Enfermedad de la válvula aórtica

Resumen general

El corazón humano tiene cuatro válvulas: dos en el lado izquierdo y dos en el lado derecho. La válvula aórtica (la válvula principal de flujo hacia el exterior del lado izquierdo del corazón) es la válvula que se encuentra entre el corazón y el cuerpo. Se abre cuando el ventrículo izquierdo se contrae para bombear sangre hacia afuera, y luego se cierra entre los latidos del corazón para evitar que la sangre vuelva hacia atrás y hacia adentro del corazón.

Normalmente, la válvula aórtica tiene tres valvas (colgajos) que regulan el flujo sanguíneo abriéndose y cerrándose, permitiendo que la sangre fluya a través de su cuerpo.

La enfermedad de la válvula aórtica ocurre cuando la válvula aórtica no funciona adecuadamente; ya sea porque no puede cerrarse adecuadamente (regurgitación o insuficiencia aórtica) o porque se cierra demasiado (estenosis aórtica).

Tipos de enfermedad de la válvula aórtica

Tipos de enfermedad de la válvula aórtica

En una válvula aórtica saludable, las valvas de la válvula se abren ampliamente para dejar que pase la sangre y se cierran herméticamente para evitar que fluya en la dirección contraria. Las valvas de la válvula son delgadas y flexibles.  

 

Hay dos tipos principales de enfermedad de la válvula aórtica: 

  1. Regurgitación aórtica (también conocida como insuficiencia aórtica): la válvula no se cierra completamente, dejando que la sangre se fugue de vuelta hacia el interior del corazón
  2. Estenosis aórtica: la válvula está muy cerrada y no se abre lo suficientemente como para permitir que la sangre deje el corazón y que circule por el cuerpo 

 

 

Causas y Síntomas

Causas y Síntomas

La válvula aórtica puede ser anormal desde el nacimiento (congénita), o se puede enfermar con la edad (adquirida).

La anormalidad congénita de la válvula aórtica, llamada válvula aórtica bicúspide, ocurre cuando la válvula tiene solamente dos valvas (bicúspide) en vez de tres (tricúspide). Esto evita que la válvula se abra o cierre completamente. Si bien la anormalidad ha estado allí desde el nacimiento, los síntomas podrían no ser evidentes hasta la adultez. Su médico podría escuchar murmullos característicos (sonidos anormales que se deben escuchar con un estetoscopio) cuando está escuchando a su corazón.

Copyright: alila/123RF Stock Photo

La enfermedad de la válvula aórtica ocurre porque su válvula simplemente se gasta con el tiempo, y generalmente sucede a medida que usted envejece. Se acumula calcio en la válvula, y puede hacer que las valvas se endurezcan y angosten, limitando la movilidad de las mismas.

Si la aorta (el vaso sanguíneo principal que sale del corazón) está enferma, esto puede hacer que la válvula aórtica tenga problemas. 

Una válvula aórtica defectuosa o que falla puede causar síntomas tales como falta de aliento, dolor de pecho, y mareos o pérdida de la conciencia (desmayos). Estos síntomas se deben a que el corazón tiene que trabajar más duro debido a que la válvula pierde o está angostada.

Al comienzo, estos síntomas podrían ser notorios solamente cuando se está haciendo ejercicio, pero a medida que la enfermedad progresa, usted podría experimentar falta de aliento durante actividades mínimas o sin actividad.

Algunos pacientes no podrán dormir en posición horizontal en la cama, o podrían despertarse con falta de aliento. Otro posible síntoma son los pies hinchados, particularmente al final de la tarde o al comienzo de la noche.

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

La estenosis aórtica solamente puede ser tratada con un reemplazo de la válvula aórtica. A veces, las válvulas aórticas que tienen fugas pueden ser reparadas. Su equipo del corazón (usted, su equipo médico y su cirujano) determinarán la mejor opción de tratamiento en base a sus síntomas y a los resultados de su pruebas. Puede imprimir estas preguntas de ejemplo para usarlas como una guía para la conversación con su doctor.

