Cirugía para el defecto septal ventricular

Resumen general

¿Qué es la cirugía septal (del tabique) ventricular?

El defecto septal ventricular (VSD) es un defecto común del corazón que afecta aproximadamente a 42 de cada 10.000 bebés que nacen anualmente, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. Con el VSD existe una apertura anormal en la pared que se encuentra entre las dos cámaras bombeadoras del corazón (los ventrículos)

La reparación del VSD es un tipo de operación del corazón que se hace para cerrar un VSD, al que a veces nos referimos como «agujero en el corazón». Según la Base de Datos Nacional de la Sociedad de Cirujanos Torácicos (que incluye más del 95% de todos los hospitales de cirugía para cardiopatía congénita en Estados Unidos y Canadá), aproximadamente 7.500 cirugías de VSD fueron realizadas en el 2018 (el año más reciente disponible). No todos los VSDs requieren un final quirúrgico, y su cardiólogo le aconsejará sobre cómo proceder.

Durante un desarrollo normal, las paredes (tabique) entre las cámaras del corazón se conectan, separando las cuatro cámaras antes de que nazca el bebé. Pero algunas veces esto no sucede. Cuando existe un agujero, la sangre puede pasar desde el lado izquierdo del corazón hacia el lado derecho haciendo que mucha de la sangre enriquecida en oxígeno (roja) sea bombeada de vuelta hacia los pulmones, en vez de hacia el resto del cuerpo. ¿El resultado? La sangre extra bombeada hacia las arterias del pulmón hace que el corazón y los pulmones trabajen más duro. Los pulmones se pueden congestionar y dañar permanentemente. 

En la mayoría de los casos, la operación se realiza durante los dos primeros años de vida del niño. Si el agujero es lo suficientemente grande como para hacer que el recién nacido tenga síntomas (descritos más arriba), se podría necesitar de una cirugía durante las primeras semanas o meses de vida.

¿Quién necesita de una cirugía para el VSD?

¿Quién necesita de una cirugía para el VSD?

El tratamiento de un VSD depende de la edad del niño, como así también del tamaño, la ubicación y la gravedad del agujero.

Es importante notar que los VSDs no se agrandan, pero veces se achican o cierran completamente por sí mismos sin ningún tratamiento. Debido a esto, el médico podría no recomendar inmediatamente una cirugía, sino que monitoreará a su niño cuidadosamente y tratará con medicamentos cualquier síntoma que se presente.

En general, los VSDs pequeños no causan síntomas y es más probable que se cierren por sí mismos. Muchos de los VSDs pequeños lo harán antes de que su niño tenga dos años de edad.

Los VSDs medianos y grandes, a menudo, resultan en síntomas notables tales como respiración rápida, rápido cansancio, alimentación pobre, y problemas para aumentar de peso y crecer adecuadamente. Estos signos generalmente indican que el VSD no se cerrará por si sólo. En este caso, su médico podría recomendar una cirugía de corazón para cerrar el agujero. El propósito de esta cirugía es aliviar los síntomas causados por el VSD y prevenir el daño del corazón y de los pulmones a largo plazo.

Mientras que a los niños y a los infantes se les hace este tipo de operación más frecuentemente, los adultos, a veces, también necesitan de cirugía si sus VSD no fueron diagnosticados durante la infancia.

Asegúrese de preguntarle a su doctor sobre el tratamiento más adecuado para su niño/a. Si se recomienda una cirugía, su médico lo derivará a un cirujano cardiotorácico.

¿Que sucederá antes de la cirugía para VSD?

¿Que sucederá antes de la cirugía para VSD?

Una vez que hayan derivado en su niño para una cirugía de corazón, usted tendrá la oportunidad de reunirse con el equipo de cuidados y con el cirujano cardiotorácico. Le explicarán la operación y lo que se hará para ayudar a su niño.

