Cinco Preguntas Que Me Gustaría Que Mis Pacientes Me Hagan

Resumen general

Por John V. Conte, MD

December 18, 2017

Artículo

Durante mis más de 20 años como cirujano cardíaco experimentado, he realizado miles de operaciones; amo lo que hago. Una parte importante de mi trabajo es hablar con los pacientes y sus esposos, hermanos, amigos y líderes espirituales sobre sus operaciones. De hecho, encuentro que mis conversaciones con los pacientes son tan gratificantes como el realizar sus operaciones.

Dichas interacciones pueden ayudar muchísimo a aliviar la ansiedad de los pacientes o de sus familias. Antes de cada operación, trato de educar a mis pacientes brindándoles información detallada. Creo que esto ayuda a todos los interesados a tener un nivel más alto de entendimiento acerca de qué esperar, de manera que se puedan sentir más confiados y mejor preparados.

A pesar del tiempo que paso con mi pacientes, a menudo tengo la sensación de que no han entendido completamente todo lo que les he dicho. Pero no importa; siempre vale la pena el esfuerzo. Seamos honestos, cuando le reparan el aire acondicionado de su auto, ¿cuántos de los detalles técnicos realmente entiende? En estas situaciones es cuando el hacer las preguntas correctas puede ayudar. Las preguntas de los pacientes y sus familias me permiten realizar un mejor trabajo en brindar un consentimiento “informado” que se puede transformar en un consentimiento “entendido”.

Estas son cinco de las preguntas que me gustaría que los pacientes me hagan:

“¿Qué causó esto?”

A pesar de toda la información disponible, los pacientes no siempre entienden completamente qué fue lo que causó sus problemas. Sin embargo es importante que lo entiendan. Por ejemplo, cuando los pacientes saben qué fue lo que causó su enfermedad de las arterias coronarias o su cáncer del pulmón, no necesariamente se va a evitar que requieran de una operación, pero podría motivar a los pacientes a cambiar sus estilos de vida y elegir de forma diferente, haciendo más difícil así que haya una recurrencia. Por esta razón, es muy importante educar a los pacientes y a los “individuos interesados”. Si un nieto ve a su abuelo que es su héroe entubado en la sala de terapia intensiva porque el abuelo era un fumador, entonces el nieto podría llegar a pensarlo más de una vez antes de fumar. Como lo dijo alguna vez el Almirante William H. McRaven, “si quiere cambiar el mundo, comience por tender su cama”. 

“¿Existen opciones que podrían brindar resultados a largo plazo igualmente buenos?”

Cuando usted considera los resultados a largo plazo, los tratamientos quirúrgicos (especialmente aquellos para la enfermedad de las arterias coronarias) a menudo son mejores que las opciones no quirúrgicas. Usted podría pensar, “no quiero una cirugía de baipás”. Pero si esto implica mejores resultados en los años por venir, entonces la mejor opción es el abordaje a largo plazo. Los cirujanos deberían enfatizar esto con sus pacientes.

“¿Cuál es el resultado más probable?”

Es importante discutir con los pacientes los riesgos de la operación y lo que se espera a largo plazo. Los sistemas de puntuación de riesgo, tales como aquellos que se determinan utilizando el Calculador de Riesgo de la STS, son herramientas valiosas que utilizo cada vez que puedo. El sistema de puntuación de riesgo proporciona el riesgo de muerte o de complicaciones del paciente durante una cirugía de corazón, tales como una estadía larga o el fallo renal. La mayoría de los pacientes quieren saber lo más posible antes de sus operaciones, a pesar de que también entienden que habrán muchos obstáculos en el camino. Yo siempre remarco, no obstante, que el resultado más probable es la recuperación completa y, en muchos casos, la mejoría de los síntomas y una vida prolongada.

“Si no sobrevivo, como moriré?”

Esta pregunta es la pregunta obvia que la inmensa mayoría de los cirujanos no discuten con sus pacientes. Es un tema muy incómodo. La mayoría de los pacientes ancianos realmente quieren saber si el morir será como quedarse dormidos sin despertarse o si sentirán dolor. Yo considero que es mi deber para con los pacientes, y les dejó saber cómo pueden suceder las cosas. Algunas veces, se sienten aliviados luego de escuchar la respuesta.

“¿Qué recomendaría si se tratara de su madre o su hermano?”

Yo realizo muchas cirugías mínimamente invasivas, que funcionan para el caso de muchas de las enfermedades que nuestros pacientes sufren. En estos casos, yo recomendaría cirugía mínimamente invasiva para mi madre o mi hermano. Sin embargo, a veces existen mejores opciones, así que les explico a mis pacientes con detalles todos los posibles tratamientos y los posibles resultados. Les brindo tanta información como sea posible, ayudándolos a tomar la decisión más informada que puedan. Por ejemplo, cuando a un paciente se le va a hacer una cirugía de válvula, le explico la diferencia entre las válvulas de tejido y las válvulas mecánicas, como así también las opciones para insertar esta nueva válvula.

Si usted o un miembro de su familia ha sido referido a un cirujano cardiotorácico, tenga presente estas preguntas. También hay listas de preguntas en las páginas de cada enfermedad de este sitio web que puede descargar y llevar con usted cuando visite su médico. Recuerde que cuanto más información tenga, mejor se sentirá con respecto a sus decisiones médicas.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad de Cirujanos Torácicos.