La insuficiencia cardíaca

Resumen general

La insuficiencia cardíaca, a veces conocida como insuficiencia cardíaca congestiva, ocurre cuando el músculo del corazón no funciona adecuadamente. La insuficiencia cardíaca puede variar desde apenas moderada hasta muy grave.

Insuficiencia no quiere decir que el corazón ha dejado de funcionar completamente, sino que el músculo del corazón se ha ido debilitando con el paso del tiempo, y no puede bombear sangre con la fuerza con la que solía hacerlo.

Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones, y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés), la insuficiencia cardíaca es muy común, afectando alrededor de 5.1 millones de personas en los Estados Unidos.

Causas de la insuficiencia cardíaca

Causas de la insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca por lo general se desarrolla lentamente a lo largo del tiempo, a medida que ciertas condiciones tales como el estrechamiento de las arterias del corazón (enfermedad de las arterias coronarias), la presión sanguínea alta (hipertensión), o la diabetes debilitan gradualmente su corazón haciendo que funcione con menor eficiencia.

Una forma de reducir su riesgo de insuficiencia cardíaca es controlar estos problemas de salud.

Los cambios en el estilo de vida, tales como hacer ejercicio, reducir la cantidad de sal en su dieta, controlar el estrés, bajar de peso, y no fumar, también pueden reducir su riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca y mejorar su calidad de vida.

La insuficiencia cardíaca también se puede desarrollar luego de un ataque al corazón, o cuando una de las válvulas de su corazón se vuelve defectuosa o se enferma a medida que usted envejece.

Síntomas de la insuficiencia cardíaca

Síntomas de la insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca puede comenzar en forma muy repentina (aguda), como con un ataque cardíaco, o se puede desarrollar lentamente con el paso del tiempo (crónica).

Síntomas comunes de la insuficiencia cardíaca incluyen la falta de aliento (disnea), especialmente cuando se está acostado, fatiga y debilidad, hinchazón en las piernas y en los tobillos, o un ritmo cardíaco rápido o irregular.

Otros síntomas incluyen:

  • Tos persistente
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas
  • Confusión o dificultad para pensar
  • Dificultad para mantener un cierto nivel de actividad física
  • Ritmo cardíaco acelerado (palpitaciones)

También podría sentir dolor en el pecho si la causa de su insuficiencia cardíaca es un ataque al corazón.

 

 

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Como primer paso, su médico realizará un examen físico y evaluará su salud en general y cualquier síntoma que usted tenga. Además del examen físico, su médico ordenará una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico de insuficiencia cardíaca. A menudo, se usan pruebas de sangre para evaluar sus riñones, su hígado, y el funcionamiento de sus tiroides, y para buscar indicadores de otras enfermedades que afectan al corazón.

Su médico también podría recomendar una o más de las siguientes pruebas: electrocardiograma (ECG o EKG, por sus siglas en inglés), radiografía de pecho, ecocardiograma (eco), prueba de estrés, análisis de sangre, o angiografía coronaria. Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes de diagnóstico.

Actualmente, no existe cura para la insuficiencia cardíaca. Sin embargo, ciertos medicamentos, tratamientos, y cambios en el estilo de vida pueden ayudarlo a vivir una vida más larga y activa.

Si su insuficiencia cardíaca no se puede controlar con medicamentos, dieta y cambios en el estilo de vida, probablemente necesitará de una cirugía para tratar ciertos problemas. En algunos casos muy graves, se pueden utilizar bombas artificiales para ayudar al funcionamiento del corazón. Si no se puede reparar su corazón, probablemente tendrá que ser reemplazado mediante un trasplante de corazón.

Si la causa de su insuficiencia cardíaca es una válvula que está enferma, un cirujano cardiotorácico puede reparar o bien reemplazar la válvula afectada a través de una cirugía tradicional o utilizando una técnica mínimamente invasiva. No todos los pacientes pueden someterse a una cirugía mínimamente invasiva, por lo que asegúrese de hablar con su médico o con un cirujano cardiotorácico acerca de sus opciones.

Si su insuficiencia cardíaca ha alcanzado una etapa avanzada y no hay otras opciones de tratamiento disponibles, podría ser necesario tener que hacerle un trasplante de corazón.

Coronary Artery Bypass Grafting Surgery

A common surgery used to treat heart failure is coronary artery bypass grafting surgery (CABG; often pronounced “cabbage”). It is the most commonly performed “open heart” operation in the United States.

A cardiothoracic surgeon will make an incision down the front of your chest, through your breastbone or sternum, and will then take a healthy blood vessel, usually from your leg, arm, or chest, and connect it to the other arteries in your heart. This enables blood flow to “bypass,” or go around, the diseased or blocked portion of your coronary artery, creating a new path for blood flow to your heart muscle.

Valve Repair or Replacement

During valve surgery, the cardiothoracic surgeon makes a 6- to 8-inch long incision down the center of your sternum (breastbone) to open the chest, providing direct access to your heart. The damaged valve or valves may be repaired or replaced depending on the severity of valve damage. Correcting valve disease allows more normal blood flow through the heart chambers.

Medical Device

A surgeon also may be able to implant a medical device to help control your heart failure, such as an implantable cardioverter-defibrillator (ICD).

An ICD is similar to a pacemaker and is implanted under the skin in your chest. The device has wires that connect into your heart through your veins, which enables it to monitor your heart rhythm. An ICD also can function as a pacemaker and speed up your heart if necessary.   

Recuperación

Recuperación

Si usted tiene implantado un aparato, necesitará un seguimiento y control de un especialista del corazón. Asegúrese de hablar con su médico antes de la cirugía para desarrollar un plan de recuperación inicial, de manera que usted sepa qué sucederá durante los primeros días y semanas luego de la cirugía.

Su médico también podría recomendar que usted:

  • Reduzca el consumo de alcohol
  • Deje de fumar
  • Se mantenga activo y aumente su nivel de actividad (asegúrese de hablar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercitación o acondicionamiento físico)
  • Baje de peso si usted tiene sobrepeso
  • Reduzca los niveles de colesterol malo
  • Descanse más

Es importante que usted siga su plan de tratamiento y tome todos los medicamentos de acuerdo a la prescripción de su médico. Asegúrese de entender los consejos de su médico y de hablar con su farmacéutico acerca de todos los medicamentos que esté tomando. Puede imprimir estas preguntas de ejemplo para usarlas como una guía para la conversación con su doctor.

También es importante obtener tratamiento médico para otras condiciones de la salud tales como la diabetes o la presión arterial alta. Pregúntele a su médico con cuánta frecuencia debería hacerse controles del nivel de azúcar en sangre y de la presión sanguínea, y si usted puede medir dichos niveles por su cuenta en su hogar. 

El seguimiento de una dieta saludable para el corazón también ayudará a controlar su insuficiencia cardíaca. Pídale a su médico que lo ayude a desarrollar un plan o que le recomiende un nutricionista que lo pueda ayudar a crear una dieta baja en sodio y en grasas.


Revisado por: Emily A. Farkas, MD 
Julio 2015