Pruebas comunes de diagnóstico

Resumen general

Antes se le diagnostica una enfermedad, es probable que someterse a una o más pruebas de diagnóstico que ayudarán a su médico a determinar qué opciones de tratamiento que será mejor para usted. A continuación se presentan breves descripciones de muchas de las pruebas de diagnóstico que es probable que someterse al ser evaluado por su médico.

Las pruebas para todas las enfermedades

Las pruebas para todas las enfermedades

Estudio radiológico de deglución de bario
El estudio radiológico de deglución de bario se utiliza para estudiar su tracto gastrointestinal (GI) superior, específicamente su esófago, y la parte posterior de su boca y su garganta. Para esta prueba, usted tragará un líquido con bario que recubrirá su tracto GI superior y hará que sea más fácil ver el recubrimiento, el tamaño, y la forma de estas partes del cuerpo en una radiografía. Luego de beber el líquido, usted yacerá en una camilla mientras la máquina de rayos X toma imágenes. El examen, por lo general, dura alrededor de 20 minutos.

Radiografía (rayos X) del tórax
La radiografía del tórax es una de las pruebas de diagnóstico médico más comúnmente realizadas. Esta prueba proporciona una imagen en blanco y negro de sus pulmones, su corazón, y de la pared del pecho. La prueba no es invasiva, no causa dolor, y lleva solamente unos pocos minutos. Usted se parará frente a la máquina de rayos X y se quedará quieto mientras se toma una imagen. Los rayos X, que son una forma de radiación como la luz o las ondas de radio, pasan a través de su cuerpo y son absorbidos en distintos niveles. Sus huesos absorben una mayor cantidad de rayos X y aparecen blancos en la imagen. Los músculos, grasa y órganos (tales como los tejidos del corazón y de los pulmones) absorben menos radiación y se verán oscuros en la imagen.

Tomografía axial computarizada (TAC)
En forma similar a la radiografía, la TAC utiliza radiación para producir imágenes del interior de su cuerpo. Sus órganos internos, huesos, tejido blando, y otras partes del cuerpo aparecerán claras u oscuras en una pantalla de computadora dependiendo de la cantidad de radiación que se haya absorbido. Mientras que la radiografía genera una imagen bidimensional, una TAC puede generar una imagen tridimensional que es mucho más detallada que una radiografía. Para el examen, usted yacerá en una camilla que se desplazará hacia el interior del escáner de TAC, y el haz de rayos X rotará alrededor de su cuerpo. Dependiendo del motivo por el cual le estén haciendo este examen, se le podría administrar un tinte (medio de contraste) para ayudar a que ciertas áreas de su cuerpo se vean mejor en la imagen. La TCA, en sí misma, lleva menos de 30 segundos, y el proceso entero se completa generalmente en 30 minutos.

Monitoreo del pH esofágico
El monitoreo del pH esofágico mide cuán frecuentemente, y por cuánto tiempo, los ácidos del estómago entran en su esófago. Se utiliza un tubo para insertar una pequeña sonda a través de los agujeros de su nariz y hacia la parte inferior de su esófago. La sonda se conecta a un pequeño monitor que usted llevará puesto en su cinturón o sobre su hombro (algunos aparatos nuevos operan en forma inalámbrica). El monitor registra la actividad de reflujo ácido por 24 horas.

Resonancia magnética nuclear (RMN) 
La RMN utiliza un campo magnético, ondas de radio, y una computadora para producir imágenes detalladas del interior de su cuerpo. Para el examen, usted yacerá sobre la camilla que se desplaza hacia adentro del tubo que tiene forma de cilindro. Al igual que con la tomografía computarizada, para el examen le administrarán un tinte (medio de contraste). Las RMNs generalmente son mejores que las radiografías, las tomografías computarizadas y los ultrasonidos en lo que respecta a la visualización del tejido enfermo. El examen entero, por lo general, lleva alrededor de una hora, pero ocasionalmente podría llevar más tiempo.

Tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés)
Para una PET, le administrarán una droga radioactiva (radiosonda) que se acumulará en áreas de su cuerpo con niveles altos de actividad química, tales como las áreas enfermas. A diferencia de la tomografía computarizada (TAC) y la resonancia magnética, que muestran información anatómica importante, la PET mide funciones importantes del cuerpo, tales como el flujo de sangre, el uso de oxígeno, y el metabolismo del azúcar. Para una PET, usted yacerá sobre una camilla que se desplazará hacia dentro de un tubo con forma de cilindro. La sonda aparecerá como puntos brillosos en la pantalla de la computadora a medida que cámaras especiales registran la emisión de energía de la radiosonda que está en su cuerpo. Generalmente, se necesitan 50 minutos para que la radiosonda viaje a través del cuerpo y otros 30 minutos para la PET. Algunas veces, se combina una PET con una TAC en un mismo proceso.

Oximetría de pulso
Durante una oximetría de pulso se abrochará sin causar dolor un pequeño aparato en alguna parte de su cuerpo (generalmente en la punta de los dedos o en el lóbulo de una oreja) y se medirá el nivel de oxígeno en su sangre. El oxímetro de pulso se puede colocar brevemente para una lectura individual, o podría ser necesario que lo lleve puesto por un período de tiempo más largo.

Endoscopia digestiva alta o del tracto digestivo superior
Una endoscopia digestiva alta le permite a su médico examinar en forma directa su tracto gastrointestinal (GI) superior. Se insertará un endoscopio (un tubo largo y flexible con una cámara) en su boca y se lo pasará a través de su esófago hasta llegar a su estómago. La cámara transmite imágenes del interior de su tracto GI hacia una pantalla de televisión, brindándole a su médico una imagen más detallada y precisa que la de una radiografía. El proceso puede tardar hasta 20 minutos. Además de diagnosticar enfermedades, una endoscopia digestiva alta puede ser utilizada para tratar ciertas condiciones (por ejemplo, para agrandar secciones de su esófago que se han angostado o para extraer crecimientos anormales de tejido en su estómago).

Las pruebas para las enfermedades del corazón

Las pruebas para las enfermedades del corazón

Angiografía coronaria
Durante una angiografía coronaria, su médico le insertará un tubo fino y flexible (catéter) dentro de un vaso sanguíneo en su brazo, cuello, o ingle, y desplazará el catéter hasta su corazón. Una vez que esté en su lugar, se introducirá a través del catéter un tinte que ayuda a visualizar las estructuras de su corazón más claramente en una radiografía. Durante el examen usted estará despierto pero sedado, y le darán una anestésico para adormecer el área en la que se inserta el catéter. El examen, en sí mismo, generalmente lleva alrededor de una hora, pero la preparación y la recuperación de la sedación podría llevar más tiempo.

Ecocardiografía (Eco) 
La ecocardiografía utiliza ondas sonoras (ultrasonido) para crear imágenes detalladas de su corazón. Para una ecocardiografía, usted yacerá sobre una camilla, y un aparato que parece una varilla (llamado transductor) será desplazado alrededor de su pecho. El transductor emite ondas sonoras de alta frecuencia y luego recibe el eco de esas ondas sonoras a medida que rebotan en su corazón. La máquina de ecocardiografía convierte el eco en una imagen de su corazón. El examen, por lo general, lleva menos de una hora.

Electrocardiograma (ECG o EKG, por sus siglas en inglés) 
Un ECG registra los impulsos eléctricos que generan los latidos de su corazón. Se adosarán a su pecho unos parches suaves y pegajosos llamados electrodos que detectan dichos impulsos y los traducen como líneas en un papel. El patrón de estos impulsos puede mostrarle a su médico si existe algún problema con la función de su corazón. Generalmente, el examen lleva sólo unos pocos minutos una vez colocados los electrodos.