Si usted tiene preguntas sobre la condición de su niño o sobre la operación, asegúrese de preguntar hasta que se sienta seguro de que entiende las respuestas. Además, es esencial que comparta con el cirujano una lista de todos los medicamentos que su niño esté tomando, especialmente si él/ella está tomando desespesadores de la sangre (anticoagulantes). Esto puede llevar a un sangrado excesivo durante y luego de la cirugía y, por lo general, es necesario que deje de tomarlos antes del día estipulado para la operación. 

Se podrían prescribir medicamentos para reducir los síntomas de su bebé antes de la cirugía. Además, el médico podría requerir de pruebas preoperatorias para ayudar a evaluar la salud en general de su niño y la capacidad de poder ser sometido a una operación para VSD. Estas pruebas pueden incluir:

  • Radiografía del tórax: proporciona una imagen en blanco y negro de los pulmones y del corazón
  • Electrocardiograma (ECG): muestra la frecuencia y regularidad del ritmo cardíaco de su niño
  • Análisis de sangre: evalúa la salud en general
  • Ecocardiograma (Echo): utiliza ondas de sonido (ultrasonido) para crear imágenes detalladas de la anatomía del corazón y su flujo sanguíneo

Para más información sobre esta prueba, visite la pruebas comunes de diagnóstico.

Algunos hospitales ofrecen visitas guiadas de la sala de terapia intensiva (ICU, por sus siglas en inglés) y de las salas posoperatorias del hospital en las cuales su niño se recuperará luego de la cirugía. Se recomienda que usted se familiarice con el hospital, sus alrededores y sus recursos para poder sentirse más a gusto con el ambiente del hospital.

Para más información sobre que sucederá antes de la cirugía del niño, visite «antes de la cirugía para cardiopatías congénitas.”

El día de la operación

El día de la operación

¿Qué sucederá el día de la cirugía?

El día la cirugía, asegúrese de llegar al hospital a tiempo para su turno. Una vez que ingresen a su niño, una enfermera del equipo de cuidados estará disponible para ayudar a guiarlo durante los siguientes pasos. Tenga en cuenta que verá al cirujano cardiotorácico que le explicará lo que sucederá en la sala operaciones (OR, por sus siglas en inglés). Esta es una buena oportunidad para hacer cualquier pregunta de último momento que pudiera tener. 

Su niño recibirá anestesia general, lo que significa que él/ella no estará despierto/a durante la operación; así que también se reunirá con el anestesiólogo, que le aclarará cualquier duda que pudiera tener sobre la anestesia que se le dará a su niño. Su anestesiólogo discutirá los riesgos y beneficios de la anestesia, como así también cualquier posible efecto secundario y complicaciones.

Un enfermero, generalmente junto con el anestesiólogo, llevarán a su niño a la OR. Luego de que su hijo/hija haya sido llevado/a la sala de operaciones, se le pedirá que se siente en la sala de espera designada para los padres. El cirujano se reunirán con usted luego de la operación. Algunos hospitales tienen la posibilidad de ofrecer formas de comunicación a través de mensajes de texto a su teléfono celular para brindarle más libertad para dejar la sala de espera durante la cirugía.

¿Quién estará presente en la sala de operaciones?

El saber quiénes estarán en la sala de operaciones con su niño podría ayudarlo a relajarse. Además de su cirujano cardiotorácico, probablemente habrán varias otras personas en la sala de operaciones, que incluyen:

  • Un asistente de cirujano que podría ser uno de los socios del cirujano, un asistente médico, o un residente de cirugía cardiotorácica que ayudará, en la medida que sea necesario, durante la operación
  • Un anestesiólogo que está a cargo de la administración de anestesia y del monitoreo de sus signos vitales
  • Un enfermero anestesiólogo o un residente de anestesiología que podría asistir al anestesiólogo
  • Enfermeros y técnicos que ayudan al equipo quirúrgico a preparar la sala de operaciones

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía para VSD?

