Trasplante de pulmón en pacientes pediátricos

Resumen general

El trasplante de pulmón es un procedimiento en el que un cirujano cardiotorácico, que se especializa en trasplantes, quita el pulmón enfermo de su niño/a y lo reemplaza con el pulmón sano de un donante. El trasplante de pulmón puede ser simple (un pulmón) o doble (ambos pulmones).

Preparándose para el trasplante de pulmón

Preparándose para el trasplante de pulmón

Mientras que los trasplantes de pulmón en adultos se realizan debido a una variedad de enfermedades pulmonares, los trasplantes en pacientes pediátricos se realizan más comúnmente debido a la fibrosis quística (un trastorno hereditario que daña los pulmones y el sistema digestivo) y a la enfermedad vascular pulmonar (cualquier condición que afecte los vasos sanguíneos que se encuentran en la ruta que va desde el corazón hasta los pulmones).

Cynthia S. Herrington, MD explica porqué un paciente podría necesitar de un trasplante de pulmón

Lea nuestra página sobre la enfermedad pulmonar en etapas terminales para más información sobre estas enfermedades. 

Una vez que su niño/a haya sido evaluado/a por su pediatra especialista en pulmón y le hayan recomendado un trasplante de pulmón, necesitará reunirse con un equipo de trasplante que realizará una evaluación para determinar si el trasplante será un tratamiento seguro y efectivo para su niño/a.

El equipo de trasplante consistirá de un cirujano cardiotorácico, un neumólogo, enfermeros, trabajadores sociales y otros, todos especializados en el trasplante de pulmón. La evaluación de su niño/a probablemente incluirá:

  • Un examen físico
  • Radiografías 
  • Exploración por TC del tórax
  • Análisis de sangre para evaluar el funcionamiento del hígado y los riñones, la exposición previa a virus, y el grupo sanguíneo
  • Pruebas para evaluar la presión y función de los pulmones y el corazón, incluyendo un cateterismo cardíaco y una ecocardiografía/ecocardiograma
  • Evaluación de la función pulmonar
  • Pruebas adicionales para evaluar la presencia de otras condiciones médicas o de defectos congénitos del corazón 
  • Estudios de histocompatibilidad de tejidos (ayuda a los médicos a saber cuáles de los pulmones donados serán los que tengan la mejor compatibilidad y reduzcan la posibilidad de rechazo del órgano)

Dr. Herrington agrega información adicional sobre la evaluación del proceso que su niño experimentará antes de ser incluido en la lista de espera

Una vez que el equipo de trasplante haya finalizado la evaluación y su niño/a haya sido aceptado/a como candidato para trasplante, se lo/a agregará a una lista nacional de espera para trasplante. La cantidad de tiempo que se permanece en la lista de espera varía y no necesariamente determina cuán rápido su niño/a obtendrá un nuevo pulmón. Los pacientes pediátricos generalmente esperan entre un mes a más de un año en la lista de espera antes de que haya un pulmón nuevo disponible.

Mientras su niño/a está en la lista, usted y su niño/a deben estar disponibles todo el tiempo en caso de que aparezca un pulmón. Cuando se le notifique que hay un pulmón donante disponible, se espera que usted y su niño/a viajen inmediatamente hasta el hospital en el que se hará el trasplante. Si su niño/a desarrolla una fiebre, infecciones, o necesita ser internado/a en el hospital, usted debe contactar inmediatamente a su coordinador de trasplante ya que se podría necesitar poner a su niño/a en espera en la lista de espera hasta que se haya recuperado de su enfermedad.

No todos los pacientes que son sometidos a la evaluación son aceptados como candidatos para trasplante. Si a usted le dicen que su niño/a no califica para un trasplante de pulmón, hable con su médico sobre otras opciones de tratamiento que podrían haber disponibles. 

Inclusión en la lista de espera

Inclusión en la lista de espera

Para los niños/as menores de 12 años de edad, existen varios factores que determinan la inclusión de su niño/a en la lista de espera de donantes de pulmón y la forma en que son asignados a los pulmones donados:

  • Tiempo total en la lista de espera
  • Tiempo en la posición de Prioridad (los pacientes en posición Prioridad 1 son los más urgentes) 
  • Grupo sanguíneo
  • Distancia hasta el donante
  • Tamaño del órgano donado (compatibilidad de tamaño entre su niño/a y el donante)

Los niños mayores de 12 años se compatibilizan con pulmones donados usando el grupo sanguíneo, la distancia hasta el donante, y el tamaño del órgano donado.  

El lugar en la lista de espera depende menos del tiempo en la lista de espera, pero está basado en la Puntuación de Asignación de Pulmón (LAS, por sus siglas en inglés), similar al sistema utilizado en adultos que está diseñado para maximizar la supervivencia durante el año próximo en la lista de espera como así también la supervivencia después del trasplante de pulmón, e incluye factores adicionales tales como:

  • El diagnóstico primario de los pulmones de su niño/a
  • La condición médica general de su niño/a (por ejemplo, cuánto oxígeno está recibiendo y si está recibiendo o no ventilación mecánica)
  • El estado funcional general de su niño (cuán lejos puede caminar en seis minutos y los resultados de la función pulmonar)
  • Presiones sanguíneas pulmonares
La operación

La operación

Dr. Harrington explica qué es lo que los pacientes y sus familias pueden esperar que suceda durante la operación

De forma similar al trasplante en adultos, un trasplante simple de pulmón generalmente lleva entre cuatro a ocho horas, mientras que la compleción de un trasplante doble de pulmón puede llevar entre 6 a 12 horas. La mayoría de las veces, los niños/as serán sometidos/as a un trasplante doble de pulmón debido a la naturaleza de las enfermedades pulmonares que afectan a los pacientes pediátricos.

