los tejidos y órganos en su cuerpo. Generalmente las células viejas o dañadas se mueren y son reemplazadas por células nuevas. Pero algunas veces, el proceso no funciona y una única célula comienza a crecer descontroladamente hasta que se vuelve una masa de tejido llamada tumor.

Algunas veces, los tumores no son cancerosos (benignos) y no representan una amenaza para la vida; otras veces, los tumores son cancerosos (malignos) y pueden invadir los tejidos aledaños o desparramarse hacia otras áreas del cuerpo. Los tumores pueden originarse en diferentes tipos de células, incluyendo las células del hueso, músculos, nervios, etc.

 

Tipos de tumores mediastinales

Tipos de tumores mediastinales

La ubicación y el tipo de tumor mediastinal varía de acuerdo a la edad del paciente.

En los niños/as, los tumores generalmente no son cancerosos (benigno), generalmente comienzan en los nervios (neurogénicos), y por lo general están en la parte de atrás del mediastino. En adultos, los tumores generalmente son cancerosos (malignos) y generalmente están en el frente del mediastino.

Cuando un tumor mediastinal es canceroso, generalmente está asociado a un linfoma (cáncer de los ganglios linfáticos o células linfáticas), o un timoma (un tumor de una glándula normal mediastinal).

Causas y Síntomas de los tumores mediastinales

Causas y Síntomas de los tumores mediastinales

Los tumores mediastinales son raros. Generalmente se diagnostican en pacientes de entre 30 a 50 años de edad, pero se pueden desarrollar a cualquier edad.

Las causas de los tumores mediastinales difieren en base al tipo de tumor y a su ubicación en el mediastino.

Casi la mitad de los tumores mediastinales no causan síntomas y se descubren durante una radiografía hecha por otras razones.

Los síntomas que generalmente se presentan están relacionados con la presión que el tumor podría ejercer sobre otras partes del cuerpo. Los síntomas pueden incluir dolor de pecho, tos, fiebre, ronquera, falta de aliento, pérdida inexplicable de peso, escalofríos, y transpiración nocturna.

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Las pruebas que más comúnmente se utilizan para evaluar los tumores mediastinales son la radiografía de pecho, la tomografía computarizada (TC), o la resonancia magnética (RMN).

Exploración por TC mostrando una masa grande mediastinalExploración por TC mostrando una masa grande mediastinal

Las pruebas de sangre podrían ser de ayuda para determinar el tipo de tumor. El muestreo de tejidos podría requerir del uso de biopsias por punción, procedimientos de mediastinoscopia con biopsia, o resección completa (extirpación) de la lesión con un abordaje mínimamente invasivo o esternotomía. 

Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes. 

Sin tratar, los tumores mediastinales podrían crecer y causar compresión de la médula espinal o desparramarse hacia estructuras vecinas, tales como el corazón.

Tumores neurogénicos

Los tumores neurogénicos generalmente se tratan con cirugía.

  • Exploración por PET de un tumor neurogénico

Linfomas

Los linfomas generalmente se tratan con quimioterapia y se podría continuar con radiación.

  • Exploración por TC de un linfoma mediastinal
  • Examen microscópico de un linfoma maligno

Tumores de células germinales

Los tumores de células germinales generalmente se tratan con quimioterapia.

  • Tumor de células germinales con malignidad de tipo somático
  • Exploración por TC de un tumor germinal no seminomatoso

Timomas o cánceres del timo

Los timomas o cánceres del timo generalmente se tratan con cirugía (cirugía mínimamente invasiva, esternotomía, o toracotomía) y podría incluir radiación o quimioterapia.

  • Exploración por TC de un cáncer de timo
Recuperación

Recuperación

Los procedimientos mínimamente invasivos, tales como la torascopia, podrían resultar en menos dolor luego de la operación, una estadía más corta en el hospital, y menor riesgo de infección.

Hable con su médico sobre las mejores opciones de tratamiento para usted. Puede imprimir estas preguntas de ejemplo para usarlas como una guía para la conversación con su doctor.

Revisado por: Robbin G. Cohen, MD
Agosto, 2016

Previamente revisado por: Rishindra Reddy, MD