Eligiendo un cirujano cardiotorácico

Resumen general

Por Robbin G. Cohen, MD, MMM

Artículo

Aunque no lo haya notado a primera vista, es probable que su cirujano cardiotorácico ya haya sido elegido para usted. Esto se debe a que probablemente su cardiólogo, su especialista de los pulmones, su médico de cabecera, o su compañía de seguros ya lo hayan derivado a un cirujano. Existen algunas ventajas de esta costumbre, ya que es probable que sus médicos tengan buenos resultados y mantengan una buena relación laboral con el cirujano que han elegido para usted. Es más, consultar a un cirujano dentro de la red de su seguro médico podría reducir al mínimo los dolores de cabeza administrativos y los retrasos que a veces vienen asociados con la aprobación por parte del seguro médico de las consultas y de su procedimiento quirúrgico. Dicho esto, es importante que usted se sienta cómodo y tenga confianza en la capacidad de su cirujano para obtener los mejores resultados posibles, y de que él/ella es la mejor opción para usted. Recuerde, usted y su familia tienen la última palabra cuando se trata de elegir a un cirujano. 

La relación paciente/cirujano requiere de un compromiso mutuo. Por lo general, le digo a los pacientes que esperen e incluso que anticipen un buen resultado quirúrgico. Sin embargo, si se presenta una complicación quirúrgica, es importante que usted y su familia hayan sido informados de que esto podría ocurrir, y que usted aún tenga la certeza de que ha elegido la opción quirúrgica correcta con el cirujano correcto. Antes de su operación, usted debería tener un entendimiento razonable de su problema quirúrgico, sus opciones terapéuticas, la operación que su cirujano recomienda, lo que se espera de la estadía en el hospital y el período de recuperación, y el riesgo de las complicaciones comunes. No dude en hacer preguntas y buscar explicaciones en un idioma que usted pueda entender. También es adecuado preguntar sobre la experiencia de su cirujano con respecto a la operación que se ha recomendado para usted. Esto es particularmente cierto si es un tipo de operación relativamente nueva (como un procedimiento mínimamente invasivo) o si involucra una tecnología nueva (como un robot quirúrgico). 

Copyright: rocketclips/123RF Stock Photo

Existen muchas formas de obtener más información sobre su cirujano y sus credenciales.  La reputación a nivel local de su cirujano es muy importante, y no se puede subestimar el poder de “los comentarios que se pasan de boca en boca”. Es común que los pacientes me digan que he operado a otro miembro de la familia o a un amigo, o que le pregunten a uno de los enfermeros del hospital acerca de mí. Muchos cirujanos y grupos quirúrgicos tienen páginas web que contienen información sobre sus entrenamientos y áreas de especialización. Esto es particularmente cierto si su cirujano está afiliado a una escuela de medicina. 

Las búsquedas en Internet con respecto a los posibles cirujanos a veces pueden ser engañosas, dependiendo de las fuentes. La información contenida en las páginas web que “califican” a los médicos pueden ser incorrectas en lo que respecta al entrenamiento de su cirujano, la especialización, o incluso su dirección y número de teléfono. Además, sea cauteloso con los comentarios en línea que son extremadamente críticos o incluso extremadamente favorables. Estos comentarios provienen frecuentemente de una pequeña minoría de pacientes que han consultado a ese cirujano y podrían no ser una representación correcta de la práctica del cirujano.

La Sociedad de Cirujanos Torácicos (STS) tiene un sistema de clasificación quirúrgico que incluye clasificaciones con estrellas para participantes que realizan cierto número de procedimientos quirúrgicos, incluyendo el injerto baipás de arterias coronarias (CABG aislado), el reemplazo de la válvula aórtica en sí misma (AVR aislado), y una combinación de CABG y AVR. La clasificación es el resultado de cálculos muy sofisticados utilizando la Base de Datos de la STS, una de las bases de datos quirúrgicas más completas y respetadas del mundo. La STS utiliza lo que se conoce como el intervalo de confianza del 95% para asignar estrellas a las clasificaciones. Es muy diferente a la clasificación por estrellas utilizadas por las páginas web populares, tales como Yelp o TripAdvisor, que promedian la clasificación por estrellas dada por los clientes para poder asignar a los restaurantes y otros negocios una clasificación por estrellas general. En el sistema de clasificación STS, dos estrellas significa que un participante ha obtenido los resultados ESPERADOS con un 95% de certeza. Una estrella está por debajo de lo esperado y tres estrellas demuestra resultados por arriba de lo esperado para una determinada categoría. En otras palabras, si su cirujano o su hospital tienen dos estrellas en el sistema de clasificación STS, existe una alta probabilidad de que estén haciendo un trabajo excelente. También debe tenerse en cuenta que la clasificación STS puede cambiar de año a año.  

Quizás el componente más importante en la elección de un cirujano cardiotorácico sea la forma en que usted se siente cuando deja el consultorio del cirujano luego de hacer una consulta por primera vez. Ojalá haya sentido que él/ella tuvo tiempo para usted, lo escuchó cuidadosamente, respondió todas sus preguntas, es un/a experto/a en su área, y mostró interés y preocupación con respecto a sus cuidados quirúrgicos. A pesar de que ciertamente no es obligatorio, una segunda opinión podría ayudar a hacer que usted se sienta más cómodo con respecto a su elección de cirugía. Si bien no todos los cirujanos son para todos los pacientes, el tipo y la cantidad correcta de preguntas generalmente resulta en una combinación paciente/cirujano excelente. 

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de La Sociedad de Cirujanos Torácicos.