Acalasia y trastornos de la motilidad esofágica

Resumen general

El esófago es un tubo hueco y muscular que transporta la comida y los líquidos desde su boca hasta su estómago. Si los músculos de su esófago no se contraen (a aprietan) adecuadamente, será más difícil que la comida y los líquidos puedan llegar a su estómago. Esta condición se conoce como trastornos de la motilidad esofágica. Los trastornos de la motilidad esofágica hacen que a usted le sea más difícil tragar, hacen que la comida vuelva hacia su boca, y algunas veces causa dolor de pecho.

Un tipo de trastorno de la motilidad esofágica es la acalasia. La acalasia se presenta cuando existe degeneración de los nervios del esófago. Como consecuencia, los músculos el esófago dejan de funcionar (no hay peristalsis), y la válvula que está en el fondo del esófago no se abre. Se cree que este problema afecta entre 1 a 2 personas por cada 100.000, con alrededor de 3.000 nuevos casos diagnosticados cada año en los Estados Unidos.

Otros trastornos menos comunes de la motilidad incluyen el trastorno motor espástico del esófago (esófago en cascanueces y espasmo esofágico difuso), el trastorno de motilidad ineficiente esofágico, y trastornos secundarios de la motilidad esofágica que están relacionados con otras condiciones médicas tales como la esclerodermia, la diabetes, y el consumo de alcohol.

Causas de la acalasia

Causas de la acalasia

A pesar de que la acalasia puede estar causada por un parásito de América del Sur (mal de Chagas), en la mayoría de los pacientes de Estados Unidos no existe una causa para la acalasia. Algunos investigadores piensan que podría estar relacionada con un virus.

Estudios recientes han indicado que la acalasia podría estar causada por un trastorno del sistema inmune en el que el propio sistema inmune del paciente ataca el sistema nervioso dentro de los músculos del esófago, haciendo que funcionen mal.

La acalasia no afecta a ninguna raza o grupo étnico en particular, y no se hereda de la familia. Los trastornos de la motilidad esofágica se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo. Si usted presenta solamente un breve episodio de síntomas, es probable que no tenga un trastorno de la motilidad esofágica.

Síntomas de la acalasia

Síntomas de la acalasia

Los pacientes con acalasia a veces son tratados inicialmente como si tuvieran la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), pero luego de hacer pruebas adicionales son diagnosticados con acalasia.

Los síntomas de la acalasia incluyen:

  • Dificultad para tragar
  • Presión en el pecho luego de comer
  • Líquidos y comidas sin digerir que vuelven hacia la boca (regurgitación), a veces horas luego de haber comido
  • Tos o ahogamiento con la comida
  • Mal aliento

Los síntomas pueden empeorar con ciertas comidas (tales como carne, pan y arroz), ciertos líquidos (tales como las bebidas carbonatadas), y si se come poco tiempo antes de ir a dormir.

Si usted está teniendo problemas continuamente cuando come o bebe líquidos, puede imprimir estas preguntas de ejemplo para utilizarlas cuando converse con su médico.

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Opciones de diagnóstico y tratamiento

Las pruebas utilizadas para diagnosticar la acalacia incluyen la manometría esofágica de alta resolución, el esofagograma (deglución de bario) y la endoscopia.

Esofagograma con bario demostrando una marcada dismotilidadEsofagograma con bario demostrando una marcada dismotilidad

Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes de diagnóstico.

No existe una cura para la acalasia, pero una vez que usted haya sido diagnosticado con la condición, varios medicamentos y procedimientos quirúrgicos (realizados por un cirujano cardiotorácico) podrían ayudar a tratar los síntomas.

Las diferentes opciones de tratamiento se describen a continuación.

Esophageal Dilation

A balloon or rubber dilator is used with esophagoscopy to stretch the muscles of the lower esophageal sphincter.  There is a small risk of tearing or rupturing the esophagus which could require emergency surgery.  Sometimes multiple treatments are required based on symptoms.  Generally, dilation is recommended for older patients or patients not fit for surgery. 

Botox

Botulinum toxin can be injected with esophagoscopy to relax the lower esophageal sphincter for 1-2 months.  This becomes less effective over time and repeat injections can cause scarring making surgery or myotomy more difficult in the future.  Botox injection is usually a temporary treatment, but response to Botox is reassuring that other procedures to open the lower esophageal sphincter will be successful.

Heller Myotomy

A myotomy is most frequently performed using minimally invasive techniques (laparoscopic or robotic ) using five small incisions although it can also be performed through an open incision in the abdomen or the left side of the chest between the ribs. The surgeon will cut the affected muscles in the esophagus and stomach to make it easier for food to reach the stomach.  To reduce the risk of gastroesophageal reflux, a partial valve, or wrap, is created using the stomach  (Dor or Toupet fundoplication).

Per-oral Esophageal Myotomy (POEM)

Using esophagoscopy, a hole is made from the inside of the esophagus creating a tunnel to divide the esophageal and stomach muscles.  The hole is sealed with a clip or suture at the end of the procedure.  The long-term results continue to be evaluated.  Like dilation, an antireflux procedure (wrap or fundoplication) is not performed with more risk of gastroesophageal reflux once the muscles are divided.

  • Manometría HD3D mostrando el esfínter esofágico inferior antes y después de una miotomía endoscópica por vía oral

Esophagectomy

If you have end-stage achalasia with a severely dilated or tortuous esophagus, opening the lower esophageal sphincter is unlikely to be successful and removal of the esophagus, or esophagectomy, may be recommended.

  • Esofagectomía toracoscópica mostrando paciente
  • Equipo quirúrgico realiza una esofagectomía toracoscópica
  • Conexión durante una esofagectomía transtorácica
Recuperación

Recuperación

Al igual que con cualquier otro procedimiento o cirugía, existen riesgos asociados.

Si usted ha sido sometido a una cirugía mínimamente invasiva (laparoscopia), debe considerar que tendrá que permanecer en el hospital durante las 24-48 horas siguientes al procedimiento. Probablemente podrá regresar a sus actividades regulares en aproximadamente dos semanas. Con la cirugía abierta, su estadía en el hospital será un poco más larga, pero aún debería poder regresar a sus actividades normales en dos o cuatro semanas. 

Antes de darle el alta, se le debería hacer un examen de deglución de bario para confirmar que no existan fugas y que el bario esté pasando a través del esófago con más facilidad.

Los pacientes generalmente volverán a su hogares con una dieta líquida de varios días que progresará lentamente hacia una dieta blanda durante unas pocas semanas.  

Si la deglución mejora, los pacientes progresarán hacia una dieta regular luego de haber tenido una consulta de seguimiento con el cirujano. Es importante recordar que ningún tratamiento curará la acalasia, y a pesar de que la deglución podría mejorar mucho, ciertas comidas aún podrían causar disfagia o regurgitación, y el paciente debería seguir durmiendo inclinado en un ángulo para evitar que la comida o los líquidos se vayan a los pulmones mientras duerme.

Hable con su médico sobre las mejores opciones de tratamiento para usted.

 

Revisado por: Robbin G. Cohen, MD
Agosto, 2016

Previamente revisado por: Jules Lin, MD y Rishindra Reddy, MD