También puede acceder a la Calculadora de riesgos STS, que puede ayudar a calcular su riesgo de muerte u otras complicaciones derivadas de la cirugía a corazón abierto. Los resultados pueden ayudarlo a usted y a su médico a determinar el mejor curso de tratamiento.

 

OPCIONES DE TRATAMIENTOS QUIRÚRGICOS PARA LA ENFERMEDAD DE LA VÁLVULA AÓRTICA

Reemplazo de la válvula aórtica

El reemplazo quirúrgico de la válvula aórtica (SAVR, por sus siglas en inglés), realizado por un cirujano cardiotorácico, consiste en hacer un incisión en el pecho para poder llegar al corazón y a la válvula aórtica. Se detiene el corazón, tiempo durante el cual la presión sanguínea y los niveles de oxígeno son mantenidos con una máquina corazón-pulmón (baipás cardiopulmonar). Se abre la aorta y se quita la válvula enferma. A continuación, se la reemplaza con una válvula artificial (prótesis). 

Existen dos opciones de válvulas para el reemplazo de la válvula aórtica (RVA, o AVR por sus siglas en inglés): las válvulas mecánicas (metal) o las válvulas biológicas (tejido). 

La ventaja principal de las válvulas mecánicas es la durabilidad (suelen durar toda la vida). Sin embargo, en las válvulas mecánicas se pueden formar coágulos sanguíneos que pueden llevar a un accidente cerebrovascular, por lo que los pacientes deben tomar medicamentos desespesadores de la sangre (anticoagulantes) por el resto de su vidas. El tomar anticoagulantes conlleva el riesgo de sangrado y los pacientes deberán hacerse controlar los niveles de sangre en forma periódica.

Las válvulas biológicas están generalmente hechas de tejidos de origen animal. Las válvulas de tejido tienen menos probabilidades de causar coágulos sanguíneos y no requieren de anticoagulantes de por vida. Sin embargo, las válvulas de tejido son menos durables que las válvulas mecánicas y podrían necesitar ser reemplazadas durante el curso de la vida del paciente.

Su equipo médico discutirá con usted las ventajas y desventajas de ambos tipos de válvulas. Independientemente del tipo de válvula que elija, existen dos enfoques quirúrgicos diferentes que se pueden utilizar: el RVA tradicional o el mínimamente invasivo. 

Durante el RVA tradicional, el cirujano cardiotorácico hace una incisión de 6 a 8 pulgadas a lo largo y hacia abajo en el centro del esternón para abrir el pecho, proporcionando acceso directo a su corazón. En la cirugía AVR mínimamente invasiva, el cirujano cardiotorácico realiza una incisión de 2 a 4 pulgadas en la parte superior de su esternón o entre las costillas superiores en el lado derecho del pecho. La cirugía de reemplazo de la válvula en sí misma es similar a la cirugía tradicional o a la del abordaje mínimamente invasivo, pero la opción menos invasiva tiene el potencial de reducir la hospitalización y su dolor.

El RVA mínimamente invasivo no es adecuado para todos los pacientes, pero su cirujano/a cardiotorácico/a recomendará el enfoque quirúrgico que sea más seguro para usted en base a sus síntomas individuales y sus circunstancias. 

Una conversación con su doctor podría ayudarla/o a decidir cuál tratamiento es el mejor para usted.

Reemplazo percutáneo (con catéter) de la válvula aórtica

El reemplazo percutáneo de la válvula aórtica (RPVA o TAVR, por sus siglas en inglés) es una forma de cirugía mínimamente invasiva que no requiere la apertura del esternón. Se utiliza para tratar la estenosis aórtica, y también se la denomina implantación de válvula aórtica con transcatéter (IVAT o TAVI, por sus siglas en inglés). 

Los cirujanos utilizaban inicialmente la RVAT cuando la RVA tradicional implicaba muchos riesgos. Por ejemplo, se consideraba la RVAT si usted había sido diagnosticado con una enfermedad avanzada del corazón, de los pulmones, del hígado, o de los riñones. Hoy en día, se puede utilizar la RVAT para tratar la estenosis aórtica en pacientes con riesgo intermedio o alto. Es importante saber que no todos los pacientes son candidatos para este procedimiento, así que hable con su cirujano para decidir qué opción de tratamiento es más segura para usted.  