La mayoría de los niños a los que se les hace una cirugía VSD no presentan ninguna complicación. Sin embargo, todas las operaciones tienen riesgos. En el caso de la cirugía para VSD, los riesgos incluyen:

  • Sangrado excesivo
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos, que pueden aumentar las probabilidades de accidente cerebrovascular u otros problemas
  • Ritmo cardíaco anormal
  • Bloqueo en el corazón, que podría hacer necesario el uso de un marcapasos
  • Lesión en una válvula (tricúspide, pulmonar o aórtica)
  • Complicaciones debidas a la anestesia

Pregúntele al médico sobre los posibles factores de riesgo para su niño.

¿Qué sucede durante la cirugía para VSD?

Para la cirugía, se le dará a su niño anestesia general de manera tal que él/ella se encontrará en un sueño profundo durante la operación y no sentirá ningún dolor. El cirujano cardiotorácico hará una incisión por debajo del medio del pecho y separará el esternón para acceder al corazón. Su niño será conectado a una máquina corazón-pulmón que bombea sangre y funciona como el corazón y los pulmones durante la cirugía.

Reparación quirúrgica

Por lo general, se sutura sobre el agujero un parche de material quirúrgico sintético firmemente tejido. El tejido cardíaco crecerá sobre el parche y, generalmente a los seis meses luego de la cirugía, el agujero estará cubierto completamente con tejido normal de recubrimiento cardíaco. A veces, su cirujano cerrará directamente el agujero con una sutura, sin la utilización de un parche, o utilizando el tejido propio de su niño denominado pericardio (bolsa que rodea al corazón).

Una vez terminada la cirugía, se quitará la máquina corazón-pulmón. El cirujano cerrará el esternón y la piel.  Se colocará un vendaje sobre la incisión una vez que esté cerrada. Puede estimar que la cirugía llevará varias horas.

Procedimiento con catéter

A pesar de que la cirugía es el procedimiento de cuidados estándar para la VSD, su médico podría, en su lugar, recomendar un procedimiento mínimamente invasivo a base de catéter. Durante este tipo de procedimiento, un cardiólogo de intervención insertará un tubo delgado y flexible (catéter) adentro de un vaso sanguíneo en la parte superior del muslo y guiará el catéter hasta el corazón de su niño. Un implante de malla de metal diseñado a medida será pasado a través del catéter y colocado adentro del agujero para bloquear permanentemente el flujo sanguíneo a través del VSD.

Procedimiento híbrido

A veces, la cirugía para VSD se realiza utilizando una combinación de técnicas quirúrgicas y a base de catéter (procedimiento híbrido). Para un procedimiento híbrido, el cirujano colocará un aparato de malla de metal  sobre el VSD utilizando un catéter que se inserta a través de una pequeña incisión. Este procedimiento se puede realizar sin la utilización de la máquina corazón-pulmón. 

Recuperación

Recuperación

¿Qué sucede luego de una cirugía para VSD?

En la mayoría de los casos, su hijo será llevado a la ICU inmediatamente luego de la operación. Allí, un equipo especializado de expertos en cuidados del corazón en pacientes pediátricos se encargará de cuidar a su niño con la ayuda de los más sofisticados equipos de monitoreo.

Su niño podría permanecer sedado y conectado a una máquina para respirar después de la operación hasta que pueda respirar de forma segura por sí mismo. Podría notar la presencia de pequeños catéteres insertados adentro las arterias y venas. Esto ayuda a medir la presión arterial y a administrar medicamentos. Se administrarán medicamentos para el dolor y sedantes para poder mantener a su hijo lo más cómodo posible. Su niño también podría tener en el pecho pequeños tubos que drenan una cantidad normal de líquidos sanguinolentos y que ayudan a mantener los pulmones expandidos. El personal de la ICU la mantendrá informada sobre el progreso de su niño y le explicará el plan de cuidados y los aparatos. No dude en hacer cualquier pregunta.

