Antes de la cirugía de corazón

Resumen general

Luego de haber sido diagnosticado con una enfermedad del corazón, tal como una enfermedad de las arterias coronarias (enfermedad del corazón), una enfermedad de la válvula aórtica, una enfermedad de la válvula mitral, o una enfermedad de la válvula tricúspide, probablemente tendrá que reunirse con un cirujano cardiotorácico para hablar sobre sus opciones de tratamiento.

Pruebas preoperación

Pruebas preoperación

Antes de su operación, podría ser necesario hacerle pruebas para ayudar a su cirujano a tomar decisiones sobre su riesgo, sus opciones de anestesia, y la forma de manejar su recuperación.

Estas pruebas pueden incluir: 

  • Un ultrasonido de carótida: un ultrasonido de las arterias de su cuello para asegurar que usted no tenga bloqueos en estos vasos sanguíneos. Esta prueba generalmente se hace en personas con antecedentes de derrame cerebral.
  • Radiografías del pecho: esta prueba sirve como una “línea de base preoperación” para mostrar el tamaño y forma de su corazón y sus pulmones.
  • EKG (electrocardiograma): esta prueba sirve como una línea de base preoperación de su ritmo cardíaco.
  • Análisis de sangre: se deben completar dentro de los pocos días antes de la cirugía para asegurar que los resultados estén lo más actualizados posible. Su sangre ayudará a mostrar si su hígado y su riñones están trabajando adecuadamente, y también ayudará a encontrar un donante de sangre en el caso de que usted llegara a requerir de una transfusión sanguínea.
  • Control dental: las bacterias orales son la causa más común de infección de las válvulas prostéticas, de manera que si usted va a ser sometido a un reemplazo de válvula, debería consultar a su dentista para asegurarse de no estar en riesgo de desarrollar un infección dental.

Para más información sobre estas pruebas, visite nuestra página sobre pruebas comunes de diagnóstico.

Planeando la cirugía

Planeando la cirugía

Antes de la cirugía, es esencial que notifique a su cirujano cardiotorácico sobre todos los medicamentos o suplementos de hierbas que esté tomando y sus respectivas dosis, especialmente si está tomando agentes desespesadores de la sangre (anticoagulantes).

Estos medicamentos y suplementos incluyen, pero no se limitan a:

  • Anticoagulantes
    • Warfarin (Coumadin)
    • Dabigatran (Pradaxa)
    • Clopidogrel (Plavix)
    • Enoxaparin sodium (Lovenox)
    • Apixaban (Eliquis)
    • Rivaroxaban (Xarelto)
  • Inhibidores plaquetarios
    • Prasugrel (Effient)
  • Medicamentos antiinflamatorios noesteroideos (AINSs)
    • Aspirina (Excedrin)
    • Celecoxib (Celebrex)
    • Ibuprofeno (Motrin)
    • Naproxeno (Aleve)
  • Aceite de pescado
  • Té verde

Podría ser peligroso someterse a una cirugía sin dejar de tomar estos medicamentos con la suficiente anticipación antes de la fecha de su cirugía (generalmente de 5-7 días).

Planeando por adelantado su regreso a casa
Incluso antes de ir a su cirugía, es importante que piense sobre sobre lo que necesitará cuando vuelva a casa.

Si vive solo, considere la posibilidad de preparar y poner en el congelador comida de antemano. Considere la posibilidad de pedirle a un amigo o pariente que se quede con usted durante unos pocos días luego de la cirugía para ayudarlo a moverse dentro de la casa.

Si usted tiene mascotas, considere la posibilidad de dejarlas en una guardería para mascotas, o de pedirle a alguien que se las cuide mientras usted no está. También podría considerar la posibilidad de dejarlas en una guardería para mascotas durante unos días luego de que usted vuelva a casa, de manera que pueda concentrarse en cuidarse a usted mismo.

Si usted vive con familia, asegúrese de que ellos puedan estar en casa cuando usted deje el hospital, y de que entiendan el tipo de ayuda que necesitará mientras se recupera.

Considere la posibilidad de cambiarse a una habitación en la planta más baja, y de mover muebles, si es necesario, para poder moverse por la casa más fácilmente.

Directivas médicas

Directivas médicas

Prepararse para una cirugía puede dar miedo, pero cada vez que usted se somete a una anestesia general es importante que su familia sepa cuáles son sus deseos. Asegúrese de nombrar a alguien en su familia para que tome las decisiones con respecto a sus cuidados en el caso de que usted no pueda hacerlo. Discuta su historial médico con quien sea que usted designe, de manera tal que él o ella sepan sobre cualquier alergia o condiciones previas que podrían afectar su cirugía.

También es bueno discutir que podría pasar si usted tuviera una complicación durante o luego de la cirugía, de manera tal que se sepan sus deseos.

Algunos pacientes podrían requerir de cuidados adicionales luego de la cirugía. Esto podría variar desde un centro con enfermería especializada hasta terapia física a domicilio. Si usted anticipa que podría necesitar cuidados adicionales, asegúrese de dejárselo saber a su cirujano lo antes posible, para que se pueda ordenar cualquier equipo médico o consultores que sean necesarios. 

También tenga en cuenta que su seguro médico podría no cubrir todo, de manera que usted debería planear de antemano los gastos adicionales.

A menudo, los servicios de enfermería a domicilio no están cubiertos a menos que usted tenga una necesidad médica específica (IV, antibióticos o cuidados de la herida, por ejemplo). Esto no es común luego de la cirugía de corazón. Si usted cree que le gustaría contratar servicios de enfermería a domicilio, debería contactar a agencias antes de la cirugía.

Si usted califica para un centro de cuidados, luego de la cirugía se contactará a un coordinador de altas para ayudarle a hacer estos arreglos. Incentive a los miembros de su familia a buscar centros de cuidado con anticipación, de manera tal de que su alta del hospital no se retrase.

Muchos hospitales y centros de cuidados a largo plazo también ofrecen rehabilitación cardíaca.

Los programas ofrecidos a través de los hospitales beneficiarán a los pacientes que ya están en casa como una forma de facilitar la vuelta a la actividad física. Usted necesitará una prescripción para ser admitido (generalmente de su especialista de corazón) y debería esperar al menos 4-6 semanas luego de la cirugía para comenzar el programa.

 

El día anterior a la cirugía

El día anterior a la cirugía

Es probable que le hayan dado una preparación para la piel (generalmente con un nombre del tipo Hibiclens) para usar durante la ducha la noche anterior a la cirugía. También podría preparar un bolso con algunos objetos esenciales (artículos de tocador, libros, pantuflas, etc.) para llevar con usted al hospital. Esto no es necesario, pero podría hacer que su estadía sea más agradable. No traiga nada de valor.

Le darán instrucciones específicas de su equipo de cirugía, pero es probable que le indiquen que no coma ni beba nada pasada la medianoche.

La mañana de su cirugía, no tome ninguno de sus medicamentos (al menos que el cirujano le haya indicado lo contrario), no mastique chicles, y no beba ningún líquido.

 

Revisado por Robbin Cohen, MD 
Octubre 2015