Durante la RVAT, su cirujano accede a la válvula enferma a través de un vaso sanguíneo (arteria) de su pierna (transfemoral). Se inserta un cable hacia su corazón bajo la guía mediante rayos X (fluoroscopia). Se inserta un tubo hueco (catéter) dentro de su arteria a través de un punto de acceso, y se coloca una válvula nueva adentro de su válvula enferma. Se corre de lugar a la válvula vieja, y la válvula nueva actúa como un stent para mantener la válvula vieja abierta. 

Si las arterias de sus piernas no son lo suficientemente grandes como para insertar el catéter y el dispositivo, el cirujano discutirá con usted otras opciones de acceso. También se puede acceder a la válvula aórtica a través de la arteria en el brazo (subclavia) o a través del vaso que lleva sangre al cerebro (carótida). También se podrían considerar técnicas quirúrgicas que involucran una pequeña incisión en el esternón o en la parte izquierda del pecho.

Actualmente, en los Estados Unidos, se encuentran disponibles dos tipos de válvulas para RVAT, una que debe ser expandida mediante un balón/globo, y otra hecha a partir de metal con memoria que se auto-expande. Su cirujano y su equipo del corazón determinarán qué tipo de válvula es mejor para su anatomía.

Debido a que no todos los pacientes son candidatos para la IVAT, asegúrese de hablar con su doctor sobre la mejor forma de tratamiento para usted. 

Click here to watch an animated video of TAVR on our YouTube page.

 

Reparación de la válvula aórtica

A pesar de que generalmente se reemplaza la válvula aórtica, la reparación podría ser una opción en ciertos casos, incluyendo: 

Reparación de la válvula aórtica bicúspide—Las valvas de la válvula aórtica podrían ser reformadas para permitir que la válvula pueda abrirse y cerrarse completamente. Se puede utilizar este procedimiento para tratar válvulas que pierden (regurgitación aórtica), pero no se puede utilizar para tratar la estenosis aórtica. 

Reparación de desgarros o agujeros en la válvula—Se pueden emparchar los desgarros y agujeros en las valvas de la válvula con tejido del mismo paciente. 

Recuperación

Recuperación

La mayoría de las cirugías de válvula aórtica tienen una tasa muy baja de complicaciones; no obstante, las posibles complicaciones de todas las opciones quirúrgicas incluyen sangrado, infección, un ritmo cardíaco irregular, la necesidad de un marcapasos, un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco, o la muerte. 

Inmediatamente luego de la cirugía RVA, usted probablemente tendrá un tubo en su garganta para poder ayudarlo a respirar con un respirador artificial.

Se le quitará el tubo cuando usted pueda respirar solo. Esto generalmente ocurre dentro de unas pocas horas, pero el cirujano cardiotorácico y su equipo del corazón determinarán cuando es seguro hacerlo. Debería anticipar que va a pasar varios días (pero casi seguro no más de una semana) recuperándose en el hospital, aunque el tiempo total dependerá de su salud en general, como así también del procedimiento al que se lo haya sometido. 

Una vez que haya regresado a su hogar, podrían pasar varias semanas más hasta que usted pueda volver a trabajar. Las actividades diarias, tales como manejar y levantar objetos pesados podrían estar restringidas durante algún tiempo. Generalmente, las restricciones en las actividades y para levantar pesos son de 4-6 semanas para la RVA tradicional y de 1-2 semanas para la RVAT.

Luego de la cirugía, se le podrían prescribir medicamentos anticoagulantes, pero la necesidad de este medicamento será determinada por su doctor.  

Luego de que sus heridas hayan sanado, usted podrá volver a sus actividades normales. Siempre informe a su doctor sobre su cirugía de válvula antes de cualquier procedimiento médico. En particular, podría necesitar antibióticos preventivos cuando le estén haciendo algún trabajo dental.

 

Revisado por: V. Seenu Reddy, MD, MBA, y Kendra J. Grubb, MD, MHA
Junio, 2018