Lea el artículo, “Preparándose para la cirugía de corazón de su niño: La vida en la sala de ICU cardíaca,” para aprender más sobre que sucederá cuando su niño esté en la ICU.

Cuando el equipo de cuidados considere que su hijo ya no necesita un monitoreo intensivo, será transferido a la sala de transición. El personal de esta unidad está entrenado especialmente en el cuidado de niños que han tenido una cirugía del corazón. El cirujano cardiotorácico, el cardiólogo, el enfermero especializado, el jefe de enfermeros, y el coordinador de cuidados continuarán monitoreando y planificando los cuidados de su niño hasta el día del alta. Su niño debería poder volver a casa aproximadamente una semana luego la cirugía.

¿Qué más debería saber?

  1. El médico podría recetar medicamentos para controlar el dolor durante la recuperación. Asegúrese de que su niño tome los medicamentos exactamente como lo indicó el médico y según sean necesarios. Esta es una parte importante de sus cuidados luego de la cirugía.
  2. Siga todas las instrucciones del equipo de cuidados de su niño con respecto a los medicamentos, la dieta, y los cuidados de la incisión.
  3. Su hijo/hija regresará al hospital para, al menos, una revisión con el equipo médico dentro de las 1-2 semanas de haber vuelto al hogar. Durante esta consulta, el cirujano revisará la incisión de su niño y quitará los puntos remanentes.
  4. También tendrá que pedir un turno para una consulta de seguimiento con el cardiólogo durante las primeras semanas luego de la cirugía. El médico monitoreará la reparación del VSD y revisará si existen síntomas o señales de algún problema. Es posible que su niño tenga que hacerse otro ecocardiograma para asegurar que el VSD se haya cerrado completamente.
  5. Pregunté sobre el riesgo de que su niño tenga endocarditis (infección de las válvulas del corazón). El médico podría recomendar que su niño tome antibióticos antes de ciertos procedimientos dentales durante un tiempo luego de la reparación del VSD.

Recuperación en el hogar

En la mayoría de los casos, los niños que han sido sometidos a una cirugía para VSD se recuperan rápidamente y sin complicaciones. La mayoría de los niños pueden volver a sus actividades normales cuando vuelven a su casa. El médico puede darle consejos acerca de las actividades que son seguras para su niño. Tenga en cuenta que muchos niños con VSDs viven vidas saludables, totalmente activas y productivas. Pero tenga en cuenta que su niño podría cansarse más rápidamente por un tiempo. Su cuerpo está utilizando mucha energía para sanarse.

Si su niño desarrolla cualquiera de los siguientes síntomas o señales, debe contactar a su médico o ir a la sala de emergencias inmediatamente:

  • Dificultad para respirar
  • Un color azulado alrededor de la boca o en los labios o la lengua
  • Poco apetito o dificultad para alimentarse
  • No puede aumentar de peso o pérdida de peso
  • Languidez o reducción en el nivel de actividad
  • Fiebre que dura un tiempo largo o sin explicación de más de 100,4° F
  • Aumento de dolor, sensibilidad, o drenaje de líquidos tipo pus de la incisión (un poquito de drenaje del sitio es normal)

No es fuera de lo común el sentirse especialmente preocupado o estresado con respecto a la cirugía y recuperación de su niño. Podría considerar el contactar a su equipo de tratamiento, su familia y sus amigos, participar de un grupo de ayuda para familias de niños nacidos con defectos del corazón, o hablar con un consejero profesional. 

 

Visite “Después de la cirugía para cardiopatías congénitas” para más información sobre la recuperación de su niño luego de la cirugía para VSD.

Para más información sobre los defectos congénitos del corazón, lea “Cinco preguntas que los padres hacen respecto a los efectos del corazón.”

 

Revisado por Lauren G. Kane, MD
Marzo 2020