Entrenamiento de la cirugía cardiotorácica es intensa, pero ayuda a los pacientes

Resumen general

Por Richard H. Feins, MD

Artículo

La cirugía cardiotorácica requiere de uno de los entrenamientos más largos y más exhaustivos de toda la medicina. Típicamente, los cirujanos cardiotorácicos deben entrenarse durante 7 a 12 años, luego de haberse graduado de la escuela de medicina.  Este entrenamiento está supervisado por el Consejo de Acreditación para la Educación Médica (Accreditation Council for Graduate Medical Education o ACGME) a través del Comité de Revisión de Residencias en Cirugía Torácica (Residency Review Committee for Thoracic Surgery o RRC-TS).

El entrenamiento de los residentes es responsabilidad de los 95 programas de residencia cardiotorácica que existen en los Estados Unidos. Cada programa de residencia está dirigido por un educador cardiotorácico experimentado denominado director de programa. Los directores de programa son parte de una organización nacional llamada Asociación de Directores de Cirugía Torácica (Thoracic Surgery Directors Association o TSDA). La TSDA supervisa el plan de estudios necesario para cumplir con los requerimientos establecidos por la RRC-TS. Al final del entrenamiento en cirugía cardiotorácica, todos los residentes tienen que pasar exámenes escritos y orales tomados por la Junta Americana de Cirugía Torácica (American Board of Thoracic Surgery, o ABTS). La ABTS asegura que todos los cirujanos cardiotorácicos cumplan con los niveles de competencia establecidos.

Mi entrenamiento en la especialidad cardiotorácica incluyó el tratamiento quirúrgico de todas las enfermedades del tórax, con cuatro áreas de énfasis: cirugía cardíaca en adultos, cirugía torácica general, cirugía cardíaca congénita, y cuidados intensivos. Esto representa el entrenamiento en algunas de las operaciones más complejas de toda la cirugía, que es lo que tanto me gusta de esta especialidad.

Durante el transcurso del entrenamiento, aprendí cómo realizar una cirugía en un ambiente altamente supervisado con algunos cirujanos realmente muy buenos y profesores excepcionales. Los datos son muy claros cuando muestran que los pacientes sometidos a cirugía en centros de entrenamiento académico tienen resultados que son tan buenos como aquellos que se observan en los centros no académicos. El motivo de esto es que no solamente brindamos una asistencia excelente en la sala operaciones, sino que también estamos disponibles en todo momento en caso de que se presentara algún problema. Además, los datos muestran que si se introduce un nuevo procedimiento en un centro médico académico, el riesgo de complicaciones adicionales o de muertes es casi cero.

Entrenamiento con simulacro

Durante una carrera de casi 40 años como educador en el área de cirugía cardiotorácica, estoy orgulloso del liderazgo que nuestra especialidad ha adquirido en el entrenamiento con simulacro.

Courtesy of the University of Washington in Seattle

La cirugía cardiotorácica ha adoptado el concepto de que el entrenar a alguien para que sea verdaderamente un gran cirujano requiere de múltiples repeticiones de una tarea usando un plan establecido. Esto solamente se pueda hacer en un ambiente de simulacro. Siguiendo el ejemplo del entrenamiento militar, del entrenamiento para vuelo, y del entrenamiento para deportes de alto rendimiento y de las artes escénicas, la cirugía cardiotorácica ha desarrollado simuladores quirúrgicos que se parecen tanto a la situación real que logran la “suspensión de la incredulidad” o el estado en el cual prácticamente no podemos diferenciar entre el operar en un simulacro del operar en una operación real.

Courtesy of the University of Washington in Seattle

Campo de entrenamiento con simulador

En el 2008, ayudé a la TSDA a establecer el primer Campo de Entrenamiento con Simulador para Residentes a nivel nacional. Ahora en su 10º año, el Campo de Entrenamiento reúne a residentes cardiotorácicos y profesorado de todas partes del país para el entrenamiento intensivo en áreas tales como el baipás cardiopulmonar, la anastomosis de vasos sanguíneos, la resección de pulmón, los procedimientos de diagnóstico del cáncer de pulmón, y la reparación y reemplazo de válvulas de corazón Además, acabamos de completar un extensivo estudio de 3 años sobre entrenamiento a base de simulacro en cirugía cardíaca—patrocinado por la Agencia para la Calidad e Investigación en Salud (Agency for Healthcare Research and Quality)—demostrando conclusivamente que los residentes que fueron entrenados usando el simulacro lograron desempeños perfectos o casi perfectos en todos los procedimientos más importantes de la cirugía cardíaca. Este programa ahora está siendo utilizado a lo largo de todo el país.

La importancia de un cirujano certificado (board-certified)

Pienso que es importante que cada paciente tenga un cirujano lo mejor entrenado posible. Esté proceso comienza con la certificación de su cirujano por la ABTS. Fue un honor para mí el haber sido director de la ABTS desde el 2007 hasta el 2009. En particular, en el caso de la cirugía de pulmón, la certificación y el entrenamiento completo torácico no son un requerimiento para poder realizar la operación. Pero puedo asegurarle, y existen datos más que suficientes para corroborar esto, que los resultados son mejores si la operación la hace un cirujano torácico certificado. Si necesita una cirugía cardiotorácica, usted se merece que su operación la lleve a cabo un cirujano certificado por la ABTS.

Estoy muy orgulloso del entrenamiento que recibí. Estoy muy orgulloso de que el entrenamiento me haya dado las habilidades que me han permitido servir a mis pacientes y ofrecerles el mejor tratamiento posible. El entrenamiento en cirugía cardiotorácica es largo, duro, y muy intenso. Aun así, y a pesar de que ya tenía 35 años de edad cuando comencé a practicar la medicina, yo nunca sentí que el entrenamiento fuera un sacrificio; al final, me dio las habilidades que necesitaba para hacer algo que me gusta mucho.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad de Cirujanos Torácicos.