Durante el procedimiento, un cirujano cardiotorácico que se especializa en trasplantes quitará el pulmón o pulmones enfermo/s de su niño/a a través de una incisión hecha en el pecho. Una vez que se quite el pulmón enfermo, el cirujano colocará el nuevo pulmón adentro del pecho de su niño/a y conectará el conducto de aire principal al pulmón y los vasos sanguíneos (arteria y vena pulmonar) entre el pulmón y el corazón.

Si su niño/a está siendo sometido/a a un trasplante doble de pulmón, el cirujano trasplantará un pulmón por completo antes de trasplantar el segundo.  

Se pondrá a su niño/a bajo anestesia general durante el procedimiento y también se lo/a podría colocar en una máquina de corazón-pulmón (a veces denominada “la bomba”) durante la operación. Durante la cirugía, la máquina reemplaza temporariamente la función de su corazón y pulmones para mantener la circulación sanguínea y el flujo de oxígeno hacia su cuerpo. Una vez terminada la cirugía, su niño/a será desconectado/a de la bomba, y su corazón y pulmones reanudarán sus funciones normales.

Una vez que el cirujano sienta que ambos, el corazón y los pulmones, están funcionando por sí mismos, la operación de su niño/a se considerará completada, y él o ella saldrá de la sala de operaciones para iniciar la recuperación. 

Algunas veces, los niños con cardiopatía congénita desarrollan hipertensión pulmonar (presión alta que afecta las arterias en el corazón y en los pulmones) y requieren de un trasplante de pulmón. 

Los niños/as con enfermedad grave del hígado y del pulmón también podrían ser candidatos para trasplantes combinados de pulmón-hígado.

Recuperación

Recuperación

Inmediatamente luego de la operación, su niño/a será llevado/a a la sala de terapia intensiva (ICU, por sus siglas en inglés) adonde él o ella serán monitoreados cuidadosamente por enfermeros. Debe considerar que su niño/a permanecerá en la ICU por al menos 24-48 horas luego de la cirugía. 

Una vez que el personal médico tenga la certeza de que los pulmones nuevos están funcionando bien y de que el riesgo de que su niño/a desarrolle infecciones se haya reducido, él o ella será transferido/a a una unidad regular para continuar la recuperación antes de que se le dé el alta del hospital. Debe considerar que su niño/a permanecerá en el hospital por unos 11-14 días adicionales luego de la cirugía.

Su niño/a requerirá de un seguimiento de por vida para asegurar que los pulmones trasplantados continúen funcionando adecuadamente y de que no sean rechazados por el sistema inmune de su hijo/a. Su niño/a podría requerir de pruebas adicionales incluyendo exploraciones por TC del tórax y broncoscopia si existe alguna sospecha de rechazo. Debe hablar con el cirujano de su niño/a y con el neumólogo (especialista de pulmón) para asegurarse de que entiende cuáles son las expectativas para los meses y años siguientes al trasplante. 

Si usted vive en otro estado o viajó más de 3-4 horas hasta el hospital del trasplante, su equipo de trasplante podría pedirle que permanezca cerca del hospital durante los 3 primeros meses luego de que le hayan dado el alta, para poder monitorear mejor su recuperación.

Luego del período inicial de 3 meses, si no se presentan problemas o complicaciones, se le permitirá regresar a casa y continuar el cuidado de su niño/a con el médico de su niño/a.

Su niño/a también tendrá que tomar medicamentos inmunosupresores (a veces llamados medicamentos anti-rechazo) por el resto de su vida. Estos medicamentos ayudan al cuerpo de su niño/a a aceptar el nuevo pulmón y a reducir el riesgo de rechazo del trasplante. Pueden haber efectos secundarios de estos medicamentos; no obstante, asegúrese de hacer controles regulares con el médico de su niño/a para que puedan monitorear los niveles de todos los medicamentos de su niño/a.

La mayoría de los niños/as requerirán de terapia física 2-3 días por semana durante los primeros meses luego de trasplante, proceso que comenzará mientras aún están siendo tratados/as en el hospital en el que recibieron el trasplante.

Una vez que su niño/a haya completado todos los procedimientos necesarios y de que haya sido autorizado/a para volver a casa, será importante continuar introduciendo ejercicios suaves y manteniéndolo/a activo/a para seguir construyendo su sistema cardiovascular completo. 

A medida que su niño/a crezca y alcance la adultez, él o ella será referido/a a un especialista de trasplante de pulmón de adultos para continuar el tratamiento. Asegúrese de hablar con su pediatra especialista para entender cómo continuará el cuidado de su niño/a a lo largo de la vida.

 

Revisado por: Jules Lin, MD 
Julio 2015